Activision, desarrolladora de Call of Duty, echó a 20 empleados tras el escándalo de acoso y discriminación

Más de 20 empleados de Activision Blizzard, creador de “Call of Duty” y “Candy Crush”, Ellos “dejaron” la empresa por acusaciones de acoso sexual y discriminación contra las mujeres, dijo la propia empresa en un correo electrónico a su personal.

En agosto, el fabricante de videojuegos con sede en California había prometido revisar sus prácticas a raíz de las marchas de empleados por el despido inicial de la administración de una demanda estatal que describía una “cultura dominante que replica las asociaciones de estudiantes masculinos en el lugar de trabajo”.


En un correo electrónico al personal enviado el martes, el director ejecutivo Fran Townsend dijo que “Más de 20 personas abandonaron Activision Blizzard y más de 20 personas enfrentan otro tipo de acciones disciplinarias “por casos presentados recientemente y también hace algunos años.

El periódico Financial Times dijo el martes que 20 empleados habían sido despedidos, incluidos desarrolladores de juegos y algunos supervisores.

Activision dijo que aumentaría el equipo dedicado a monitorear el cumplimiento a medida que procesa un número creciente de quejas y busca “Construir un lugar de trabajo más responsable”.


El correo electrónico dice que los empleados pueden presentar quejas de forma anónima y afirma que “no dudarán” en sancionar a quienes infrinjan las reglas.

Los problemas de Activision ocurren cuando las quejas sobre el trato a las mujeres en la industria de los videojuegos.

Las mujeres constituyen el 20% del personal de Activision y “pocas llegan a puestos de responsabilidad”, según una demanda en curso presentada por el Departamento de Vivienda y Empleo Justo de California.

Además de mejorar las condiciones laborales, la empresa se comprometió a revisar la forma en el que presenta mujeres en sus juegos.

La Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. Lanzó una investigación federal separada el mes pasado para determinar si la compañía reveló adecuadamente las acusaciones de acoso y discriminación a los inversores.

También en septiembre, Activision y la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EE. UU. Llegaron a un acuerdo sobre varias quejas. La empresa prometió pagar $ 18 millones para un fondo de compensación.

Deberías leer:   Databricks lanza plataforma de análisis para minoristas

La demanda que desencadenó los despidos

activision de ventisca.  Foto: Shutterstock

activision de ventisca. Foto: Shutterstock

La demanda fue presentada a mediados de año por una agencia estatal en California, en Estados Unidos. El Departamento de Vivienda y Empleo Justo presentó una demanda civil el miércoles en la que alega que la empresa violó las leyes estatales al permitir una “cultura generalizada de machismo en el lugar de trabajo”.

En el caso más reciente de acusaciones de sexismo dentro de la industria de los videojuegos, la demanda afirma que la empresa de California “fomentó una cultura sexiste y paga a las mujeres menos que a los hombres a pesar de que las mujeres realizaban un trabajo básicamente similar; asignó a las mujeres a trabajos de menor nivel y los promovió a un ritmo más lento que los hombres. “

También denuncian que las mujeres “fueron sometidas a constantes hostigamientos sexuales, incluyendo manoseos, comentarios e insinuaciones” y que los ejecutivos sabían de ello pero no tomaron ninguna medida. En cambio, tomaron represalias contra las mujeres que informó de la situación, según un comunicado de la agencia estatal.

Deberías leer:   China construye una "luna artificial" que simula condiciones de baja gravedad

La demanda presentada en Los Ángeles indicó que las mujeres fueron sometidas a una práctica llamada “cube crawls” en inglés, una referencia a “pub crawl” que significa “salir de bares”, en el que hombres borrachos iban de cubículo en cubículo participando en “comportamientos inapropiados” con sus compañeras en el lugar de trabajo.

Luego de dos años de investigación, la agencia estatal recogió múltiples casos de acoso sexual, salarios desiguales y otro tipo de represalias dirigidas a los trabajadores de este gigante empresarial, que en 2020 declaró ingresos de más de $ 8 mil millones.