Activision Blizzard expulsa a docenas de empleados por mala conducta en el lugar de trabajo

Ventisca de Activision C ª.

ATVI 1,90%


ha despedido o expulsado a más de tres docenas de empleados y disciplinado a otros 40 desde julio como parte de los esfuerzos para abordar las denuncias de acoso sexual y otras malas conductas en el gigante de los videojuegos, según personas familiarizadas con la situación.

Activision programó la publicación de un resumen de esas acciones de personal antes de las vacaciones de invierno, pero el presidente ejecutivo, Bobby Kotick, lo contuvo y les dijo a algunas personas que podría hacer que los problemas de la empresa en el lugar de trabajo parecieran más grandes de lo que ya se sabe, las personas familiarizadas con la situación. dicho.

Los movimientos de Activision siguen a la presión sostenida de los accionistas, el personal y los socios comerciales para una mayor responsabilidad en el manejo de los problemas de mala conducta. El resumen completado recientemente también dice que Activision había recopilado alrededor de 700 informes de preocupación de los empleados por mala conducta y otros problemas, en algunos casos informes separados sobre los mismos incidentes, desde julio, cuando una agencia estatal de California presentó una demanda contra la empresa por reclamos de acoso.


Deberías leer:   Las acciones de Coinbase se desploman un 23% después de perder los ingresos

Una portavoz de Activision, Helaine Klasky, confirmó que 37 personas han “salido” y 44 han sido disciplinadas como parte de la investigación de la empresa. Ella disputó la cifra de 700. En un comunicado, dijo que los comentarios de los empleados incluían declaraciones en las redes sociales, y los problemas planteados iban desde lo que describió como preocupaciones benignas en el lugar de trabajo hasta “un pequeño número” de afirmaciones potencialmente graves, que la empresa ha investigado. Ella dijo que “la afirmación sobre el Sr. Kotick es falsa” y “nuestro enfoque es asegurarnos de tener datos y análisis precisos para compartir”.

Activision, con sede en Santa Mónica, California, el fabricante de franquicias de juegos populares, como Candy Crush y World of Warcraft, ha estado bajo un escrutinio intenso desde que un artículo de investigación del Wall Street Journal en noviembre mostró que Kotick, quien se desempeñó como director ejecutivo durante más durante más de tres décadas, no informó a la junta de acusaciones de conducta sexual inapropiada de las que estaba al tanto, incluida la violación, contra gerentes de toda la empresa.

Deberías leer:   Incluso entre asaltantes corporativos, Elon Musk es un pirata

El artículo del 16 de noviembre, que cita entrevistas y documentos internos, también detalla acusaciones de mala conducta contra Kotick, incluso cuando un asistente se quejó en 2006 de que él la había amenazado en un mensaje de voz con matarla.

Activision ha dicho que los informes del Journal dieron una visión engañosa de la empresa y su director general. Kotick ha dicho que fue transparente con su directorio, que emitió un comunicado apoyándolo. Una portavoz de Activision ha dicho que él no habría sido informado de todos los informes de mala conducta y que el Sr. Kotick lamenta el supuesto incidente con su asistente.

Los empleados de Activision Blizzard organizaron una protesta en julio para pedir cambios en las condiciones de las mujeres y otros grupos marginados.


Foto:

david mcnew/Agence France-Presse/Getty Images

Activision también enfrenta investigaciones regulatorias sobre su cultura y su manejo de las acusaciones de acoso por parte de la Comisión de Bolsa y Valores y el Departamento de Igualdad en el Empleo y la Vivienda de California, que presentó la demanda de julio en su contra en el Tribunal Superior de Los Ángeles. La compañía ha disputado las acusaciones de la agencia de California y dijo que está cooperando con la SEC.

En septiembre, Activision dijo que había llegado a un acuerdo con la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo por acoso sexual y otras denuncias de mala conducta en la empresa. Ese acuerdo está a la espera de la aprobación de un juez.

Después de las preguntas del Journal en octubre, Activision anunció una serie de cambios, incluida una política de acoso de tolerancia cero y el fin del arbitraje obligatorio para reclamos de acoso y discriminación.

En diciembre, el director de operaciones, Daniel Alegre, dijo en una carta al personal que Activision se comprometió a aumentar la proporción de mujeres y empleados no binarios en un 50 % en los próximos cinco años a más de un tercio del total, y a ser más transparente sobre el lugar de trabajo. asuntos. “Una de las áreas clave de comentarios ha sido la necesidad de compartir más información abiertamente como empresa”, decía la carta.

Como se describe en el resumen inédito, los funcionarios de la compañía encabezados por Frances Townsend, directora de cumplimiento de Activision, también han trabajado para despedir a los empleados que han determinado que son culpables de mal comportamiento, según las personas familiarizadas con la situación.

Los datos compilados por Activision muestran que hasta ahora había revisado más del 90% de los aproximadamente 700 informes de empleados que había recopilado, según las personas. El artículo de noviembre del Journal informó que Activision había recibido más de 500 informes de mala conducta en el lugar de trabajo y otros problemas desde la demanda de julio de la agencia de California, una cifra que la Sra. Klasky cuestionó en su declaración del viernes.

El resumen no detalla incidentes específicos. Entre los casos que cuenta se encuentra uno en el que un par de empleados juntos solicitaron a sus colegas un comportamiento sexual inapropiado, dijeron las personas. Activision se enteró de la mala conducta en octubre y los despidió poco después, según las personas. La portavoz de Activision confirmó que la compañía despidió a las dos personas “a las pocas semanas del aviso inicial que se nos envió”.

En una carta a los empleados que se hizo pública en octubre, Townsend dijo que Activision había “despedido” a 20 empleados y otros 20 habían enfrentado medidas disciplinarias. “Sabemos que existe el deseo de conocer el resultado cuando se denuncia una mala conducta”, escribió la Sra. Townsend. “A veces, hay razones de privacidad que no podemos compartir. Pero donde podamos, compartiremos más información contigo. También le proporcionaremos datos agregados regulares sobre los resultados de la investigación”.

Después del artículo del Journal, casi una quinta parte de los aproximadamente 10.000 empleados de Activision firmaron una petición para que Kotick renunciara. La compañía también ha enfrentado preguntas de importantes socios comerciales. Este mes, la compañía de juguetes Lego A/S dijo que detuvo el lanzamiento planificado de una línea de productos basada en la franquicia Overwatch de Activision y está revisando su asociación con Activision debido a “preocupaciones sobre el progreso que se está logrando para abordar las continuas acusaciones sobre la cultura del lugar de trabajo”.

La Sra. Klasky dijo que Activision valora los comentarios de Lego y está hablando con la empresa sobre los cambios que está realizando.

El precio de las acciones de Activision ha bajado casi un 30% desde que se hizo pública la primera investigación regulatoria a fines de julio, un período en el que el índice compuesto Nasdaq subió un pequeño porcentaje. Los inversores han llamado y escrito a la empresa y a sus directores en las últimas semanas, expresando su preocupación por el manejo de las denuncias de conducta indebida por parte de Activision y su junta, y sobre la independencia de la junta en general, según personas familiarizadas con las comunicaciones y la correspondencia vista por el Diario.

La Sra. Klasky dijo que Activision está “rutinariamente en conversaciones con nuestros accionistas sobre las consultas que hacen”.

Fidelity International, un inversionista con sede en el Reino Unido, envió una carta al presidente de Activision, Brian Kelly, solicitando una revisión independiente por parte de un bufete de abogados externo y diciendo que la junta debería considerar colocar a Kotick en licencia administrativa mientras eso sucede.

La carta, vista por el Journal, está fechada el 30 de noviembre y no ha sido reportada previamente. También pidió más independencia en la junta y señaló que el Sr. Kelly y el director independiente principal Robert Morgado han desempeñado sus funciones durante más de 20 años.

La carta advertía que Fidelity International, que posee alrededor del 0,6 % de Activision, según FactSet, vendería acciones o “obtendría el apoyo de otros accionistas” si sus preocupaciones no se abordaban adecuadamente.

Los Sres. Kelly y Morgado no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Una portavoz de Fidelity International se negó a comentar. Fidelity International opera por separado de la empresa de inversión estadounidense de nombre similar.

El directorio de Activision ha respaldado a Kotick, y los directores les dijeron a algunos inversionistas que él es la persona adecuada para dirigir la empresa y señalaron las iniciativas tomadas para cambiar su cultura, según las personas familiarizadas con las comunicaciones con los inversionistas.

“El apoyo de la Junta a Bobby no ha cambiado y está complacido con el compromiso y el liderazgo que Bobby ha demostrado hasta ahora”.


— Helaine Klasky, portavoz de Activision

A fines de noviembre, la junta anunció la formación de un “comité de responsabilidad en el lugar de trabajo” compuesto por dos directores independientes para mejorar la cultura del lugar de trabajo y eliminar el acoso y la discriminación.

Kotick les dijo a los altos directivos en los días posteriores al artículo del Journal que consideraría dejar Activision si no podía solucionar rápidamente los problemas culturales, informó el Journal.

La Sra. Klasky dijo el viernes: “El apoyo de la Junta a Bobby no ha cambiado y está complacido con el compromiso y el liderazgo que Bobby ha demostrado hasta ahora” en la implementación de cambios.

Los funcionarios estatales de EE. UU. que supervisan las inversiones también han presionado a Activision por sus problemas en el lugar de trabajo, incluido el contralor del estado de Nueva York, que supervisa el Fondo Común de Jubilación del Estado de Nueva York, propietario de una participación del 0,23% en la empresa, según FactSet.

En una propuesta de accionistas a Activision de fines de noviembre no informada previamente, vista por el Journal, el contralor pidió un informe anual de transparencia que cubriera los esfuerzos de la compañía para prevenir el abuso, el acoso y la discriminación contra los empleados.

El contralor del estado de Nueva York, Thomas P. DiNapoli, dijo en un comunicado al Journal que su propuesta a Activision “le pide a la compañía que nos dé respuestas, pero mantenemos todas las demás opciones abiertas para abordar estas preocupantes acusaciones”.

No se pudo determinar si Activision o sus directores respondieron a las cartas del contralor del estado de Nueva York o de Fidelity International.

Problemas en Activision Blizzard

Más coberturas del revuelo en la empresa de videojuegos, seleccionadas por los editores

Escribir a Kirsten Grind en kirsten.grind@wsj.com

Copyright ©2022 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

Fuente: WSJ