22 C
Usa River
jueves, abril 22, 2021

Ahora que no hay vacunas, pueden comprar vacunas

- Advertisement -
- Advertisement -

No hay mejor definición de autoritarismo que quienes lo ejercieron o lo sufrieron. Una de las caracterizaciones más interesantes la realizó el ucraniano Yuri Piatakov. Fundador del comunismo en Ucrania, primero se enfrentó a Lenin en los albores de la revolución rusa, y luego a Stalin en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

De estos crueles prisioneros, extrajo el siguiente pensamiento. “Si el partido lo exige, un verdadero bolchevique debe estar dispuesto a creer que el blanco es negro y que el negro es blanco”. No le fue muy bien con su rebelión. Sus poderosos enemigos lo acusaron de conspirar con la Alemania nazi y, en una fría mañana de enero de 1937, le dispararon en Moscú.

Es curioso cómo las prácticas fascistas del siglo pasado Recupera su vigencia en estos tiempos de pandemia y populismo. Lo que es blanco de la noche a la mañana puede ser negro. Y viceversa. Solo esté dispuesto a defenderlo, como dijo Piatakov. Algunas de estas cosas sucedieron esta semana con Santiago Cafiero, el funcionario de la más apellido peronista de todo el gabinete.

Hace unos meses, cuando el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, le preguntó sobre la posibilidad de que las provincias compren vacunas por su cuenta, respondió que eso era imposible. “Las compras son centralizadas por el gobierno nacional”, el Sanjuanino renunció públicamente.

Ahora Santiago Cafiero dice que las provincias pueden comprar vacunas por su cuenta. Foto: Marcelo Carroll

Uñac no fue el único gobernador que empezó a tenga cuidado con la cantidad de vacunas que el gobierno de Cristina y Alberto pudo lograr con su estrategia de mercado ideológico. Axel Kicillof hizo una investigación para ver si podía comprar Sputnik V por su cuenta; Juan Schiaretti, de Córdoba, experimentó con las vacunas Pfizer y AstraZeneca, y el radical Gerardo Morales hizo lo propio con Jujuy con laboratorios chinos.

Los tres encontraron la misma barrera. Ni Rusia ni China estaban dispuestas a vender vacunas fuera del acuerdo con el gobierno argentino. Y los laboratorios privados ya no tienen stock de vacunas hasta fin de año.

Y como el blanco puede volverse negro al día siguiente, Cafiero sorprendió el miércoles pasado al conversar con Marcelo Bonelli y Edgardo Alfano frente a las cámaras de TN. “Las provincias y la ciudad también pueden salir a comprar vacunas; No esta prohibido”, Explicó, esta vez, utilizando la ley 27.573. Es cierto que la ley no prohíbe expresamente la importación de vacunas a las provincias, como también es cierto que el gobierno monopolizó las negociaciones con países y grandes laboratorios que producen fármacos anti-Covid.

Deberías leer:   Las mejores ventas del día de los presidentes 2021: ofertas que puede comprar hoy

Es un debate abstracto, ninguna empresa puede entregar vacunas con contrato firmado en este momento ”, dijo el ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós, siempre compositor y diez horas después de escuchar a Cafiero cuando la ciudad tiene cada vez menos dosis. ¿Deberían haber hecho esto antes?

Deberías leer:   El estado de la despedida de soltera ahora que Tayshia Adams está aquí

.

De 30 mil a más de 1.800,00.

En su parábola televisiva, Cafiero también aprovechó para criticar la llegada de las vacunas de Pfizer a Chile. “Prácticamente no están en la región; sólo 30.000 llegaron a Chile “, se aventuró sobre las vacunas de la farmacéutica estadounidense que Argentina no adquirió por motivos donde se mezclan misterios políticos, ideológicos y altamente competitivos comercializar con la vacuna AstraZeneca.

Minutos después, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, Rodrigo Yáñez Benítez, respondió a Cafiero en Twitter. “Puedo precisar que con las 234.000 vacunas de Pfizer que llegarán mañana, tendremos 1.886.625”, corrigió. Blanco sobre blanco. Evidentemente, el gobernante de Sebastián Piñera no había leído a Piatakov.

Detrás del si voy yo vengo, y si voy voy de Cafiero allá una falla estructural del gobierno que corresponde al ministro justificar la división del costo político. Y esto es el creciente fracaso de la estrategia compra de vacunas y frágil operación de vacunación. Además de la falta de pruebas, fallas organizativas y cientos de casos de vacunación privilegiados, nadie puede explicar honestamente por qué Argentina no estuvo de acuerdo con Pfizer, Moderna u otros laboratorios que hubieran incrementado el número de dosis para enfrentar la amenaza real de la segunda ola.

Una sociedad abrumada por la inflación, el desempleo y la pobreza debe afrontar lo peor del invierno. Un viaje con pocas vacunas, al aire libre con toque de queda que se refleja en las horribles imágenes del pasado al que siempre volvemos.

Noticia de Argentina

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -