Apple Watch marca múltiples tipos de latidos cardíacos irregulares, muestra un estudio

Las personas que reciben notificaciones de pulso irregular en un Apple Watch pero no tienen fibrilación auricular, la condición que la función se enfoca en detectar, aún podrían tener otro tipo de problema con los latidos del corazón, según un nuevo estudio.

Los hallazgos muestran que incluso si alguien con una alerta preocupante de su Apple Watch no recibe un diagnóstico de fibrilación auricular, es posible que no esté a salvo, dice el autor del estudio Marco Perez, director de la Clínica de Arritmias Heredadas en el Centro Médico de la Universidad de Stanford. . “Incluso si no encontrara fibrilación auricular, encontramos a muchas personas que tenían algo más que probablemente necesitaba atención clínica”, dice.

El análisis, publicado en la revista Circulación, se realizó utilizando datos del Apple Heart Study, que fue diseñado para probar la capacidad del Apple Watch para detectar ritmos cardíacos irregulares. Se lanzó en 2017 e incluyó a más de 400.000 participantes. En el estudio, a cualquier persona que recibiera una notificación de pulso irregular del reloj se le envió un parche clínico de ECG, que podía monitorear su ritmo cardíaco durante un período de tiempo más largo. Aproximadamente 2,000 participantes recibieron una notificación de pulso irregular, y un análisis anterior mostró que alrededor de un tercio de las personas que luego usaron un parche de ECG presentaron fibrilación auricular durante ese período de monitoreo.

Este nuevo estudio analizó los datos del parche de ECG de los participantes restantes que no lo hice le han detectado fibrilación auricular. «Si no encontramos fibrilación auricular, ¿qué encontramos?» Pérez dice. Alrededor del 40 por ciento de esas personas tenían algún otro tipo de pulso irregular, incluidas contracciones auriculares prematuras (latidos cardíacos adicionales provenientes de la parte superior del corazón) y contracciones ventriculares prematuras (latidos cardíacos adicionales desde la parte inferior del corazón). «Tenían muchos de estos latidos extra», dice. «Esas son cosas a las que prestamos atención».

Los cardiólogos aún no tienen una idea clara de lo peligrosos que pueden ser esos tipos de latidos cardíacos adicionales frecuentes y, a menudo, no se ponen de acuerdo sobre cómo o si deben tratarse, dice Pérez. Se han relacionado con el desarrollo de fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca, pero no existe una comprensión clara de la mejor manera de controlarlos.

El estudio también mostró que casi un tercio de los participantes del estudio que no tenían fibrilación auricular detectada en el parche de ECG dijeron que finalmente se les diagnosticó la afección fuera del estudio. Entonces, incluso si alguien no obtiene un diagnóstico en una evaluación inicial, puede tener sentido vigilarlo en el futuro. “Probablemente tengamos que empezar a pensar en la mejor estrategia para seguir a esos pacientes a lo largo del tiempo”, dice Pérez.

En este momento, existe una amplia gama de respuestas a este tipo de alertas. Si alguien le dice a un cardiólogo que ha recibido una notificación de pulso irregular, el médico puede realizar un chequeo rápido de 10 segundos en un ECG en el consultorio. Otros médicos pueden enviarlos a casa con un parche durante una semana. Otros, si hay otros factores que los hacen sospechar, podrían querer hacer un monitoreo a más largo plazo. La tecnología aún es nueva y el enfoque aún está evolucionando, dice Pérez.

La investigación adicional ayudará a perfeccionar el enfoque. Pero por ahora, este estudio implica que las personas que reciben advertencias de pulso irregular deben vigilar la salud de su corazón, dice Pérez. «Es muy posible que esté sucediendo algo que podría causarle un pulso irregular y podría ser una señal de que algo anda mal en su corazón».