calles vacías, teletrabajo y chicos en la escuela

Han sido identificados casi 271.000 casos de Covid-19 en 24 horas en Francia. Un récord, con el 72 por ciento de las terapias intensivas ocupadas. Para este miércoles estaba previsto un nuevo consejo de defensa de la salud, presidido por el presidente Emmanuel Macron.

La variante Omicron, que apareció a principios de diciembre en Francia, parece menos virulenta que el Delta. Según el ministro de Salud, Olivier Véran, es tan contagioso que podría “conducir a una mayor inmunidad”.

Pero como viven los franceses ¿Esta quinta oleada del Covid, con escuelas abiertas, la mascarilla obligatoria y una cadena logística en hospitales, servicios públicos y supermercados afectados por la cantidad de casos contagiados y contactados?

v 1.5


Coronavirus en Francia


Toca para explorar los datos



Fuente: Johns Hopkins
Infografía: Clarín

Bajo el invierno parisino, muchos viven encerrados por sí mismos y trabajan a distancia cuatro veces por semana. La ciudad esta desierta, sin sus habituales atascos. El Metro no es el medio más privilegiado para los usuarios por miedo a la contaminación. Optan por la bicicleta o tu propio coche.

Muchos de los empleados y gerentes de servicios públicos ellos están enfermos. Ellos tienen frecuencia reducida de trenes, buses, camiones de abastecimiento, taxis, Uber, basureros. Los casos positivos suprimieron el tren TER en Normandía y Bretaña.

La SNCF, que agrupa a los trenes franceses, ha negociado una reducción del 10 por ciento en el número de trenes en Normandía, Grand Est, Hauts de France y Nouevelle Aquitaine debido al contagio. Hasta ahora el TGV o trenes rápidos y el Eurostar no se han visto afectados. El Ómicron se difunde, tentacular y pluralista, aunque su principal objetivo son los jóvenes y los no vacunados.

Los parisinos optan por la bicicleta o el coche propio.  Foto: Noel Smart

Los parisinos optan por la bicicleta o el coche propio. Foto: Noel Smart

El teletrabajo de 3 a 5 veces por semana mantiene a los parisinos en casa, aunque deberían llevar a sus hijos más pequeños a la escuela. El gobierno no quiere cerrar escuelas. Las clases comenzaron el lunes para las escuelas primarias y secundarias. Pero, ¿hasta cuándo se pueden mantener en este estado con este nivel de contaminación?

Escuela para evitar la parálisis social

Los maestros están abrumados por una situación que los obliga a reemplazar a sus compañeros contaminados y su capacidad para hacerlo. Un tercio del personal educativo se ve afectado directa o indirectamente por el virus.

Las farmacias son el nuevo centro de reuniones De los jóvenes. Largas filas de adolescentes esperan ser evaluados en grupos ruidosos, lo que no respetan la distancia social, para desesperación del personal.

Deberías leer:   Según los informes, FTX de Sam Bankman-Fried está considerando comprar Robinhood

“Pasé el fin de año con toda la familia. Había 10. Allí, dos fueron encontrados con Covid. Por eso vine a hacerme la prueba ”, dice Nicolás, en la tienda blanca de una farmacia en Ledru Rollin.

Largas filas para hacerse la prueba, en París.  Foto: AP

Largas filas para hacerse la prueba, en París. Foto: AP

En el Faubourg St Antoine, la cola para las pruebas en la nueva farmacia es de 100 metros. No pueden arreglárselas. La escena se repite los días 11, 15, 9, 4, en los diferentes barrios de París.

Otros van al supermercado para no esperar y se hacen una autocomprobación. El método consiste en buscar, probar y aislar. Los casos confirmados de Covid no podrán regresar a la escuela dentro de 5 a 10 días, según el resultado del estado de la vacuna y el resultado de la prueba.

Cerrar contactos

Los “casos de contacto” o contactos cercanos no debe estar aislado (excepto los mayores de 12 años no vacunados), siempre que realicen una prueba de antígeno o una PCR de forma inmediata y luego al día 2 y al día 4.

Es la nueva estrategia para que toda la sociedad no se derrumbe en Francia, en ausencia de personal o servicios. Ese es el nuevo gran temor ante el contagio de esta variante.

Las burbujas escolares tienen nuevas reglas.  Los padres deben usar autoevaluaciones.  Foto: EFE

Las burbujas escolares tienen nuevas reglas. Los padres deben usar autoevaluaciones. Foto: EFE

“Cuando la familia se haga la primera prueba, recibirá dos autopruebas gratuitas en la farmacia”, dijo el ministro de Educación. Para ello debe haber una declaración de honor.

Con este criterio “no hay necesidad de cerrar automáticamente la clase si se identifican tres casos positivos”, anuncian en el Ministerio de “Educación”.

El criterio asusta a los padres, que sienten que la Educación Nacional les ha hecho recurrir a toda responsabilidad.

“La educación nacional no es capaz de evaluar en masa a los estudiantes. Deje esa responsabilidad a los padres hoy“Se queja Laurent Zameczkowski, vicepresidente del Pee, segunda federación de padres”. Pero las familias están inquietas por los chicos, por su salud y su futuro después de estos dos años de escolaridad insólita ”, explica.

Los sindicatos de profesores denuncian “una fábrica de gas. Al final explotará. Las escuelas están abiertas. Pero nadie sabe cómo se gestionará esta ola masiva a nivel pedagógico. Uno tiene la impresión de que el gobierno insiste con la escuela para evitar la parálisis de la sociedad ”denuncia Ghislaine David DE SNUipp, la primera unión de escuelas primarias.

Deberías leer:   ganó el partido de Macron, pero sufrió una fuerte caída y perdió la mayoría absoluta

Patrick Pelloux, el especialista en emergencias del Hospital St Antoine y periodista que se salvó en la masacre de Charlie Hebdo, dijo que es necesario vacunar a los niños más pequeños “Para protegerlos a ellos ya sus años futuros. Si se quiere detener la pandemia, uno está obligado a seguir el camino de la obligación ”, explicó Pelloux, quien ha sido amenazado de muerte por las vacunas.

Muchos son reacios a usar máscaras en París. Las mascarillas FFP2 desaparecen en las farmacias porque ofrecen más protección a quienes deben usarlas. Pero en los restaurantes la gente no usa máscaras ni en los bares. Tampoco cuando van en bicicleta.

Viviendo en Francia con 200 mil casos diarios de covid.  Foto: Noel Smart

Viviendo en Francia con 200 mil casos diarios de covid. Foto: Noel Smart

Absentismo, la otra crisis

El problema hoy es absentismo. En los hospitales hay médicos, enfermeras, camilleros, cocineros y ayudantes infectados. Eso obligó a reducir las condiciones para considerar contactos cercanos. Su aislamiento obligatorio iba a hacer colapsar el servicio hospitalario.

Caroline es una dermatóloga de renombre en uno de los grandes hospitales de París. Su esposo, un urólogo, tiene Covid y ella es un “caso de contacto”. Pero después de cinco pruebas, siempre daba negativo.

Volví a trabajar. Si no lo hacemos, muchos de nuestros pacientes no podrán ser tratados por enfermedades que necesitan nuestro cuidado: carcinomas, operaciones, tratamientos oncológicos ”, explicó a Clarín.

Ya han comenzado a utilizar el temido “tri” en los hospitales. Elige a quién acudir porque muchos de los hospitales tienen sus camas desbordadas pero no sus terapias intensivas. El omicrom en muchos casos requiere oxígeno, durante al menos 3 o 4 días de hospitalización. Hay menos muertes que en la primera ola de Covid.

Calles vacías y absentismo.  Foto: Noel Smart

Calles vacías y absentismo. Foto: Noel Smart

Violencia en laboratorios

En los laboratorios de pruebas, la situación es tensa. La presión es enorme porque el personal es insultado “de la mañana a la noche” porque “hay tanta gente, que los resultados se retrasan y hay pánico. La gente teme enfermarse y los que tienen que viajar se desesperan porque no obtienen el PCR a tiempo ”, explica un trabajador de laboratorio en la avenida Ledru Rollin, cerca del hospital St Antoine.

“Detrás de los protectores de plexiglás se puede leer un mensaje: “Las amenazas o agresiones contra el personal de salud están severamente sancionadas por el código penal: tres años de prisión y 4.500 multas por la degradación de bienes públicos. Gracias por su comprensión”.

Pero nada impide escenas de insultos cuando los resultados se retrasan y la computadora se ve abrumada por la presión sobre el sistema informático.

Deberías leer:   Crece la protesta indígena en Ecuador y el Congreso analiza la destitución del presidente Guillermo Lasso

“Existen pánico frente al omicron. No podemos seguir el ritmo de la PCR, tratamos de priorizar los casos más graves, las personas en riesgo y eso genera un completo malentendido ”, explica Flanklin Bismuth, director del laboratorio.

Finalmente tuvieron que apelar a un vigilante para poner orden en los ataques verbales. La gente es siempre al borde de un ataque de nervios.

Marie debía viajar el 3 de enero. El 1 de enero, hizo cola durante 4 horas en el frío en Neuilly sur Mer, porque era uno de los pocos laboratorios que podían hacerle una PCR y darle los resultados antes de su viaje. En los demás laboratorios cancelaron su turno. Había 400 personas en la cola.

Es el falta de lugares para probar y las interminables colas que crean estas situaciones explosivas. En los aeropuertos de Roissy y Orly, las crisis abruman con pasajeros que no obtienen su PCR a tiempo para viajar, en los centros allí instalados.

En Roissy, Charles de Gaulle, un secretario médico que recibió los datos “Fue agarrado por el pelo” por un pasajero exasperado y tuvo que intervenir la policía de fronteras.

“Este caos debe terminar. Debemos flexibilizar las reglas para los vuelos con pruebas de antígenos para viajar, que se pueden obtener en la farmacia”, sugiere un médico en el lugar.

Las próximas cuatro semanas serán críticas. Los casos de Omicron en Francia pueden llegar a un millón por día. Nadie puede mantener el nivel de prueba. requerido por el gobierno.

El presidente Emmanuel Macron sorprendió al país con otra de sus famosas pequeñas frases. Su deseo de “fastidiar” a los 10 millones de no vacunados dividió a Francia tanto como la brecha entre los vacunados y los que no quieren.

“Cuando mi libertad amenaza a otros, Me vuelvo irresponsable. Un irresponsable ya no es ciudadano ”, confirmó el mandatario y obtuvo el rechazo de la oposición.

La Asamblea Nacional le dio al presidente otra sorpresa. El pase de vacunación, que debería sustituir al pase de salud, no se votó el martes porque los diputados dejaron la mayoría. a dormir “una siesta” en medio de la sesión. Fue demasiado largo. Se quedaron sin quórum. Solo será votado este miércoles y su tratamiento urgente tuvo que ser pospuesto en el Senado.

Paris, corresponsal

ap