25 días de erupción, ríos de lava, 7.000 evacuados y 20 sismos por día

Ninguno de los datos que manejan los científicos presagia el final de la erupción a corto o mediano plazo.

La lava fluye a través de las tres corrientes del Volcán Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, en las Islas Canarias, sin ninguno de los datos que los científicos logran presagiar el final de la erupción a corto o medio plazo.

El volcán libera una columna de gases de 3.000 metros de altura con altas cantidades de dióxido de azufre, 17.774 toneladas por día, y esa medida tendría que descender hasta 100 a pensar en un posible fin de la erupción, confirmó este miércoles la portavoz del comité científico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), María José Blanco.

Los otros dos parámetros que determinan la Energía del sistema volcánico, la deformación del terreno y la sismicidad, también mantienen valores estables con respecto a días anteriores.

En las ultimas horas se han contado unos 20 terremotos, la más intensa en el municipio de Mazo, a 36 kilómetros de profundidad, con una magnitud de 4,4, la mayor de las registradas desde el inicio del enjambre sísmico que precedió a la erupción del volcán.

Deberías leer:   los precios de los combustibles alcanzan un nuevo récord en el Reino Unido

Tres lavados

De los tres arroyos existentes, el original apenas tiene entrada de lava y el situado más al sur, lo que está afectando a las nuevas construcciones dentro del perímetro de seguridad. se mueve más rápido, a 50 metros por hora, y es “el que acumula más energía y empuje”.

El último de los tres, el del flanco norte del volcán, que obligó a evacuar el martes a 800 habitantes del barrio La Laguna, fluye hacia el oeste y noroeste y progresa “muy lentamente”. Incluso existe la posibilidad de que “tenga un aborto, que no vuelva a caminar”, según el director técnico de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende.

La lava avanza en los Llanos, en La Palma. Foto: Reuters

La lava cubre ya 640,27 hectáreas, 27,94 más que el día anterior, y se ha ensanchado hasta un máximo de 1.770 metros, 250 metros más.

Según la información de los satélites Copernicus, hay 1.541 edificios o construcciones afectadas, de las cuales 1.408 fueron destruidas.

La erupción ha obligado hasta ahora la evacuación de 6.400 personas, 5.700 en la primera fase de la erupción, de los cuales unos 6.000 son residentes y 400 turistas que fueron trasladados a Tenerife.

palma canarias erupción volcánica

Mejorar la calidad del aire

En cuanto a la calidad del aire, en las últimas horas los parámetros se encuentran dentro de los umbrales normales, excepto por un “pico pequeño” puntual de dióxido de azufre que remitió de inmediato, y el aeropuerto de la isla, como los de todas las Islas Canarias, está en pleno funcionamiento.

Deberías leer:   A pesar de la pandemia, la atmósfera registra un nuevo récord de gases de efecto invernadero

Las previsiones meteorológicas apuntan a que esta operación aérea no se verá afectada durante al menos los próximos cuatro días, porque un viento sahariano soplará del continente que dirigirá las cenizas hacia el oeste.

El volcán de La Palma continúa su actividad en su vigésimo tercer día desde su primera erupción.  Foto: EFE

El volcán de La Palma continúa su actividad en su vigésimo tercer día desde su primera erupción. Foto: EFE

Sin embargo, el aire seco y una probable inversión térmica pueden ser desfavorables para la calidad del aire. el 15 y 16 de octubre.

Isla segura

Desde el Pevolca se insiste en que la erupción volcánica afecta solo el 8 por ciento de la superficie de La Palma, para que el resto de la isla sea completamente seguro y las actividades turísticas se puedan realizar con normalidad.

Miguel Ángel Morcuende destacó que la estabilidad geológica del edificio insular es “absoluta” y que el pescado tiene la misma calidad de siempre.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, visitó la isla por cuarta vez este miércoles, donde asistió a la reunión de los comités científico-técnicos de Pevolca.

Sanchez preguntó “paciencia” a los palmeros luego de “las largas noches y los largos días” que han tenido lugar desde que comenzó la erupción de la Cumbre Vieja, hace 24 días, una situación que parece continuar en el tiempo, y garantizó que todas las instituciones trabajen “codo con codo”. para salvaguardar la vida de las personas, satisfacer las necesidades inmediatas de vivienda y prepararse para la reconstrucción y el relanzamiento de la isla.

Hasta ahora, el Gobierno de España se ha dedicado 214 millones de euros a esta emergencia, además de otros 10 para vivienda y equipamiento, pero el monto final no se conocerá hasta que se lleve a cabo la “reconstrucción total” y el “relanzamiento” de la isla.

EFE