California en desacuerdo con los CDC por protocolos COVID-19 más flexibles

La nueva guía sobre pruebas de coronavirus y viajes emitida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades provocó un fuerte rechazo de los funcionarios de California el miércoles.

El CDC ya no recomienda una cuarentena de 14 días para los viajeros. Después de que el gobierno emitiera una cuarentena obligatoria para los viajeros que llegaban a los EE. UU. Desde Wuhan, China, en febrero, varios estados adoptaron la guía de que los viajeros aíslan durante dos semanas y los funcionarios locales la alentaron como una herramienta clave para mitigar la difusión de la novela. coronavirus, especialmente entre personas que pueden estar asintomáticas.

El gobernador Gavin Newsom dijo el miércoles que no está de acuerdo con la nueva guía de los CDC e insistió en que no afectará a California.

“No estoy de acuerdo con la nueva guía de los CDC. Período. Punto final ”, dijo. «No seremos influenciados por ese cambio».

La directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, dijo que quienes viajan a lugares con altas tasas de transmisión deben tener en cuenta la posibilidad de contraer el virus y exponer a otros a él. También recordó a los residentes que el condado de Los Ángeles es un punto caliente de COVID-19 y que viajar desde la comunidad podría representar un riesgo para los forasteros.

“Mi mensaje realmente es: ya sea que esté volando o se quede en casa, debe tener en cuenta que tenemos que reducir nuestra transmisión”, dijo. «La forma en que lo hacemos es reduciendo la exposición a otras personas».

Los CDC tampoco recomiendan que las personas sin síntomas se hagan la prueba, incluso si han estado en contacto con una persona infectada. Ferrer, sin embargo, dijo que la recomendación del condado sigue en pie: cualquier persona que haya estado expuesta a alguien con el virus debe hacerse la prueba y ponerse en cuarentena.

“Esto es particularmente importante si un médico o un funcionario de salud pública le dice que se haga la prueba”, dijo.

Newsom dijo el miércoles que California había firmado un contrato con una empresa de diagnóstico médico de la costa este para duplicar la cantidad de pruebas de coronavirus que se pueden procesar en el estado, lo que eventualmente expandirá la capacidad a aproximadamente un cuarto de millón de pruebas por día.

Según el acuerdo de 1.400 millones de dólares, un nuevo laboratorio de Santa Clarita podrá proporcionar los resultados de las pruebas en dos días, mucho más rápido que los tiempos de procesamiento promedio de cinco a siete días ofrecidos por otros laboratorios.

La capacidad de prueba ampliada y los resultados más rápidos aumentarán la capacidad de los funcionarios de salud para aislar rápidamente a las personas que dan positivo en la prueba del virus y rastrear y evaluar a quienes entraron en contacto con ellos, dijo Newsom, pasos que son cruciales para frenar la propagación de COVID-19.

Se espera que el nuevo laboratorio comience a procesar las pruebas de coronavirus en noviembre. Cuando el laboratorio esté a plena capacidad en marzo y procese hasta 150.000 pruebas por día, se espera que el costo por prueba sea un poco más de 30 dólares, dijo Newsom. Medicare y Medi-Cal pagan alrededor de $ 100 por prueba, y el costo general promedio varía de $ 150 a $ 200 por prueba, dijeron funcionarios estatales.

Reducir los costos de las pruebas no solo ahorrará dinero a los trabajadores y sus empleadores, sino que también reducirá los costos de Medi-Cal, el programa de seguro subsidiado por el gobierno federal para californianos de bajos ingresos, dijo el gobernador.

«Esto es exactamente lo que debería hacer el gobierno federal», dijo Newsom. “Si el gobierno federal hubiera hecho esto hace algún tiempo, no vería los costos promedio [per] prueba entre $ 150 y $ 200, lo que le cuesta a los contribuyentes, literalmente, decenas de miles de millones de dólares, a los empleadores miles y miles de millones de dólares, y a los planes de salud también miles de millones de dólares «.

La noticia llega mientras California lucha por mantener bajos los números de casos y hospitalizaciones. El promedio estatal de 14 días de pruebas positivas es de 6.1%, y las hospitalizaciones durante ese mismo período han disminuido en un 17%, dijo Newsom el miércoles.

En el condado de Los Ángeles, los funcionarios informaron el miércoles 58 muertes adicionales por COVID-19 y 1,642 casos adicionales. Esas cifras son más bajas que lo que se informó hace apenas un mes, pero más altas que el recuento diario de casos del martes, que cayó por debajo de 1,000 por primera vez desde principios de junio.

La caída en las infecciones se informó el mismo día que el Departamento de Salud Pública de California informó que la tasa promedio de casos de 14 días del condado había caído por debajo de 200 por cada 100,000 residentes. Ese umbral permitiría a las escuelas primarias solicitar exenciones para impartir clases en persona, pero el miércoles, Ferrer dijo que el condado no está listo para hacer ese movimiento.

Las autoridades también informaron que 1.200 mujeres embarazadas y niñas de entre 14 y 52 años dieron positivo por el virus y dos murieron por complicaciones. De los 193 bebés que fueron evaluados al nacer, ocho dieron positivo. Esta es la primera vez que el condado informa infecciones positivas entre bebés recién nacidos.

El número de casos en el condado de Los Ángeles, que totaliza más de 233,000, aumentó en junio después de que el condado reabrió rápidamente varios sectores de la economía luego de varios meses de cierres. La actividad relacionada con el fin de semana del Día de los Caídos y las reuniones informales también contribuyó a un aumento de casos en todo el estado.

Además, durante ese tiempo estallaron protestas masivas por la muerte de George Floyd, aunque las autoridades han dicho que esas manifestaciones al aire libre no contribuyeron al aumento masivo de nuevas infecciones por coronavirus. Aún así, es imposible que los funcionarios rastreen casos que se originan en espacios públicos.

El aumento de casos en todo el estado continuó después del fin de semana del 4 de julio, seguido de un error en la acumulación de informes que envió infecciones diarias a un territorio récord.

Esas cifras apenas han comenzado a disminuir en las últimas semanas, al igual que la cantidad de hospitalizaciones en California.

El promedio estatal de siete días de resultados positivos en las pruebas de coronavirus es del 5,7%. Eso está por debajo del promedio general del país, que según la Universidad Johns Hopkins es del 6,1%.

Pero mantener ese progreso no está garantizado si se relajan las prácticas de distanciamiento social, advierten los funcionarios. En un esfuerzo por seguir frenando la propagación del virus, algunos condados están ofreciendo pagar a los trabajadores para que se queden en casa y se aíslen si contraen el virus.

Los funcionarios de salud del condado de Sacramento están trabajando en una propuesta para ofrecer un estipendio de aproximadamente $ 12.50 por hora a los trabajadores que contraen el virus pero no pueden trabajar desde casa. El pago asciende a aproximadamente $ 1,000 por dos semanas.

El condado de Los Ángeles, que representa la mayor parte de las más de 682,000 infecciones y casi 12,500 muertes del estado, no ha introducido ningún plan de reemplazo de salario similar a los del Área de la Bahía. Pero el condado ofrece a los residentes que completen una entrevista con un rastreador de contactos un certificado de regalo de $ 25.