16.5 C
Usa River
sábado, mayo 8, 2021

Alberto Fernández, un presidente formal

- Advertisement -
- Advertisement -

Argentina ha tenido diferentes tipos de liderazgo presidencial desde 1916, cuando se estableció la democracia de masas. Taciturno y popular, Hipólito Yrigoyen; aristócrata y eficiente, Marcelo T. de Alvear; expansivo y popular, Juan Domingo Perón; fundador y promotor de los valores morales en la política, Raúl Alfonsín; sin prejuicios y sencillo, Carlos Menem; inseguro e ineficiente, Fernando de la Rúa; republicano y neoliberal, con sesgo desarrollista, Mauricio Macri. Néstor Kirchner jugó a ser uno más y Cristina Fernández a ser única.

Cada uno de ellos tenía más o menos poder, aunque los pertenecientes al peronismo pudieron reunir recursos sustanciales para gobernar. No sucedió lo mismo con los que venían de otras fuerzas políticas. Ni Alfonsín, ni de la Rúa, ni Macri se convirtieron en presidentes poderosos.

En el justicialismo, Héctor Cámpora e Isabel Martínez fueron nombrados por el líder del movimiento, cuya esposa carecía de los atributos necesarios para dirigir el estado, en medio del hobbesianismo en que se había convertido la política local.

Con el regreso de la democracia en 1983, Menem, Kirchner y Fernández de Kirchner ellos se volvieron más fuertes y contar, pero esa misma tarde, con amplia mayoría en el Congreso, con el apoyo del sindicalismo, con un contundente respaldo judicial, con numerosos gobiernos y también con un órgano de gobierno en la provincia más poderosa del país y más relevante en términos de gobernabilidad, Buen aire.

Quiere decir, disfrutó de recursos institucionales, territoriales, legales y sociales. No se puede decir lo mismo de Alfonsín, quien a pesar de asumir su mandato, rodeado de países con regímenes militares, enfrentó doce huelgas generales, y como De la Rúa y que Macri gozaba de poco poder institucional, territorial y judicial, sin mencionar nulo o poco organizado. poder social.

Sin embargo, con poca, mucha o ninguna autoridad, todos son reconocidos como jefes de Estado responsables de las decisiones tomadas durante sus administraciones.

Incluso durante los años en que un presidente débil, como De la Rúa, tenía como suplente a Carlos “Chacho” Álvarez, nunca se sospechó que se retrasara en sus resoluciones.

En conclusión, con más o menos poder, todos los líderes representados un símbolo claro, negativo o positivo, de su presidencia y tu liderazgo. Dejaron una huella político-personal en la Poltrona Rivadavia.

En cuanto a los vicepresidentes, hubo más o menos colaboradores e incluso desreguladores. Alejandro Gómez, vicepresidente de Arturo Frondizi, y Carlos Álvarez dimitieron temprano del cargo, mientras que Julio Cobos, a pesar de cumplir con su mandato, la relación con su presidente se rompió de “no positiva” esa mañana.

Con el trasfondo narrado, el funcionamiento de la fórmula Fernández-Fernández nos lleva a enfrentar un hecho inédito en la historia del presidencialismo argentino: p.Por primera vez, un vicepresidente reúne más recursos de poder que el dueño de Casa Rosada.

Deberías leer:   Uruguay y Paraguay establecen nuevos récords diarios de muertes por coronavirus

El peronismo, implantado en diferentes niveles institucionales, territoriales y sociales, responde al jefe del Senado ante el presidente. A esto se suma el carisma que tiene la ex presidenta entre sus seguidores y que le falta a la presidenta.

Analistas y ciudadanos que imaginaban a Fernández gobernando de forma autónoma y queriendo dejar su marca distintiva comienzan a darse cuenta de que Cristina F. de Kirchner ejerce el Poder Ejecutivo. Considerando el riesgo de tener un presidente formal y real, ya que quien tiene mayores responsabilidades institucionales no es quien toma las decisiones.

Deberías leer:   Boca debuta ante The Strongest en la Copa Libertadores, con un recambio forzado por las numerosas bajas

Por tanto, entre las consecuencias de este tipo de liderazgo está la ralentización en la toma de decisiones, ya que el presidente debe consultar a su segundo; el surgimiento de políticas contradictorias por parte del propio Estado, cuando existen diferentes visiones entre ambos (por ejemplo, en relación a la política internacional); y la promoción de la disputa, con mayor virulencia de lo habitual, dentro de la coalición gobernante en términos de ocupación de espacios y distribución del poder.

Como el presidente no cuenta con los recursos necesarios para liderar toda la coalición, gobierna en medio de incertidumbre sobre la ejecución de su propia voluntad política; incertidumbre que se transmite al público.

Envía la reforma judicial o intenta proponerla a la Procuraduría General de la Nación, y ambas iniciativas son retenidas por CFK no está interesado o no está de acuerdo. Debe nombrar un ministro y desde hace varios días el país está al borde por falta de acuerdo en la dirección.

Sin olvidar que también hay ministros que no llevan sus carteras, ya que son figuras decorativas que tienen una estructura debajo de ellas. empleados que responden al CFK, que conduce al peronismo y define la gestión.

En resumen, vivimos en un sistema presidencial que tiene un jefe de Estado sin carisma ni poder y cuyo vicepresidente, en cambio, tiene ambos.

.Sin embargo, esta anomalía adquiere gravedad cuando CFK, que controla el Poder Ejecutivo y tiene mayoría en el Senado y una primera minoría en la Cámara de Diputados, propone avanzar en la justicia nombrar jueces defectuosos para consolidar el poder hegemónico, contrario a la división de poderes inherente a nuestra Constitución; buscando reeditar su famosa frase pronunciada en Rosario, en 2012, “Vayamos por todos lados”.

El autor de esta columna es profesor-investigador de EPyG-UNSAM.

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -