Alivia el sufrimiento, permítenos la felicidad genuina

Alivia el sufrimiento, permítenos la felicidad genuina

Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Felicidad, instituido en 2012 por la Asamblea General de las Naciones Unidas para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales del ser humano.

Como profesionales de la salud tenemos mucho que reflexionar y aportar, año tras año, en relación a este tema. Los tratamientos requieren un trabajo honesto y psicoeducativo con los pacientes, especialmente los tratamientos mediáticos. Trabajamos por el bienestar y la restauración de la persona; No vendemos felicidad enlatada.

El ser humano, por definición, duda, teme, siente ansiedad, atraviesa crisis o situaciones traumáticas. Pero eso no significa que vacile obsesivamente y realice rituales compulsivos, que tenga miedo fóbico y no pueda conducir un automóvil, que experimente ansiedad y pánico disfuncionales, o que esté anclado en un trauma.

El sufrimiento psíquico es una experiencia agotadora y ubicua que involucra el ser y el hacer del sujeto durante su erupción y, por lo tanto, se espera que cada persona que lo pasó y lo superó a través de ayudas terapéuticas, tenga miedo de volver a él.

Pero, la posmodernidad introdujo la intolerancia a cualquier tipo de incomodidad y / o dilación, la ilusión de la ausencia de disgusto. Se pasa de un sujeto que aspira y anhela a un sujeto que impone compulsivamente metas que no son humanamente posibles.

Estamos en la era de las solicitudes “express”, la psicoterapia por videoconferencia y los dispositivos de asistencia a través de aplicaciones. No pretendo demonizar estos recursos, al contrario, creo de verdad que contribuyen a la globalización, a llevar elementos y ayudas terapéuticas a lugares impensables. De hecho, la terapia cibernética permite que los pacientes de ubicaciones remotas consulten a especialistas; que las personas hospitalizadas, con discapacidades motoras o en viajes de negocios, puedan solicitar o continuar con los dispositivos de asistencia.

Estos avances bien realizados son un gran avance, pero si van acompañados de desesperación en lugar de la capacidad de esperar; deseo compulsivo en lugar de deseo genuino; impulso en lugar de acción, baja tolerancia a la frustración en lugar de elaboración; No significan alivio, aprendizaje y progreso, sino involución e ilusión.

La socióloga Eva Illouz y el psicólogo Edgar Cabanas escribieron recientemente un libro titulado “Happycracia.“En él, explican cómo la ciencia y la industria de la felicidad controlan nuestras vidas. Advierten que estamos ante una nueva ilusión vendida a la gente, utilizando lo que más aspira y ama. No es un libro contra la felicidad, sino contra la visión reduccionista de la «buena vida».

Desde esta perspectiva reduccionista, declarar que no eres feliz es vergonzoso; como si hubiéramos perdido el tiempo o hecho algo malo, y pudiéramos hacer algo por nuestra propia voluntad, y nos negamos a hacerlo.

El psicoterapeuta clínico tiene como misión humanitaria y ética aliviar el sufrimiento, brindar herramientas de manejo específicas para cada situación particular, y también alertar cuando el paciente espera lo imposible del proceso terapéutico, cuando inadvertidamente ingresa al campo de la intolerancia al malestar. Aquí es donde el trabajador de la salud, lejos de sobre diagnosticar los obstáculos y sufrimientos que ocurren a lo largo de la vida o fabricar fuentes de ayuda inexistentes, tranquiliza y educa.

El autor es profesor de Psicoterapia Conductual-Compulsiva en la Facultad de Ciencias Biomédicas. Universidad Austral.

Noticia de Argentina