Altos alquileres en Miami obligan a buscar más ingresos

De acuerdo con los datos revelados, el alquiler el promedio en el área metropolitana, que va desde Palm Beach hasta Miami-Dade, es de $2,846.00 al mes, cuando esa cifra debería rondar los $2,331.48

Esta situación obliga a las familias de ingresos medios o bajos a tomar decisiones que hace tres años no imaginaban.

“Sabíamos que vendría un mal momento después de la pandemia (del coronavirus). No solo la inflación, sino también la escasez de viviendas”, dijo Susana, residente de Coconut Grove en Miami, quien optó por mudarse al departamento de un amigo para compartir los gastos después de recibir un aumento del 30% en la renta.

“Muy pronto, si esta situación no mejora, veremos a muchas personas compartir la renta con amigos o familiares, como lo hacen en otras grandes ciudades”, dijo Fabio Gutiérrez, agente de la agencia inmobiliaria Miami Rent & Buy.

De hecho, Gutiérrez percibe una disminución significativa de clientes que buscan alquilar o comprar departamentos o casas.


“No hay suficiente inventario disponible, no hay alquileres ni precios baratos. Y mientras sigamos aplaudiendo la idea de que la gente de Nueva York se mude a Florida, la situación podría empeorar”, subrayó.

Deberías leer:   Encarnizada batalla entre Rusia y Ucrania

En efecto, además del “mal tiempo” pronosticado por la pandemia, la inflación esperada y otras carencias, el flujo de más de medio millón de personas, provenientes de otros estados, durante los años 2020 y 2021, pudo haber influido negativamente en el mercado. bienes raíces.

caminar y buscar

También en Miami, Carmen, que vive con sus hijos adolescentes y su pareja en un apartamento de dos habitaciones, está literalmente contando centavos para llegar a fin de mes después de recibir tres aumentos de alquiler en dos años, de $1,800 a $2,750.

La familia ha tenido que adaptarse: su hija de 12 años tuvo que abandonar las clases de baile y su hijo de 19 años optó por trabajar a tiempo parcial después de terminar la universidad.

Carmen y José renunciaron a enviar la ayuda de $100 mensuales a sus familias en sus respectivos países de origen, Cuba y Argentina.

Sin embargo, para “mejorar las cosas”, a cambio de descanso y salud, José, la pareja de Carmen, buscó y encontró un trabajo adicional, como guardia de seguridad durante la madrugada, para compensar el sobrecoste del alquiler e intentar salir a flote.

Deberías leer:   Biden pide a refinadores de petróleo aumentar producción para reducir precios

Mientras tanto

Hay varios proyectos municipales y del condado que están comprometidos con la construcción de viviendas asequibles. Pero ninguno parece mostrar la luz al final del túnel.

De hecho, el condado de Miami-Dade declaró una emergencia y ordenó al gobierno del condado, incluido el Departamento de Construcción, “acelerar el trabajo para abordar la crisis, comenzando por proporcionar $13 millones adicionales al programa de asistencia de alquiler de emergencia, que obtuvimos del gobierno federal”. gobierno”, que explicamos al final de este informe.

La alcaldesa Daniela Levine Cava también anunció la implementación del programa Building Blocks, que eventualmente deberá buscar soluciones, en conjunto con el sector de la construcción privada, para brindar vivienda asequible.

Sin embargo, hace solo unos días un informe del auditor de Miami-Dade reveló que partes del programa de vivienda asequible en los últimos 25 años han sido fracasos rotundos, a pesar de la provisión de terrenos y edificios para promover el acceso equitativo.

Deberías leer:   Instan a presidenta de Honduras a reformar la justicia

El informe emitido por la Oficina del Auditor de la Comisión de Miami-Dade, la autoridad que supervisa el cuerpo legislativo del condado, tomó en cuenta aproximadamente 1,400 propiedades y/o edificios entregados a desarrolladores desde 1997 para construir viviendas asequibles.

Las casas estaban destinadas a construirse o mejorarse para venderse al público a precios asequibles, según lo definido por el gobierno del condado.

El informe destaca que gran parte de la tierra destinada al desarrollo de viviendas asequibles no se utilizó para ese propósito. Más bien, algunos desarrolladores parecen haberse involucrado en ciertas irregularidades que resultaron en el uso inapropiado de varias propiedades públicas.

Esta situación desencadenó nuevamente el cuestionamiento de la supervisión del condado, dado por los departamentos responsables, y se ha llamado a una investigación.