Home Argentina Al servicio secreto de Su Majestad

Al servicio secreto de Su Majestad

0
16

En tiempos de confusión como los que vivimos, no debemos perder el foco en lo realmente importante. Afortunadamente, para mejorar la situación del pueblo, llegó lo que todos esperábamos. No me refiero a las famosas vacunas que tanto molestan a los medios concentrados, sino a algo mucho más trascendente: un ministro de justicia como Dios quiso. Buenas noticias.

El nuevo ministro se apareció a los medios expresándose con vehemencia: “Mi nombre es Soria, James Soria (En realidad, el tipo se llama Martín, pero le diremos James para que tenga más puñetazo)

Aunque el ministro no tiene pergaminos legales o académicos ni nada, sí tiene lo que lo convierte en un actor diferente. Uno diferente. Era lo que se necesitaba.

La nueva designación completa una combinación de lujo. El ministro Soria, de quien todo el mundo habla de maravillas, es hijo del exjefe de los servicios de inteligencia de Duhalde. Su hermano es oficial de inteligencia, su viceministro (Juan Martín Mena) fue subjefe de inteligencia y él mismo trabaja en coordinación con el congresista Tailhade (ex oficial de inteligencia de Cristina) y el senador Parrilli (exjefe de servicios de inteligencia, también de Cristina). . Todos buenos chicos. Solo mira sus caras para ver.

La misión encomendada a este titán criminal (estamos hablando de luchar contra él, obviamente) es salvar a Su Majestad Cristina y acabar con esos jueces y periodistas de la ley. Seguro que lo harán. Tanta inteligencia junta no puede fallar.

De hecho, siempre que el ministro Soria habla de ley pronunciar “más alto”. Maldita sea. Alguien en quien confíes debe explicarlo no digas “más alto” de otra forma “lofer. Si vamos a interpretar a Bruce Willis en Difícil de matarHagámoslo bien. De lo contrario, en un mes esto terminará siendo Tiburón, Delfín y Mojarrita.

No quiero involucrarme en las estrategias políticas del Emancipación cristiana bolivariana, pero entre el “mal informe“, Los “más alto“Y con el nombramiento de Felipe Solá a Itamaraty, sería el turno del kirchnerismo de sumarse a una Curso de inglés.

Por supuesto, en esta pelea entre buenos y malos, esta página siempre estará del lado de los buenos: “Soria y sus amigas”(No sé por qué, pero en inglés todo esto se entiende mucho mejor). Con los brazos en las caderas o cruzados sobre el pecho, Soria fue respetada desde el principio con un mensaje muy fuerte:Mi nombre es Soria, la Justicia apesta y Cristina es inocente. Chupa a Berni.

Este nuevo gesto del gobierno emana tanta confianza y tranquilidad que, a estas alturas, ya no se entiende qué necesitan más inversores del mundo para poner dinero en Argentina una vez. Por eso le damos la bienvenida a esta nueva estrella de la familia Kirchner. Buena suerte, campeona.

Dicho esto, no debemos ignorar otros episodios importantes de la semana relacionados con los puntos anteriores. Para comprenderlos mejor, pongamos todo en contexto. Resumamos la historia.

Vivimos 12 años de autoritarismo tan divertido como inútil, que tenía dos elementos fundamentales: la golpe inolvidable “vamos a por todo” e ineptitud implacable para gestionar cualquier cosa, incluido el coreo. Por eso tienen el quilombo genial que tienen. Si hoy hubieran trabajado con más profesionalismo, no estarían haciendo malabarismos con la justicia y mucho menos estarían molestando a personas tan importantes como James Soria 007 y sus chicos.

Después de la gran década, en 2015 elegimos un presidente para llevar al país a un formato un poco más occidental. El chico tenía dos opciones:

Opción 1. Explique la gravedad de la situación y pida un gran acuerdo nacional que incluya a todos para que puedan afrontar las necesarias reformas importantes que prometieron.

Deberías leer:   Home Chef Review: ¿Vale la pena el servicio del kit de comidas de suscripción?

Opcion 2. Haz el mono y sal al balcón de Casa Rosada bailando al ritmo de Gilda (No me arrepiento de este amor, aunque me cueste el corazón, lara, lara, la la la)

Las razones por las que eligieron el plan Gilda deben explicarse en el libro que Gato presentó el pasado jueves. Cualquiera que tenga paciencia puede venir a ver si dice algo al respecto. Y si no, tendremos que esperar a que hagan la película, que seguro que será más divertida.

En cualquier caso, está claro que el plan de Gilda no era el más adecuado porque todo terminó con Cristina de nuevo en la Casa Rosada, dominando el país en una versión remezclada de “vamos a por todo”.

Si bien esta nueva versión incorporó la novedad de un gerente a cargo del título de “presidente”, el kirchnerismo mantiene intactas sus dos mejores virtudes: autoritarismo e ineptitud. De ahí sigue todo lo que nos pasa, desde el ataque al STF hasta la falta de vacunas. Ese es todo el secreto. No hay más.

En este contexto, el jueves vivimos algunos episodios que, aunque ocurrieron casi simultáneamente, no deben confundirnos. No es algo que la racha de genio que dijo el “presidente” en la cadena nacional a las 9:00 pm eclipsa la racha de genio que dijo Gato a las 7:00 pm.

Primero, Macri repitió el verso del cambio frente a un público que terminó aplaudiendo el grito de “Sí puede” mientras afuera, en la calle, sonaba la canción de Gilda. Hermoso avivamiento.

Luego, el “presidente” habló en la red nacional para hacer un anuncio muy importante: tendremos muchas vacunas, pero no por ahora. Luego agregó que cada argentino conoce a otro que ya ha sido vacunado. El hecho de que posiblemente todos conozcamos a uno y el conoce a miles porque son tus amigos, tus empleados y tus militantes, es un detalle que se pasó por alto comentario.

De hecho, comparado con la gloriosa llegada de Soria, todo esto es una mierda. Pero vale la pena recordar una cosa de todos modos.

El 27 de diciembre, el “presidente” declaró que el gobierno uruguayo le había pedido ayuda para obtener las vacunas y que estaba dispuesto a echar una mano. También para Bolivia. Literalmente dijo: “Me limité a ellos (Uruguay y Bolivia) porque me lo pidieron, pero todo lo que podamos hacer para ayudar a los necesitados”. Al día siguiente, los uruguayos Ellos respondieron que nadie pidió nadaMuchas gracias, no te metas con eso y ellos lo descubrirían por su cuenta.

Tres meses después, no tenemos vacunas y los arados ya recibieron dosis suficientes para aplicar del uno al 60% de la población o del dos al 30%. Vacunaron al personal de salud, personal de seguridad y personas mayores de 80 años con Pfizer. El martes pasado recibieron 1.500.000 Sinovac con el que están vacunando a todas las personas entre 50 y 70 años, el 29 de marzo empiezan a vacunar de 18 a 50 años, en abril de llegan las vacunas faltantes y a finales de mayo terminan con la problema. Los uruguayos tienen suerte. Si Alberto los hubiera ayudado serían tan atrevidos como nosotros.

Idea: podríamos contratar a un presidente de cualquier otro lugar, incluso si es mi periodo, para hacerse cargo de las vacunas y otros asuntos menores mientras el Tío Alberto se dedica a cosas importantes como ley, defiende a Su Majestad Cristina en tus causas penales o ayuda a Maduro en su lucha contra el capitalismo.

Querida Lacalle Pou: ¿Qué tienes que hacer los fines de semana?

Noticia de Argentina