Ataque israelí mató a otro comandante de la Yihad Islámica, que respondió con un ataque a Jerusalén

Un ataque aéreo israelí mató a un comandante del grupo armado palestino Yihad Islámica Palestina (PIJ), anunciaron los combatientes el domingo. Se trata de Khaled Mansour, quien dirigió las operaciones del grupo con apoyo iraní en el sur de la Franja de Gaza. Él era el segundo líder asesinado en un creciente conflicto transfronterizo.

Mansour murió el sábado por la noche, un día después de que otro ataque israelí matara al comandante del grupo militante en el norte. La lucha, que ya ha matado a 29 palestinos, ha incluido cohetes disparados contra Israel y marca el peor episodio de violencia entre Israel y militantes palestinos desde el final de una guerra de 11 días en 2021.

La Yihad Islámica, por su parte, respondió este domingo con la lanzamiento de una serie de cohetes desde Gaza en dirección a JerusalénAunque no llegaron a la ciudad, encendieron las alarmas antiaéreas en las comunidades aledañas.

El primer ministro israelí, Yair Lapid, dijo que el ejército continuaría atacando objetivos en la Franja de Gaza «de manera precisa y responsable para minimizar el daño a los no combatientes. La operación continuará todo el tiempo que sea necesario».

Mientras tanto, las tensiones podrían aumentar por la celebración de una festividad judía en la que los legisladores israelíes ultranacionalistas planeaban visitar un lugar de culto sensible en Jerusalén, conocido por los judíos como el Monte del Templo y por los musulmanes como el Santuario Noble. Tales visitas pueden ser un desencadenante común de enfrentamientos entre israelíes y palestinos.

Un misil del sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro de Israel es lanzado desde el sur de Israel. Foto Jack Guez / AFP

Las Brigadas Al-Qdus de la Jihad Islámica confirmaron el domingo que el ataque en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza, había matado a Mansour y a otros dos militantes. El bombardeo también mató a cinco civiles, incluidos un niño y tres mujeres.destruyendo varias casas.

El Ministerio de Salud de Gaza informó el domingo de 29 muertos en lo que va de los enfrentamientos en la franja costera, entre ellos seis niños y cuatro mujeres. Al menos 253 personas habían resultado heridas el domingo por la mañana.

Los militantes de la Yihad Islámica continuaron disparando cohetes contra Israel y el ejército israelí continuó con los ataques aéreos en Gaza, aunque la intensidad del fuego pareció disminuir el domingo por la mañana. Las sirenas de ataque aéreo sonaron en el área de Jerusalén el domingo por primera vez desde la guerra del año pasado entre militantes palestinos e Israel en la Franja de Gaza.

Los judíos celebraron Tisha B’av el domingo, un día de ayuno solemne que conmemora la destrucción de los templos bíblicos y atrae a miles de personas a Jerusalén para orar. La policía israelí dijo a media mañana que varios cientos de judíos ya habían subido al Monte del Templo.

Agentes de la policía palestina inspeccionan los daños en medio de los combates en el norte de la Franja de Gaza.  Foto REUTERS/Mohammed Salem

Agentes de la policía palestina inspeccionan los daños en medio de los combates en el norte de la Franja de Gaza. Foto REUTERS/Mohammed Salem

La policía describió la situación como tranquila mientras los judíos rezaban en el Muro Occidental, considerado el lugar más sagrado donde los judíos pueden rezar.

En las ciudades palestinas de Cisjordania, las fuerzas de seguridad israelíes dijeron que detuvieron a unos 19 presuntos miembros de la Yihad Islámica en redadas durante la noche. Las fuerzas israelíes dijeron que sus tropas no habían resultado heridas en estos procedimientos, en los que utilizaron «métodos de dispersión de disturbios» cuando los palestinos les arrojaron piedras y bombas improvisadas, además de disparar contra las tropas.

El inicio de los combates

Los enfrentamientos comenzaron el viernes, cuando Israel mató a un alto comandante de la Yihad Islámica en una serie de ataques que, según las autoridades, tenían como objetivo evitar un ataque inminente.

Hamas, un grupo armado más grande que gobierna Gaza, parecía mantenerse al margen del conflicto por ahora y limitó su respuesta.

Israel y Hamas libraron una guerra hace apenas un año, uno de los cuatro conflictos principales y batallas menores que han librado durante 15 años, y que ha cobrado un alto precio en el empobrecido territorio donde viven dos millones de palestinos.

El ejército israelí dijo que un cohete perdido disparado por militantes palestinos el sábado por la tarde había matado a varios civiles, incluidos niños, en la ciudad de Jabaliya, en el norte de Gaza. El ejército dijo que concluyó «sin lugar a dudas» después de una investigación que el incendio se debió a un lanzamiento fallido de la Yihad Islámica. No hubo comentarios palestinos oficiales sobre el incidente.

Un trabajador médico palestino, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con la prensa, dijo que al menos seis personas, tres de ellas niños, habían muerto en la explosión.

Los ataques israelíes del sábado mataron a una mujer de 75 años e hirieron a otras seis personas que se preparaban para asistir a una boda. Los ataques aéreos también destruyeron varias casas en la Franja de Gaza, algunas de ellas pertenecientes a miembros de la Yihad Islámica.

LLa única central eléctrica de Gaza se paró al mediodía del sábado por falta de combustible. Israel ha mantenido cerrados los cruces fronterizos a esa región desde el martes.

Los habitantes de Gaza ahora tenían apenas cuatro horas de electricidad al día, aumentando su dependencia de los generadores privados y exacerbando la crisis energética crónica del territorio en la parte más calurosa del verano.

El Ejército israelí informó este domingo que al menos 585 cohetes fueron disparados desde Gaza por el YIP desde que el viernes comenzó el actual repunte de la tensión, que ha dejado hasta el momento 29 muertos -todos palestinos- y más de 250 heridos.

Del total de proyectiles lanzados desde Gaza, 470 cruzaron hacia Israel y 115 impactaron dentro de la propia Franja antes de cruzar la valla de separación.

Hasta ahora Israel ha sufrido muy pocos impactos en zonas habitadas y según el Ejército, el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro tiene una tasa de éxito del 97%, con 185 intercepciones. Los cohetes restantes cayeron en zonas despobladas del país.

Con información de EFE y AP.

ES