98 países se comprometen a aceptar afganos después de la salida del ejército estadounidense

“La mayoría de los tipos a los que estamos rastreando ahora están aterrorizados de siquiera intentar atravesar los puntos de control de los talibanes”, dijo Michael P. Mulroy, ex oficial de la CIA y alto funcionario de políticas de Medio Oriente en el Pentágono durante la administración Trump.

“Así que cuando no estamos allí, cuando todo el mundo no está centrado en los talibanes, no tengo ninguna inclinación a que hagan cualquier cosa, pero probablemente enjuiciarán y, en muchos casos, ejecutarán a personas que trabajaron muy de cerca con Estados Unidos. ”, Dijo Mulroy el sábado.

Se creía que decenas de miles de afganos que habían trabajado para Estados Unidos se encontraban entre las más de 114,400 personas evacuadas hasta ahora del aeropuerto internacional de Kabul, la capital, desde el 14 de agosto. Ese total también incluía a casi 5,500 ciudadanos estadounidenses. incluidos 50 en el último día, la mayoría de los cuales tienen pasaportes estadounidenses y afganos.

Deberías leer:   China detiene a altos ejecutivos en un conglomerado endeudado

El Departamento de Estado dijo que 350 estadounidenses adicionales aún estaban esperando ser evacuados hasta el sábado. y estimó que otros 280 que afirmaron tener la ciudadanía estadounidense habían señalado que no se irían o no se habían comprometido a hacerlo.

La declaración conjunta del domingo fue la última de una serie de movimientos diplomáticos para obligar a los talibanes a perseguir a los terroristas, defender los derechos humanos y formar un gobierno inclusivo después de que sus combatientes tomaron el poder de los líderes del país respaldados por Occidente el 15 de agosto. e incómodo: cambio para Estados Unidos y sus aliados más cercanos, que invadieron Afganistán después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y consideraban a los talibanes como un enemigo.

Deberías leer:   Miles de afganos en bases militares estadounidenses esperan reasentamiento

En su declaración del viernes, Stanekzai, el negociador talibán, dijo que “no tenemos problemas” con los afganos que viajan al extranjero para recibir tratamiento médico, negocios, educación o lo que describió vagamente como otras razones. “Nadie le impedirá viajar”, dijo, según una transcripción parcial de sus comentarios que un funcionario estadounidense proporcionó a The New York Times.

Pero Stanekzai dijo que los ciudadanos afganos primero deben obtener pasaportes del Ministerio del Interior afgano y luego tratar de obtener visas y otros documentos de viaje aprobados de gobiernos extranjeros antes de poder partir. En el mejor de los casos, es un proceso que puede llevar meses, si no años; en el peor de los casos, alertará a los talibanes sobre quién no quiere vivir bajo su dominio.

Leo Pimentel se especializa en noticias de Asia y el sudeste asiatico.