ahora expulsan a una congregación de monjas

ahora expulsan a una congregación de monjas

Continúa el ataque del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua contra la Iglesia Católica. Tras la expulsión de Monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, el nuncio apostólico (embajador del Papa), en marzo, ahora las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta han sido despedidas.

Así lo informó monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua.

“Me entristece mucho que la dictadura haya obligado a las Misioneras de la Caridad Sor Teresa de Calcuta a abandonar el país. Nada justifica privar a los pobres del cuidado de la caridad. Soy testigo del amoroso servicio que brindaron las hermanas”, dijo. .

La decisión forma parte de un decreto del gobierno de Ortega por el que este miércoles cerraron 101 organizaciones no gubernamentales, entre ellos la Asociación Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta.

El régimen también anunció que se prepara para cerrar otros 100 en los próximos días.

El ex nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Sommertag (izquierda) en una imagen de 2019. Foto: AFP

El decreto de clausura de las ONG fue aprobado por el parlamento gobernante con 75 votos a favor y 15 abstenciones, y elevó a 758 el número de asociaciones sin fines de lucro prohibidas por el presidente Ortega en los últimos cuatro años.

Deberías leer:   Los ucranianos les muestran a los rusos que nunca están a salvo

La Iglesia a la vista

en Nicaragua la Iglesia es acusada sustancialmente de estar cerca de las protestas populares y también, en algunos casos, de la oposición abatida por la represión y las detenciones.

Iglesias y catedrales del país también son atacadas por paramilitares

Ahora también están en la mira aquellas monjas que cuidan a los más pequeños de la tierra, desde huérfanos a discapacitados, desde ancianos a solteras.

Para el gobierno de Nicaragua, las Misioneras de la Caridad, en Managua desde 1986, deben abandonar el país porque no respetaron las leyes sobre el «financiamiento del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva».

Esa es la justificación que brinda la Dirección General de Registro y Control de Organizaciones sin Fines de Lucro del Ministerio del Interior; la misma razón por la que se prohibieron un centenar de ONG.

Deberías leer:   en Ucrania, los combates cerca de una central nuclear traen recuerdos del desastre de Chernobyl

El Ministerio del Interior, en el caso de las Hermanas de Madre Teresa de Calcuta, agregó que la congregación religiosa realiza actividades para las cuales no recibió autorización de los Ministerios de la Familia, Educación Pública y Salud.

Y menciona explícitamente las guarderías, los centros para discapacitados y las residencias de mayores.

El obispo nicaragüense Rolando Álvarez, crítico de Daniel Ortega, inició una huelga de hambre en mayo tras denunciar la persecución del gobierno.  Foto: EFE

El obispo nicaragüense Rolando Álvarez, crítico de Daniel Ortega, inició una huelga de hambre en mayo tras denunciar la persecución del gobierno. Foto: EFE

Sin embargo, todavía hay esperanza, aunque muy débil: la decisión del gobierno debe ser ratificada por el Parlamento.

Hasta el momento ha validado unas 80 de las más de 100 expulsiones decididas por Ortega. Pero las palabras del obispo auxiliar de Managua no parecen dejar lugar a un final positivo.

Indignación

A nivel internacional, la indignación es fuerte, también porque las Misioneras de la Caridad nunca hicieron política en cualquier país del mundo, pero sólo han compartido su vida con los más débiles de la sociedad tratando de paliar su situación.

Deberías leer:   denuncian que aplicaron "la ejecución más larga de la historia"

“En el país dirigido por Ortega, desde abril de 2018 asistimos a una profunda crisis sociopolítica, acompañada de numerosos delitos contra religiosos, como la cancelación de permisos de residencia a sacerdotes extranjeros”, dijo Alessandro Monteduro, director de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia que sufre, que se ocupa de la protección de los cristianos perseguidos en el mundo.

Al referirse a la decisión del régimen orteguista de expulsar a las hermanas de la Madre Teresa de Calcuta, subrayó que “las monjas fueron expulsadas junto con otras 101 agrupaciones de caridad”.

En este clima de opresión, la Iglesia católica intenta sin éxito mediar entre el gobierno y la oposición.

Lamentablemente, también se ha convertido en blanco de ataques y represalias por haber dado refugio en sus edificios a manifestantes que exigían la liberación de los presos políticos.

La Iglesia, concluyó Monteduro, no dejará de denunciar violaciones de los derechos humanos, incluida la libertad religiosa, «pero las perspectivas de futuro son sombrías».

Fuente: ANSA y AP

CB