BRUSELAS – Poder ciudadano – EURACTIV.com


5.000 ciudadanos de Bruselas han utilizado su derecho a solicitar ser escuchados ante el parlamento regional para exigir que Bruselas sea declarada «región fuera del CETA» y que se organice una consulta popular sobre el tema.

En diciembre, la asamblea regional tomó una serie de medidas encaminadas a «fortalecer el dinamismo y la participación ciudadana» y redujo el umbral requerido para el derecho de petición a 1,000 firmas.

Un procedimiento similar ya existe en Valonia.

El CETA, el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la UE y Canadá, le causó algunos dolores de cabeza al bloque hace unos años, cuando en octubre de 2016, la coalición de centroderecha francófona liderada por el PS de Valonia encabezó una revuelta contra el acuerdo comercial, lo bloqueó a nivel europeo y casi lo llevó al colapso.

Valonia se resistió al CETA en parte porque buscaba más garantías sobre los aspectos agrícolas y legales del pacto comercial entre Bruselas y Ottawa.

Después de una intensa negociación entre las autoridades canadienses, europoneas y belgas, la mayoría de las reservas habían sido eliminadas.

Se avecina una posible repetición en ese frente, ya que Valonia se opone «completamente» a un acuerdo de libre comercio entre la UE y el bloque comercial sudamericano Mercosur y su oposición puede asestar un golpe a la UE mientras busca la ratificación de los Estados miembros para implementar el acuerdo .

(Alexandra Brzozowski El | Europa)