Apple iPhone 14, análisis y opinión | Tecnología

En otras generaciones, como la del iPhone 13 o el iPhone 12, si nos remontamos un poco más, la tarea era bastante fácil. Teníamos un precio acorde al del mercado, características muy avanzadas como el SoC más potente y una cámara que iba mejorando generación a generación.

El año pasado ya fue complicado justificar el salto de un iPhone 12 a un iPhone 13 (a no ser que tuvieras el 12 Mini con sus problemas de batería, algo que solucionó el 13 Mini) y este año te va a tocar leer la review para ver si vale la pena la versión “normal” o mejor esperar a que haya stock del iPhone 14 Pro.

Y ojo, antes de continuar, te dejo enlazado el análisis del iPhone 14 Pro y Pro Max. Dicho esto, al lío.

  iPhone 14
Pantalla Panel OLED de 6,1″
Refresco 60 Hz
Panel Dolby Vision
Brillo de 800 nits, pico 1.200 nits
Resolución 2.532 x 1.170 píxeles | 460 ppp
Procesador Apple A15 con 5 núcleos de GPU
Memoria RAM 6 GB
Almacenamiento 128
256
512 GB
Cámaras principales Principal de 12 Mpx f/1.5 Dual Pixel y sensor estabilizado
Gran angular de 12 Mpx f/2.4
Cámara frontal 12 Mpx f/1,9
Sensor 3D
Autofocus
Batería 3.279 mAh
Carga de 20 W
MagSafe de 15 W
Carga magnética de 7,5 W
Sistema operativo iOS 16
Dimensiones y peso 146,7 x 71,5 x 7,8 mm | 172 gramos
Precio 1.009 euros

Apartados del análisis del iPhone 14:

Mismo cuerpo e idéntica pantalla que en el iPhone 13

A nivel de diseño, no ha cambiado nada. Al menos fuera de Estados Unidos, claro. Y es que, en ese territorio el iPhone 14 no tiene ranura para la SIM, ya que es obligatorio usar una eSIM. Nosotros, de momento, nos libramos y vas a poder usar tu SIM de forma totalmente normal.

Más allá de ese cambio estético en un territorio, por lo demás tenemos el mismo cuerpo que vimos en el iPhone 13 (y en el iPhone 12, excepto por la posición de las cámaras). Este modelo me encanta por el acabado y, además, por las dimensiones y peso.

La pantalla de 6,1” aprovecha genial los marcos, tiene unas dimensiones bastante contenidas con sus 146,7 milímetros de alto y un peso de solo 172 gramos, por lo que llevarlo en la mano o en el bolsillo es comodísimo.

La trasera es de cristal con acabado brillante, por lo que dependiendo del color, las huellas se marcarán más o menos y los laterales son de aluminio con textura, creando una sensación muy agradable.

Pero, en definitiva, es el mismo cuerpo que el del iPhone 13 con la misma protección IP68, la misma disposición de cámaras y el mismo Lightning. Así que, ninguna novedad aquí, pero tampoco es que hiciera mucha falta porque el dispositivo ya es premium por los cuatro costados.

Donde creo que se han quedado cortos es en la pantalla. Es idéntica a la del modelo del año pasado y, teniendo en cuenta no solo que es una nueva generación, sino que ha subido 100 euros, considero que debería haber novedades.

El panel es el Super Retina XDR, la terminología de Apple para decirnos que tenemos un panel OLED muy bien calibrado con una resolución de 2.532 x 1.170 píxeles. Se ve genial en el día a día y por la calle, ya que el brillo es bastante alto.

Apple habla de 1.200 nits de pico con un brillo de 800 nits en el modo de altos brillos, pero como siempre, lo hemos medido para ver qué tal. Según nuestras pruebas, tenemos una media de 2.186 luxes.

Para ver contenido es un móvil espectacular que tiene el archiconocido notch y que cuenta con una muy buena interpretación de color. Editar fotos y vídeos en esta pantalla también es una gozada, tiene audio estéreo para disfrutar de las series y una muy buena sensibilidad para jugar.

¿El problema? Que también es calcado al modelo del año pasado en lo que se refiere al refresco del panel. Que un móvil de 2022 y de más de 1.000 euros siga con un panel a 60 Hz me parece inexplicable.

Va muy fluido, sí, porque las animaciones de iOS 16 ayudan mucho, pero cuando pruebas móviles con tasas superiores, volver a los 60 Hz es complicado y, definitivamente, en este aspecto el iPhone 14 no está a la altura.

Seguimos con el Apple A15, pero ahora con un núcleo más de GPU

Y otro punto polémico son las tripas. Por primera vez, Apple ha diferenciado el modelo estándar del Pro en el procesador, por lo que aquí tenemos el A15 en lugar de ver el salto al A16. 

Sinceramente, a día de hoy me preocupa muy poco esto porque el rendimiento va a seguir siendo mejor que el de la gran mayoría de móviles Android con los Snapdragon más potentes. 

Es un chip bestial en CPU y GPU, pero también en eficiencia y, además, este año viene acompañado de 6 GB de RAM y un núcleo más de GPU.

iPhone 14 iPhone 14 Pro iPhone 14 Pro Max iPhone 13 Pro Max iPhone 13 Pro iPhone 13
SoC A15 A16 A16 A15 A15 A15
AnTuTu 799.297 918.518 905.098 802.319 828.977 805.396
3D Mark Wild Life puntuación Demasiado alta Demasiado alta Demasiado alta 9.071 9.728 9.166
3D Mark Wild Life FPS 54,1 fps 57,1 fps 59 fps 54,3 fps 58,3 fps 54,9 fps
3D Mark Wild Life Extreme puntuación 2.697 3.103 3.199 2.849 2,933
3D Mark Wild Life Extreme FPS 16,2 18,6 fps 19,2 fps 17,1 fps 17,6 fps
Geekbench single-core 1.718 1.892 1.859 1.737 1.730
Geekbench multi-core 4.629 5.447 5.439 4.718 4.761

Vaya, que es el SoC y RAM del iPhone 13 Pro, pero en el iPhone 14. El problema que veo es que, a largo plazo y más allá del rendimiento, el iPhon 14 dejará de actualizarse a la última versión de iOS un año antes que el iPhone 14 Pro, creando una fragmentación que antes tardaba más en llegar. O eso debería pasar debido a la elección del chip.

Veremos qué significa esto de cara al futuro, pero de nuevo, siendo chips “de la casa” y teniendo en cuenta el precio, considero que este terminal debería tener el A16 en el interior.

Pero bueno, más allá de esta reflexión, a nivel de experiencia de usuario el iPhone 14 sigue siendo una auténtica bestia. 

Puede con el juego que le eches sin problema alguno, no vas a notar un calentamiento excesivo a no ser que estés ejecutando el juego más exigente de la tienda mientras lo cargas y, para usuarios que no jueguen, el rendimiento será excepcional y no notarán calorcito.

En autonomía… tampoco hay muchos cambios. Tenemos un ligero aumento de capacidad, pasando de los 3.240 mAh del iPhone 13 a los nuevos 3.279 mAh y, sinceramente, la experiencia es exactamente la misma.

He llegado al final del día sin problema en una jornada en la que he usado el terminal con redes sociales, Telegram, navegación web, fotos esporádicas y alguna partidita a Beatstar o Galaga Wars+, juegos nada exigentes.

Creo que es un uso bastante típico y, ahora que estoy de vacaciones y tengo las redes del trabajo desactivadas, ya digo que he llegado a la noche sin mayor problema y sin preocuparme en absoluto.

Sin embargo, si le vas a dar a juegos exigentes (recomendadísimo Tower of Fantasy) o si te vas a perder por ahí con el GPS, te tocará ir con una batería Magsafe portátil. 

No te recomiendo, para nada, la oficial de Apple, ya que soluciones como la de Anker (que probamos y comparamos en su día con la oficial de Apple) son bastante más solventes.

Y sobre la carga, pues ya lo sabes: misma velocidad de carga que en el iPhone 13, cargador ausente y Lightning, una combinación que hará que estés hora y media cargando con un cargador de 27 W, el que tengo del MacBook Air M1.

Más allá de esto, me gustaría comentar un par de cosas que tiene el iPhone 14 y que no he probado bien porque no he tenido la mala suerte de tener un accidente… y porque una de ellas no funciona fuera de Estados Unidos y Canadá (qué sorpresa).

  • La detección de una colisión en vehículos funciona gracias al acelerómetro, giroscopio y posicionamiento GPS. Si lo llevamos en el coche y tenemos un accidente, una serie de algoritmos dentro del iPhone 14 (y 14 Pro) cruzan datos para posicionarnos y llamar automáticamente a emergencias. No lo he probado, por suerte, pero ya hay análisis muy buenos en YouTube. Echa un ojo a este de TechRax.
  • Por otro lado, las llamadas por satélite. Si te pierdes en medio de la nada y tienes la “suerte” de ser estadounidense o canadiense, el iPhone 14 y 14 Pro tienen sistemas para poder realizar llamadas con conexión satelital. Tienes una app que permite ubicar los satélites para poder apuntar directamente a ellos y realizar la llamada, pero es un servicio que solo funciona en esos dos países y, pasados los dos primeros años, será de pago. 

Photonic Engine y las cámaras del 13 Pro sobresalen en el iPhone “barato”

Como estás viendo, el iPhone 14 es una mezcla entre el iPhone 13 y el 13 Pro, algo que también se puede ver claramente en las cámaras.

A nivel de hardware, tenemos el mismo gran angular que el año pasado en el iPhone 13, un 12 megapíxeles con un angular de 120º y una apertura f/2.4 que en condiciones normales está bien y que, de noche, está algo lejos del top de grandes angulares en Android. Esto lo veremos más adelante.

El sensor principal, sin embargo, es el mismo que teníamos en el iPhone 13 Pro, un sensor más grande que favorece un desenfoque de fondo fácil y natural, con 12 megapíxeles y estabilización en el propio sensor.

A este hardware, que ya conocíamos del año pasado, repito, se le suma el Photonic Engine. Se trata de un nombre rimbombante para una serie de procesos de procesado de fotografía que, ahora, integra Deep Fusion (las mejoras por IA) en un punto temprano del proceso, y no casi al final, como en los iPhone de generaciones anteriores.

Seguimos sin tener ProRAW, algo reservado a los iPhone Pro, pero en el día a día, la cámara principal de este iPhone 14 te va a satisfacer completamente. Es cierto que hay un procesado que, en ocasiones, se pasa de rosca, pero me gusta mucho la estética de las fotos de este terminal.

Creo que tienen algo más de nitidez que la del año pasado (pueden ser los nuevos sistemas de procesado, ya que el sensor lo conocíamos de sobra) y me sigue gustando mucho que tenemos un perfil más natural y dos que emulan tanto las fotos de los Samsung (más saturadas y vivas) como las de los Pixel (más contrastadas).

De noche, de día y en interiores, el iPhone 14 Pro es uno de los mejores teléfonos para hacer fotos con el principal, sin duda alguna, pero el gran angular es otro cantar.

Con condiciones buenas de luz, tenemos un buen resultado. Sí, las esquinas se pueden deformar y el punto dulce está en el centro, pero el procesado es bueno, la ciencia de color hace que los resultados entre el principal y el gran angular sean consistentes y, para ciertas situaciones, sobre todo artísticas, es una buena cámara.

Cuando cae la luz, sin discusión y pese a la mejora de Photonic Engine, no está a la altura de rivales como el Oppo X5 y algún que otro Android.

En el frontal tenemos una cámara nueva, la misma de 12 megapíxeles que en el iPhone 14 Pro y, además, cuenta con autofocus. 

Me parece que ofrece unos buenos resultados, aunque sigue tirando a unos tonos más anaranjados y cálidos en el retrato que… bueno, si te gusta, pues genial, pero si no, podrás corregir a posteriori.

Donde no tiene prácticamente rival es en el vídeo. El iPhone 14 es, por detrás del iPhone 14 Pro, el mejor móvil para grabar vídeo en el mercado. Tanto la nitidez como la estabilización y el enfoque son excelentes y me gusta decir que son las Sony de vídeo dentro de los móviles.

De noche sigue teniendo problemas con destellos en las lentes, algo que también acusa el modelo Pro, pero en las demás situaciones, es una auténtica bestia. Con la app principal es genial, pero si se combina con una app como FilMic Pro, el resultado puede ser profesional.

Las tres cámaras graban a 4K60, la captación de los micros es muy buena y me encanta para esta tarea. Además, esta generación graba en cinematic mode a 4K24 o 30. He visto una mejora notable en este modo y el extra de nitidez le sienta realmente bien, pero no entiendo cómo la cámara lenta sigue siendo a 240 fps en 1.080p.

Teniendo en cuenta los sensores y la potencia del SoC,  creo que va siendo hora de contar con, al menos, 4K120, algo que no está tampoco en el 14 Pro.

Lo que sí han añadido es un “modo acción”, un modo estabilizado digitalmente que añade ruido a la imagen en cualquiera de los sensores y que sí, estabiliza muy bien, pero es que la propia estabilización del sensor ya es realmente buena.

Este modo graba a 2,8K60 y, para ciertas situaciones, puede estar bien, pero es algo a lo que no voy a sacar partido y, de nuevo, creo que la calidad de imagen se resiente bastante.

Un iPhone de transición

Y llegamos al final del análisis del iPhone 14 con un sabor de boca… extraño. En algunos puntos, se trata de un teléfono espectacular, pero en otros está claramente por debajo de la competencia y, además, no creo que esté justificada la subida de precio.

Que sí, que la situación europea es un desastre para algunas cosas y en Estados Unidos no ha subido de precio, pero es el mismo teléfono del año pasado excepto por la cámara principal, el procesado de la imagen, el núcleo extra de la GPU y la RAM.

Es una especie de iPhone 13S y si vienes de un iPhone 12 o 13, no te recomiendo cambiar, en absoluto. Si vienes de un iPhone X, un XS o un XS, pues la cosa puede estar más justificada, pero teniendo en cuenta el precio, quizá estiraría un poco más para ir a por el 14 Pro o, incluso, buscaría un iPhone 13 Pro.

Dicho esto, que simplemente es mi opinión, si lo compras tendrás una pantalla excelente (pese a los 60 Hz), la mejor grabación de vídeo en un móvil (solo por detrás de su hermano mayor) y una cámara principal espectacular para hacer fotos en cualquier situación. 

Pero bueno, al final, en todo momento he tenido la sensación de estar ante un iPhone que volverá a ser recomendable en 2023, ya que este año tenemos unas novedades muy escasas. Mejora en ciertos apartados y no empeora en nada, pero el precio es muy determinante en esta generación. 

Resumen del análisis del iPhone 14

Tras la conclusión de esta review, simplemente quiero apuntar los principales cambios entre el iPhone 13 y el iPhone 14 para que veas qué supone el cambio de generación. 

Tienes la valoración completa, mi opinión y las pruebas en los párrafos anteriores, esto es, simplemente, un sumario de lo más importante.

No voy a entrar en colores o detalles muy pequeños, ya que no marcan la diferencia en el día a día:

  • La cámara principal es la del iPhone 13 Pro con un sensor más grande y estabilización en el propio sensor. 
  • La cámara frontal tiene 12 megapíxeles y enfoque automático.
  • El procesado se realiza con Photonic Engine, logrando una mayor definición y una mejor captación de luz en las tres cámaras.
  • El vídeo cinematográfico sube a 4K30, pero también podemos grabar a 24 fps.
  • Tiene modo acción para tomas más movidas a 2,8K y 60 fps.
  • Dentro tiene el A15, pero está acompañado por 6 GB de RAM en lugar de por 4 GB y tiene 5 núcleos de GPU frente a los 4 núcleos del año pasado.
  • Si te pierdes en Estados Unidos y Canadá, puedes llamar a emergencias por satélite.
  • Si tienes un accidente de coche, llama a emergencias automáticamente.

Así que, bueno, aquí tienes todo lo que tenía que decir sobre el iPhone 14 y mi opinión del dispositivo. Espero que te haya sido de ayuda.

Con información de Telam, Reuters y AP