Biden quería salir de Afganistán. Sabía los riesgos.

WASHINGTON – En su discurso del lunes en el que defendió la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán, el presidente Biden dijo que no rehuiría su parte de responsabilidad.

Eso incluiría su decisión de traer a casa tropas estadounidenses, que se tomó en contra de las recomendaciones de sus principales generales militares y muchos diplomáticos, quienes advirtieron que una retirada apresurada socavaría la seguridad en Afganistán, dijeron varios funcionarios de la administración y la defensa.

Los principales generales del presidente, incluido el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general del ejército Mark Milley, instaron a Biden a mantener una fuerza de unas 2.500 tropas, el tamaño que heredó, mientras buscaba un acuerdo de paz entre las facciones afganas en guerra, para ayudar a mantener estabilidad. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, quien anteriormente se desempeñó como comandante militar en la región, dijo que una retirada total no proporcionaría ningún seguro contra la inestabilidad.

En una serie de reuniones previas a su decisión, funcionarios militares y de inteligencia le dijeron a Biden que la seguridad se estaba deteriorando en Afganistán y expresaron su preocupación tanto por las capacidades del ejército afgano como por la capacidad de los talibanes para apoderarse de las principales ciudades afganas.

Deberías leer:   Rusia y Bielorrusia acuerdan pactos de integración económica

Otros asesores, incluido el secretario de Estado Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, plantearon la posibilidad de ataques de los talibanes a las fuerzas y diplomáticos estadounidenses, así como a los afganos que durante dos décadas trabajaron junto a ellos. Al final, ninguno de los dos estuvo en desacuerdo con que el presidente supiera dónde se encontraba.

Fuente: WSJ