Argentina pide apoyo a EEUU en plena negociación con FMI

Cafiero dijo a Blinken que Argentina “ha emprendido un camino que apunta a consolidar un crecimiento económico sostenible e inclusivo” y afirmó “que es necesario un mensaje de la autoridad política al Tesoro para contar con el apoyo de Estados Unidos en el Fondo Monetario Internacional, y que de esa manera no se restrinja el crecimiento”, dijo un comunicado de la Cancillería argentina.

Argentina considera que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos es el que tiene más peso en el marco de las negociaciones con la entidad de crédito.

Según el comunicado de la Cancillería, Blinken dijo por su parte que “apoya firmemente” las negociaciones con el FMI y aspira a una “pronta resolución positiva”. También destacó las tasas de crecimiento macroeconómico presentadas por el canciller Cafiero y resaltó la importancia de Argentina para la región.

Ned Price, vocero del Departamento de Estado, informó por su parte que, respecto a lo discutido sobre las negociaciones en curso con el FMI, Blinken alentó a la Argentina a presentar “un marco sólido de política económica” que le devuelva el crecimiento al país.

Deberías leer:   Bachelet denuncia que no tiene acceso a cárceles militares

Argentina mantiene una larga y ardua negociación con la entidad de crédito para refinanciar 44.000 millones de dólares de un préstamo otorgado al gobierno del conservador Mauricio Macri (2015-2019) en medio de una crisis cambiaria. De los 19.000 millones de dólares que vencen este año, sólo en el primer trimestre hay que cancelar 3.900 millones.


Uno de los puntos que más discrepancias está generando es el déficit fiscal al que debería comprometerse el país sudamericano. Según la estrategia argentina, para llegar a un acuerdo que evite un nuevo default, como ha sido costumbre a lo largo de su historia, es necesario contar con la luz verde del gobierno de Joe Biden.

Previo al encuentro, el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, dijo a medios internacionales que prácticamente hay acuerdo con el Fondo sobre cuál es el principal resultado fiscal hacia el que debe converger la economía, pero las diferencias se centran en “la velocidad”, porque se analizan “diferentes objetivos” y dijo que el diálogo avanza pero “todavía queda un largo camino por recorrer” para sellar un acuerdo.

Deberías leer:   Asesinato de 2 sacerdotes entrega a líderes mexicanos una nueva crítica: la Iglesia Católica

El presidente peronista, Alberto Fernández, sostiene que su gobierno no puede pagar los vencimientos de este año a la entidad y cuestiona que pretenda imponer un programa económico basado en el ajuste. Fernández también sostiene que el crédito otorgado a Argentina en 2018 fue un error del organismo y tenía un carácter “político” para ayudar al entonces presidente Macri.

En esa línea, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que gobernó entre 2007 y 2015 y es una de las voces más críticas con el Fondo, afirmó tras el encuentro de la canciller con su homólogo estadounidense que en Argentina “lo que nos pasó -y nos pasa- por la pandemia macrista, cuando en 2018 Macri trajo de vuelta el FMI” al país.

Fernández de Kirchner cuestionó a la organización por haber dado un préstamo excepcional “para salvar el gobierno (a Macri) y ayudarlo a ganar las elecciones”. “No solo no ganó las elecciones, sino que tampoco se sabe dónde están esos dólares. ¿Alguien los vio? En cualquier caso, por favor llamen al 911”, ironiza el vicepresidente, representante del ala más izquierdista de la coalición en el poder.

Deberías leer:   ¿Ha sido premeditada el alza de precios de la gasolina?

Argentina aspira a obtener el mayor apoyo político dentro y fuera de sus fronteras en sus conversaciones con el FMI. En los últimos meses, el presidente Fernández ha obtenido el apoyo de muchos países de América Latina y varios de Europa.

Internamente, aún no ha podido mostrar un consenso político nacional en torno a las negociaciones con el FMI porque las conversaciones con los opositores están congeladas.

La coalición Juntos por el Cambio -principal fuerza opositora- exigió al gobierno un plan económico que resuelva problemas como la pobreza, “sin improvisaciones”. También advirtió que “cuando hay una carta de intención con el Fondo Monetario Internacional, su tratamiento en el Congreso debe ser transparente con todas las fuerzas políticas y con el pueblo”.