Brasil contrata hackers para poner a prueba su sistema de voto: no logran vulnerarlo

Más de 20 hackers se dieron cita esta semana en la sede de la autoridad electoral de Brasil, en la capital, Brasilia. Tu misión: infiltrarse en el sistema de votación del país antes de las esperadas elecciones presidenciales de octubre.

Su batería de agresiones, que duró tres días, finalizó el viernes y formaba parte de las pruebas que se realizan cada año electoral y que suelen transcurrir sin incidentes y sin llamar la atención. Pero con el presidente Jair Bolsonaro cuestionando continuamente la confiabilidad del sistema, la prueba ha adquirido una enorme importancia a medida que la autoridad electoral, el Tribunal Superior Electoral, o TSE, intenta reforzar la confianza en las próximas elecciones generales.


Analistas y miembros del TSE afirmaron que los resultados de las pruebas fueron más alentadores que nunca. Todos los expertos que intentaron manipular el sistema “incluidos policías federales y profesores universitarios de ingeniería, tecnología de la información, seguridad de datos y computación”. ellos fallaron”.

Ningún ataque logró alterar el destino de un voto en la boleta electrónicaJulio Valente da Costa, secretario de tecnología de la información de la entidad, dijo a The Associated Press en una entrevista posterior. “Esta prueba es importante para que estemos tranquilos, al menos en lo que respecta a los componentes tecnológicos y de información de las elecciones”.

Así son las máquinas de votar. Foto AP


Cuando Bolsonaro ganó la carrera presidencial hace cuatro años, afirmó que en realidad había ganado en la primera vuelta, no en la segunda vuelta celebrada semanas después. El excapitán del ejército ha declarado en varias ocasiones que el sistema de votación que se ha utilizado durante tres décadas es vulnerable y, en ocasiones, ha afirmado que tiene pruebas de fraude a pesar de que nunca ha presentado ninguna prueba.

Deberías leer:   Los iPhone sin cámara existen y cuestan miles de dólares: para qué los compran

El año pasado, el presidente sugirió que las elecciones podrían cancelarse a menos que el Congreso aprobara una reforma del voto. Pero la enmienda constitucional propuesta no obtuvo suficientes votos.

Tanto analistas como políticos han expresado su preocupación de que el ultraderechista Bolsonaro, que según las primeras encuestas estaría detrás del izquierdista expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, esté preparando el terreno para seguir el ejemplo de su aliado estadounidense Donald Trump y rechazar la resultados de las elecciones.

El TSE ha hecho todo lo posible por dotar de mayor transparencia al proceso electoral, invitando incluso a los fuerzas Armadas para formar parte de su comisión de transparencia, aunque tradicionalmente el papel del ejército en las elecciones se limita a llevar papeletas a comunidades aisladas y reforzar la seguridad en zonas violentas.

Algunos analistas políticos y militares han argumentado que la oferta del TSE resultó ser un error ya que las tensiones han aumentado desde entonces. un general del ejercito quien forma parte de la comisión presentó decenas de preguntas a la autoridad electoral a principios de año.

“(Las fuerzas armadas) están siendo encaminadas a atacar el proceso y tratar de desacreditarlo”, dijo el juez de la Corte Suprema Luis Roberto Barroso, quien presidió el TSE hasta febrero, durante una conferencia en una universidad alemana el 24 de marzo. Sus declaraciones fueron criticado por el Ministerio de Defensa de Bolsonaro, que emitió un comunicado calificando la acusación como “un grave insulto”.

Deberías leer:   Lanzan una tienda digital de Apple en Mercado Libre: qué productos se consiguen

El sucesor de Barroso, el juez de la Corte Suprema Luiz Edson Fachin, afirmó el jueves que las elecciones serán custodiadas por “fuerzas desarmadas” y agregó que la declaración de resultados del TSE será definitiva.

La preocupación que queda

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, candidato a las elecciones presidenciales.  Foto Bloomberg

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, candidato a las elecciones presidenciales. Foto Bloomberg

A pesar de esto, algunos analistas siguen preocupados.

“Hoy, las fuerzas armadas son parte del gobierno de Bolsonaro, desde el punto de vista político, y están colaborando en los esfuerzos del presidente para corroer las instituciones desde dentro“, dijo por teléfono João Martins Filho, un experto militar que preside la Asociación Brasileña de Estudios de Defensa. “Esto no es una cosa menor. Es muy peligroso”.

La semana pasada, mientras el TSE se preparaba para la prueba, Bolsonaro prometió que su partido buscará una auditoría externa del sistema antes de la primera vuelta electoral.

La prueba TSE comenzó en noviembre, cuando los expertos seleccionaron 29 métodos para infiltrarse en el sistema de votación. Cinco lograron causar algún tipo de interferencia, las cuales fueron menores y no afectaron los resultados, dijo en su momento la entidad. Esas cinco posibilidades fueron evaluadas en la prueba de tres días de esa semana, que mostró que todos los problemas habían sido resueltos, dijo a periodistas Sandro Nunes Vieira, miembro del TSE, después de su finalización. Una comisión evaluará los resultados y publicará un informe a fines de mayo.

Deberías leer:   EE.UU. asegura que la "confianza cero" es la estrategia clave para combatir ciberataques

Carlos Alberto da Silva, profesor de seguridad de datos de la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul, era parte del grupo que intentó ingresar al sistema. Él y un estudiante descubrieron una laguna en la salida de audio que podría violar el confidencialidad del voto. El viernes le dijo a AP que el problema había sido resuelto por el TSE.

Habrá más pruebas en agosto, cuando el TSE realizará algo similar a un simulacro el día de las elecciones. En ese momento, la campaña presidencial estará oficialmente en marcha, aunque Bolsonaro y da Silva ya están realizando mítines y eventos.

El Tribunal Superior Electoral seguirá realizando pruebas de seguridad hasta 15 días antes de las elecciones. Desde 1996, nunca se ha encontrado evidencia de fraude electoral masivo.

Wilson Vicente Ruggiero, profesor de ingeniería informática de la Universidad de São Paulo y colaborador del TSE, dijo a la AP que “el proceso actual es mucho más seguro que el del pasado”.

“No hay razón para temer que la papeleta o la boleta misma el proceso mismo puede estar amañado”afirmó.