Análisis del Sony Bravia XR A80K de 55”: el OLED más equilibrado de Sony se renueva con matices | Tecnología

La tecnología OLED está en un momento dulce en el que los fabricantes se están empleando a fondo para afinar el rendimiento de las pantallas manteniendo el equilibrio en unos precios muy tensionados con la situación de crisis económica actual.

Sin embargo, hay televisores en los que todavía se mantiene ese delicado balance entre buenas prestaciones y un precio contenido, aunque esto no siempre significa que sea un televisor especialmente barato.

El Sony Bravia XR A80K es un ejemplo de ello ofreciendo una pantalla OLED muy bien calibrada con un precio oficial de lanzamiento de 2.299 euros, pero que gracias a ofertas como el Black Friday se puede encontrar por unos 1.329 euros en Amazon.

Por este precio nos encontramos un televisor “muy Sony” en el sentido de austeridad y sobriedad en lo superfluo y un gran trabajo de afinación en lo que a calidad de imagen y sonido se refiere.

La review del Sony Bravia XR A80K de 55”: análisis, test y opinión de Computerhoy:

Ficha técnica del Sony Bravia XR A80K de 55”

Antes de analizar al detalle este televisor te adelantamos un resumen de sus principales características técnicas del Sony Bravia XR A80K.

Por sus prestaciones, situamos a este modelo en el centro de la tabla de televisores OLED de Sony, quedando por debajo de modelos como el excelso Sony Bravia XR A95K.

Sony Bravia XR A80K de 55”
Pantalla Pantalla OLED EVO | 55 pulgadas
Resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles) | 10 bits
Procesador de imagen Cognitive Processor XR
Sistema operativo Google TV | Android TV 10
Formatos HDR HDR Dolby Vision, HDR 10, HLG
Accesorios Dos mandos a distancia Bluetooth e infrarrojo
Almacenamiento 16 GB
Sonido Sistema Acoustic Surface Audio+ 3.2
3 woofers de 10 W
2 Subwoofers de 10 W | 50 W RMS
Domótica Asistente de Google nativo
Soporte para Alexa y HomeKit.
Conectividad 4 x HDMI (2x HDMI 2.1) | 3 x USB 2.0 | LAN
Salida óptica digital | CI+
Coaxial TDT | Satélite
WiFi 5 (802.11ac) | Bluetooth 4.2
AirPlay 2
Dimensiones 122,7 x 71, 2 x 5, 3 cm (sin peana)
122,7 x 73,8 x 33 cm (con peana)
Peso 19,5 kg (con peana) | 17,9 kg (sin peana)
Extras Control por voz con Asistente de Google desde el mando
Precio En oferta por 1.329 euros (precio oficial de 2.299 euros)

Sobre el papel, sus especificaciones no lo diferencian demasiado del modelo del año pasado, incluyendo un panel OLED Evo con un excelente comportamiento y un sistema de sonido más que solvente.

A continuación, analizamos con todo detalle el rendimiento del Sony Bravia XR A80K y comprobamos una a una sus especificaciones por nosotros mismos para contártelo.

Sony apuesta por un diseño práctico y resistente incluyendo dos mandos a distancia

Una de las señas de identidad de los televisores de Sony que venimos probando desde hace ya algunos años es su sobriedad en el diseño.

Esta sobriedad se acentúa todavía más cuando bajamos hacia la zona media del catálogo de televisores OLED de la firma nipona, donde los ingenieros priorizan el buen rendimiento de imagen y sonido por encima de una estética ultradelgada que a todos nos viene a la cabeza cuando hablamos de televisores con pantalla OLED.

En este sentido, el Sony Bravia XR A80K apuesta por un perfil algo más grueso de lo habitual en un televisor OLED, luciendo una trasera con el habitual diseño de cuadros de corte recto que deja un grosor de 53 mm. En ella se aloja toda la electrónica de imagen y sonido del televisor.

El frontal se mantiene diáfano y sin distracciones, dando todo el protagonismo a una pantalla protegida en los bordes por un marco metálico de color gris grafito. El único elemento destacable es el marco inferior, algo más ancho que el resto, en el que se ubican los sensores de luz, de infrarrojos y el LED de estado.

Bajo la pantalla encontramos la pareja de patas metálicas rectas que destacan por su fácil instalación y por su versatilidad, ya que permiten su instalación en tres posiciones distintas: a los extremos de la pantalla, en una posición más centrada para adaptarla a muebles más estrechos, o en una posición elevada que deja espacio para instalar una barra de sonido bajo la pantalla.

Si nos vamos a la trasera con encontramos una cubierta fabricada en SORPLAS, un plástico reciclado de alta resistencia con el que se reduce la huella de carbono del televisor.

Todos los conectores se encuentran orientados hacia el lateral derecho facilitando el acceso incluso cuando el televisor se encuentra instalado en un soporte en la pared, quedando ocultos tras una cubierta de plástico una vez finalizada la conexión.

La conectividad es la habitual en los televisores de Sony de esta categoría:

  • 2 puertos HDMI 2.0
  • 2 puertos HDMI 2.1
  • 3 puertos USB 2.0 (uno con funciones de grabación)
  • Conector Ethernet LAN
  • Salida óptica digital
  • Tarjeta inteligente CI
  • Conexiones de antena Coaxial TDT y Satélite
  • WiFi 5 (802.11ac)
  • Bluetooth 4.2

Lamentablemente, la gestión de cables en la trasera de este televisor queda limitada a una abertura en la tapa de los conectores, por lo que los cables quedarán visibles desde la trasera.

El Sony Bravia XR A80K nos llega con dos mandos a distancia para controlar sus funciones. El primero de ellos adopta el nuevo formato compacto de los mandos de Sony y está más orientado al consumo de contenidos desde plataformas de streaming o fuentes externas.

En él destacan los 4 botones de acceso directo a Netflix, Disney+, Amazon Prime y YouTube, así como botones de reproducción, un botón de activación del Asistente de Google y un útil sistema de localización que permite encontrar el mando emitiendo un sonido en caso de pérdida.

El segundo mando, con un diseño más práctico que estético, cuenta con una distribución de botones más completa y tradicional con teclado numérico y botones de control de reproducción, pero sin accesos directos a las plataformas de contenido.

El panel EVO no brilla tanto como debería, pero Cognitive XR hace su trabajo

Sony ha optado por montar uno de los mejores paneles W-OLED fabricados por LG Display de la actualidad en sus modelos intermedios. Con ello se consigue mejorar la representación del color, aunque no entrega los niveles de brillo que ofrecían estos mismos paneles en los Sony Bravia XR A95J del año pasado.

El Bravia XR A80K monta una pantalla OLED Evo basado en deuterio que alarga la vida útil del panel y un mayor ahorro energético manteniendo los niveles de brillo. Sin embargo, la ausencia de un sistema de refrigeración adicional en el panel hace que el nivel de brillo sea el mismo que el Sony Bravia XR A80J que analizábamos el año pasado.

Hablamos de una pantalla OLED de 55 pulgadas con resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles), con 10 bits de profundidad de color con tecnología TRILUMINOS y amplio soporte HDR (HDR 10, HLG y Dolby Vision).

A los mandos del procesado de imagen tenemos al procesador Cognitive XR de Sony, que consigue sacar oro de cada píxel de esta pantalla con un rendimiento destacado en cuanto a gestión de color en HDR, pero conviene seleccionar correctamente el perfil de color al ver contenido SDR.

Creo que el perfil Cine que da algo apagado de brillo y potencia demasiado el tono verdoso que ya de por sí predomina bastante en los paneles OLED Evo, por lo que he preferido usar el Personal con un ajuste de color Experto 1. No hay que preocuparse por el perfil de color al ver Netflix ya que automáticamente se activa el perfil de calibrado de la plataforma.

En cualquier caso, la representación de los colores en esta pantalla es muy buena, y el alto contraste hace que se gane profundidad consiguiendo un nivel de detalle en sombra muy destacado.

La falta de un sistema potenciador de brillo y un ABL (limitador automático de brillo por sus siglas en inglés) bastante agresivo hace que la imagen no luzca especialmente impactante en contenidos en SDR, pero sí lo consigue en HDR, pero hemos tenido que renunciar a un perfil Dolby Vision Oscuro, que ofrece mayor precisión, por el de Dolby Vision Brillo para ganar algo de brillo.

El procesador Cognitive XR saca músculo a la hora de escalar contenido desde resoluciones inferiores consiguiendo resultados increíbles gracias al filtro de gradación suave que reduce el banding y los macrobloques derivados de la compresión y el escalado dejando una imagen limpia y nítida.

El procesado de movimiento que proporciona el Cognitive XR de Sony se encuentra entre los mejores del mercado, aunque no conviene abusar de él dejándolo por debajo del 2 en los ajustes para que no afecte al ya de por sí limitado nivel de brillo.

Sony vuelve a usar el chipset MediaTek MT5895 en su Bravia XR A80K por lo que nos encontramos las mismas limitaciones de conectividad en el estándar HDMI 2.1. Esta conectividad limita a dos los puertos HDMI 2.1 que ofrecen soporte completo para jugar en 4K a 120 Hz, obligando a elegir entre la función VRR y el uso de Dolby Vision en los juegos.

Además, el canal de retorno de audio e-ARC se encuentra asignado a uno de los HDMI 2.1, por lo que en realidad solo queda un puerto HDMI 2.1 libre cuando se le conecta un sistema de sonido externo por HDMI.

Más allá de los problemas con este chipset limitante que Sony se empeña en usar en sus televisores desde hace ya varias generaciones, el rendimiento en juegos de este televisor es de lo mejorcito del mercado gracias a un modo Juego que no renuncia al calibrado del color sin comprometer una latencia que se mantiene por debajo de 17 ms.

Hemos podido activar sin problema la función G-Sync de la GPU RTX del PC Gaming que usamos como plataforma de juegos, pero también es compatible con FreeSync y HDR. El único límite ha sido usar Dolby Vision en 4K a 120 Hz, siendo una opción disponible solo a 60 Hz.

Google TV sigue sumando buenos resultados

Con la misma vehemencia que afirmamos que es un error seguir apostando por el chipset MediaTek MT5895, decimos que la alianza entre Sony y Google TV es todo un acierto.

Generación tras generación, Sony ha ido mejorando la integración del sistema operativo de Google en sus televisores, y ahora nos encontramos ante una plataforma con un funcionamiento sólido y fluido que se centra en la experiencia de uso.

La pantalla principal muestra las recomendaciones y novedades de las distintas apps de plataformas en streaming y accesos directos a las fuentes de contenido, de forma que resulta más sencillo acceder a las series y películas.

Por otro lado, el sistema de pestañas de esta pantalla principal también facilita el acceso a todas las Aplicaciones disponibles en Google Play dando acceso a un enorme catálogo de apps y juegos. Entre ellas, Bravia Core, la plataforma de streaming exclusiva de Sony.

Sony mantiene algunas funciones realmente útiles como la Barra de ajustes rápidos. Desde ella se pueden seleccionar los perfiles de imagen o sonido de forma rápida, así como acceder al menú de ajustes completo con solo un par de pulsaciones, en lugar de hacerlo desde los menús del sistema.

La integración con el Asistente de voz de Google es completa, permitiendo activar el reconocimiento de voz desde los micrófonos del televisor mediante la palabra clave, o limitarlos al mando a distancia mientras se pulsa el botón dedicado.

50 W proyectados desde una pantalla que sirve de altavoz

Sony es una de las pocas marcas que ha conseguido integrar un sonido de buena calidad en gran parte de su catálogo OLED gracias al desarrollo de la tecnología Accoustic Surface.

Esta tecnología utiliza una serie de accionadores ditribuidos por la pantalla de forma que, al vibrar, convierten la pantalla en un altavoz que proyecta el sonido directamente frente al usuario sin que ello afecte lo más mínimo a la calidad de imagen.

En el caso del Sony Bravia XR A80K se entrega una potencia total de 50 W proporcionada por 3 actuadores de rango completo de 10 W que se encargan de reproducir las frecuencias medias y agudas, mientras una pareja de subwoofers de 10 W hace lo propio con los bajos.

Aunque no puede considerarse un sistema envolvente, sí dibuja una escena sonora amplia frente al espectador, en el que los diálogos se posicionan en la escena muy claramente impulsados por un perfil de sonido dedicado y un sistema de calibrado que reconoce la posición de muebles, paredes y otros elementos de la estancia y los usa para distribuir mejor el sonido.

Es un sistema de sonido integrado que, muy probablemente, satisfará a los usuarios ocasionales o que habitualmente ven programas y concursos de televisión, pero se queda algo corto para series y contenido cinematográfico, aunque el Bravia XR A80K es compatible con Dolby Atmos y DTS a través del canal eARC desde una fuente externa.

Sistema de sonido Sony HT-A3000, subwoofer SA-SW5 y traseros SA-RS3S

Junto al Bravia XR A80K, la marca nipona nos ha enviado uno de sus nuevos sistemas de sonido envolvente modular formado por la nueva barra de sonido HT-A3000, el subwoofer SA-SW5 y los altavoces traseros SA-RS3S.

El conjunto se entiende de maravilla y basta con encenderlos para que se detecten entre ellos. Después, el sistema de calibrado automático se encargará de ajustar el sonido en función de la distancia y posición de cada elemento teniendo en cuenta el tamaño y la forma de la estancia y el mobiliario.

La barra tiene una configuración de 3.1 canales con una potencia de 250 W que incluye un controlador central dedicado a la mejora de las voces apoyado por un doble subwoofer integrado. Todos los controladores son de tipo X-Balanced que reduce la distorsión y mejora la excursión de la membrana. Su precio es de 599 euros.

Para apoyar las frecuencias bajas contamos con los 300 W del subwoofer SA-SW5 que monta un controlador de 180 mm y un radiador pasivo que aumenta el impacto de todo lo que ves y escuchas. su precio no es menos espectacular ya que se encuentra en tiendas por 793 euros.

La barra proporciona un sonido envolvente compatible con Dolby Atmos, DTS:X y audio 360 Spatial Sound Mapping, que se potencia con unos altavoces traseros bidireccionales SA-RS3S que incluyen un woofer y un tweeter con una potencia total de 100 W. El precio de la pareja de altavoces es de 425 euros.

El sistema de sonido formado por esos tres elementos se integra con el Bravia XR A80K permitiendo utilizar los altavoces del televisor como altavoz central. Toda la configuración se realiza desde los menús del televisor, haciendo mucho más sencillo su uso.

Lo cierto es que la experiencia sonora que ofrece este conjunto está a otro nivel aportando un sonido envolvente nítido y realista que no satura con un movimiento constante de los elementos por los canales de sonido, sino que apuesta por crear una escena sonora más natural y llena de matices que te coloca en el centro de las escenas de las películas.

Versiones, ofertas y precio del Sony Bravia XR A80K de 55”

Sony nos ha cedido una unidad del Bravia XR A80K en un tamaño de 55 pulgadas, pero también está disponible en diagonales de 65 pulgadas y 77 pulgadas.

El tamaño de 77 pulgadas no solo incrementa la diagonal de su pantalla, sino que también aumenta su potencia de sonido hasta los 60 W.

Su precio oficial varía entre los 2.299 euros del modelo de 55”, pasando por los 3.199 euros que cuesta el de 65” o los 4.449 del modelo de 77”. No obstante, este modelo ya se puede encontrar en algunas tiendas con importantes descuentos, sobre todo en campañas promocionales como el Black Friday o la campaña de Navidad.

Sony Bravia XR A80K de 55”, la opinión de Computerhoy: ¿merece la pena?

Ponemos punto final a este análisis del Sony Bravia XR A80K con sensaciones encontradas, pero con una buena experiencia de uso general y se posiciona como uno de los mejores televisores de 55″ de 2022.

La marca nipona apenas ha añadido novedades o mejoras en esta actualización de su televisor OLED de gama media con respecto al modelo del año pasado. Tenemos un diseño muy parecido, el mismo procesador (que, ojo, eso no es malo en absoluto), el mismo chipset de MediaTek y sus mismas limitaciones para el gaming.

La brisa de aire fresco podría haberlo aportado el panel OLED Evo, pero la falta de un disipador le ha impedido brillar más que su antecesor, tanto en el sentido metafórico como en el literal.

Aun así, el Bravia XR A80K es uno de los televisores con mejor relación calidad precio de la marca ya que el procesador Cognitive XR exprime al máximo el potencial de su pantalla dejando una calidad de imagen excelente en todos los escenarios.

No me malinterpretes, no es el televisor más barato del mercado pero, teniendo en cuenta que Sony acostumbra a tener unos precios algo más altos que los de sus rivales, el Bravia XR A80K se posiciona en un rango que mira de tú a tú a los OLED C2 de LG o a los Philips OLED 806.

Con información de Telam, Reuters y AP