Atacados y vulnerables, algunos afganos están formando sus propios ejércitos

KABUL, Afganistán – La masacre de estudiantes, en su mayoría adolescentes, en un centro de tutoría. La muerte de jóvenes atletas en un atentado suicida en un club de lucha libre. Madres asesinadas a tiros con recién nacidos en brazos.

Estos implacables asesinatos de hazaras, una minoría perseguida en Afganistán, finalmente resultaron ser demasiado para Zulfiqar Omid, un líder hazara en la parte central del país.

En abril, el Sr. Omid comenzó a movilizar a hombres armados en milicias para defender las áreas de Hazara contra los talibanes y el afiliado del Estado Islámico en Afganistán. Dijo que ahora comanda a 800 hombres armados en siete áreas de estacionamiento reunidos en lo que él llama “grupos de autoprotección”.

“Los hazaras mueren en ciudades y carreteras, pero el gobierno no los protege”, dijo Omid. “Suficiente es suficiente. Tenemos que protegernos ”.

A medida que las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN se retiran de Afganistán, y las conversaciones entre los talibanes y el gobierno respaldado por Estados Unidos vacilan, los grupos étnicos de todo el país han formado milicias o dicen que planean armarse. La prisa por reclutar combatientes y armas evoca las guerras muyahidines de principios de la década de 1990, cuando las milicias rivales mataron a miles de civiles y dejaron secciones de Kabul en ruinas.

Un movimiento de milicias concertado y decidido, incluso si nominalmente se alinea con las fuerzas de seguridad afganas, podría fracturar el gobierno inestable del presidente Ashraf Ghani y una vez más dividir el país en feudos gobernados por señores de la guerra. Sin embargo, estos ejércitos improvisados ​​pueden eventualmente servir como la última línea de defensa, ya que las bases de las fuerzas de seguridad y los puestos de avanzada colapsan constantemente ante una feroz avalancha de ataques por parte de los talibanes.

Desde que se anunció la retirada de las tropas estadounidenses en abril, los hombres fuertes de la región han publicado videos en las redes sociales que muestran a hombres armados con rifles de asalto y jurando luchar contra los talibanes. Algunos líderes de las milicias temen que las debilitadas conversaciones de paz en Doha, Qatar, colapsen después de que las tropas extranjeras se vayan y los talibanes intensifiquen un asalto total para capturar capitales provinciales y sitiar Kabul.

“Por primera vez en 20 años, los agentes del poder están hablando públicamente sobre la movilización de hombres armados”, escribió la Red de Analistas de Afganistán, un grupo de investigación en Kabul, en un informe del 4 de junio.

Los hazaras tienen más que temer del regreso al poder de los talibanes, que masacraron a miles del grupo predominantemente chií cuando los militantes musulmanes sunitas gobernaron la mayor parte de Afganistán de 1996 a 2001. Los talibanes consideran herejes a los hazaras.

El comandante de la milicia hazara más destacado es Abdul Ghani Alipur, cuyos milicianos en la provincia de Wardak, una zona montañosa que limita con Kabul, se han enfrentado con las fuerzas gubernamentales. El Sr. Alipur estuvo implicado en el derribo de un helicóptero militar en marzo. En una entrevista, negó cualquier implicación, aunque un asistente dijo en ese momento que los milicianos del Sr. Alipur habían disparado contra la aeronave.

Deberías leer:   La policía de Hong Kong arresta a cinco personas por libros para niños considerados 'sediciosos'

“Si no nos ponemos de pie y nos defendemos, la historia se repetirá y seremos masacrados como durante la época de Abdul Rahman Khan”, dijo Alipur, refiriéndose al “Emir de Hierro” pastún que gobernó a finales del siglo XIX. siglo, masacrando y esclavizando a los hazaras. El folclore afgano dice que mostró torres construidas con cabezas cortadas de Hazara.

“Nos obligaron a recoger armas”, dijo Alipur sobre el gobierno, que no ha protegido a los hazaras. “Debemos llevar armas para protegernos”.

Durante las últimas dos décadas, los hazaras han construido comunidades prósperas en el oeste de Kabul y en Hazarajat, su tierra natal montañosa en el centro de Afganistán. Pero sin milicias propias, han sido vulnerables a los ataques.

Las demandas de Hazara por un ejército se intensificaron después de que hasta 69 colegialas murieran en un atentado con bomba en Kabul el 8 de mayo. Menos de un mes después, tres minivans de transporte público fueron bombardeados en los vecindarios de Hazara de Kabul, matando a 18 civiles, la mayoría de ellos Hazara. Entre ellos se encontraba una periodista y su madre, dijo la policía. Desde 2016, al menos 766 hazara han muerto solo en la capital en 23 ataques, según datos del New York Times.

“Los tayikos tienen armas, los pastunes están armados”, dijo Arif Rahmani, miembro hazara del Parlamento. “Los hazaras también debemos tener un sistema para protegernos”.

Mahdi Raskih, otro miembro hazara del parlamento, dijo que había contado 35 ataques importantes contra hazaras en los últimos años, una campaña de genocidio, dijo. Dijo que había perdido la paciencia con las promesas gubernamentales de protección para las escuelas, mezquitas y centros sociales hazara.

“Si no pueden brindar seguridad, sea honesto y admítalo”, dijo Raskih. “La gente cree que el gobierno no se siente responsable por ellos, por lo que nuestra gente debe tomar armas y luchar”.

Los soldados, policías y oficiales de inteligencia hazara han renunciado o han sido obligados a salir de las fuerzas de seguridad debido a la discriminación, dijo Raskih, proporcionando a las milicias una valiosa fuente de hombres entrenados. Muchos políticos hazaras, incluido el segundo vicepresidente de Ghani, Sarwar Danesh, han pedido al gobierno que detenga lo que llaman un genocidio de hazaras. Cientos de hazaras han recurrido a Twitter, en #StopHazarasGenocide, para exigir protección del gobierno.

Incluso cuando algunos hazaras se movilizan, algunos grupos tayikos y uzbecos nunca disolvieron por completo las milicias que ayudaron a las fuerzas estadounidenses a derrocar a los talibanes en 2001. Otros comandantes étnicos han comenzado recientemente a formar milicias mientras los talibanes continúan invadiendo las bases y puestos de avanzada del gobierno.

Deberías leer:   Un deslizamiento de tierra mata a 9 personas en el norte de la India y destruye un puente

Muchos de estos agentes de poder están enfrascados en una lucha duradera con la administración de Ghani, compitiendo por el control, mientras intentan ganar terreno en un Afganistán posterior a la retirada.

A nivel nacional, un líder prominente para mantener una milicia es Ahmad Massoud, de 32 años, hijo de Ahmad Shah Massoud, un carismático comandante de la Alianza del Norte que ayudó a las fuerzas estadounidenses a derrotar a los talibanes a fines de 2001.

Ahmad Massoud ha reunido una coalición de milicias en el norte de Afganistán. Al llamar a su levantamiento armado la Segunda Resistencia, Massoud está supuestamente respaldado por unos pocos miles de combatientes y una docena de comandantes de milicias envejecidos que lucharon contra los talibanes y los soviéticos.

Algunos líderes afganos dicen que Massoud no tiene experiencia para liderar un movimiento armado de manera efectiva. Pero algunos líderes occidentales lo ven como una valiosa fuente de inteligencia sobre Al Qaeda y los grupos del Estado Islámico dentro de Afganistán.

En otros lugares, la lista de líderes regionales que parecen estar movilizándose se lee como un quién es quién de la guerra civil del país en la década de 1990. Pero sus fuerzas están lejos de ser tan dominantes ahora.

El brutal hombre fuerte de Uzbekistán, el general Abdul Rashid Dostum, ha mantenido durante mucho tiempo un ejército privado de miles de personas desde su base en la provincia de Jowzjan. El general Dostum, acusado de crímenes de guerra y de sodomizar a un rival uzbeko con un rifle de asalto, sería, no obstante, una figura central en cualquier levantamiento armado contra los talibanes.

Otro agente de poder cuyas acciones están siendo vigiladas de cerca, Atta Muhammad Noor, es un ex señor de la guerra y figura dominante en la provincia de Balkh, que incluye el centro comercial de Afganistán, Mazar-i-Sharif. Dijo el martes que movilizaría sus milicias junto con las tropas del gobierno para tratar de retomar el territorio que había caído en manos de los talibanes en los últimos días después de la rápida ofensiva de los insurgentes en el norte.

En la provincia de Herat, en el oeste, el ex señor de la guerra tayiko Mohammed Ismail Khan, otro comandante de la Alianza del Norte que ayudó a derrotar a los talibanes, recientemente transmitió una ruidosa reunión de hombres armados en su página de Facebook.

Khan dijo a sus partidarios que medio millón de personas en Herat estaban preparadas para tomar las armas para “defenderlos y mantener su ciudad segura”, una clara señal de que tenía la intención de movilizar a su milicia si se entablaban conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes. colapsado.

También en Herat, Kamran Alizai, un pastún que dirige el consejo provincial, dijo que comandaba un gran número de hombres armados listos para movilizarse en cualquier momento.

Deberías leer:   La carrera de una estrella en ascenso se truncó. Su impacto apenas comienza.

“No quiero decirles cuántas personas armadas tengo, pero todos están armados en Afganistán”, dijo Alizai.

Si las fuerzas del gobierno no pudieron retener a Herat, dijo: “Los apoyaremos y lucharemos contra los talibanes”.

La Red de Analistas de Afganistán informó que Abdul Basir Salangi, un excomandante de la milicia y exjefe de policía en Kabul, dijo en un discurso en enero que se estaban formando milicias en el distrito de Salang en el centro-norte de Afganistán en caso de que las conversaciones colapsaran. “Tal conversación se ha vuelto más flagrante desde el anuncio de la retirada de las tropas estadounidenses”, dice el informe.

Para las milicias hazara, un comodín son miles de excombatientes hazara de la división Fatemiyoun, entrenados por Irán y desplegados en Siria entre 2014 y 2017, aparentemente para proteger los sitios religiosos musulmanes chiítas del Estado Islámico dominado por los musulmanes sunitas. Otros fueron enviados a Yemen para luchar junto a los rebeldes hutíes contra el gobierno respaldado por Arabia Saudita.

Muchos combatientes de Fatemiyoun han regresado a Afganistán, lo que genera temores de que se incorporen a las milicias Hazara, proporcionando a Irán una fuerza de poder dentro del país. Pero analistas y líderes hazara dicen que el ex Fatemiyoun ha sido rechazado debido a sus vínculos con Irán y al posible procesamiento por parte del gobierno afgano.

En Kabul, muchos hazaras dicen que están dispuestos a tomar armas. Mohammad, un comerciante que, como muchos afganos, tiene un solo nombre, dijo que cruzó una zanja que fluía con sangre cuando salió corriendo de su tienda para ayudar después de que las explosiones sacudieron la escuela secundaria vecina Sayed Ul-Shuhada el 8 de mayo, matando a decenas de niñas en la escuela. se fueron a casa.

“Tengo 24 años y ha habido 24 ataques en mi vida” contra los hazaras, dijo. En mayo de 2020, dijo, estaba visitando a su madre embarazada en una sala de maternidad cuando hombres armados mataron a 15 personas, incluidas madres que acunaban a recién nacidos.

El Sr. Mohammad dijo que varios de sus amigos se han unido recientemente a las milicias lideradas por el Sr. Alipur y el Sr. Omid.

“Si esta situación continúa”, dijo, “tomaré un arma y mataré a quien nos mate”.

Asadullah Timory contribuyó con informes de la provincia de Herat, Farooq Jan Mangal de la provincia de Khost y Taimoor Shah de la provincia de Kandahar.