Cangrejo de 100 millones de años atrapado en ámbar reescribe la antigua historia de los crustáceos

El diminuto cangrejo, Cretapsara athanata, fue descubierto en Myanmar.

Lida Xing (Universidad de Geociencias de China, Beijing)

Durante el período Cretácico, hace unos 100 millones de años, un pequeño crustáceo salió de su hogar marino y trepó a un árbol. El cangrejo, que tiene solo la mitad del tamaño de una uña, sin saberlo, queda sepultado en la savia de los árboles. Durante millones de años permaneció intacto, hasta que fue descubierto por mineros en la jungla del sudeste asiático en 2015.

En un nuevo estudio, publicado en la revista Science Advances el 20 de octubre, los investigadores detallan el contenido del trozo de ámbar del tamaño de la palma de la mano y la criatura con garras que contiene. Se cree que el antiguo crustáceo, llamado Cretapsara anthanata, es el primer cangrejo de “aspecto moderno” que se haya encontrado y el fósil más completo descubierto hasta ahora.

“Incluye tejidos delicados como antenas, piezas bucales forradas con pelos finos, grandes ojos compuestos e incluso las branquias”, dijo Javier Luque, paleontólogo de Harvard y coautor principal del estudio, en un comunicado de prensa.

No es raro encontrar todo tipo de insectos y plantas encerrados en ámbar. Moscas antiguas, mosquitos y incluso tardígrados se han descubierto dentro de la savia endurecida. ¿Pero un cangrejo? ¿Una criatura mayoritariamente acuática? Si bien es común ver cangrejos trepando a los árboles hoy en día, el registro fósil indica que sus antepasados ​​comenzaron a salir del agua hace unos 75 a 50 millones de años.

El análisis de ADN sugirió que, quizás, los cangrejos terrestres pueden haber divergido de sus antepasados ​​hace unos 125 millones de años. Eso convierte a Cretapsara en un hallazgo importante, que potencialmente cierra la brecha evolutiva entre los cangrejos marinos y no marinos. Debido a que el cangrejo tiene branquias y no pulmones, es probable que no habitara en la tierra, pero pudo haber pasado breves períodos fuera del agua.

Por supuesto, eso no explica cómo el cangrejo llegó a ser sepultado, pero el equipo ha elaborado un par de hipótesis. El diminuto tamaño del crustáceo sugiere que puede ser un juvenil de una especie anfibia. También existe la posibilidad de que esté migrando a la tierra, desde el agua, como los famosos cangrejos rojos de la Isla de Navidad. Sin embargo, llegó allí, los paleontólogos ahora están cosechando las recompensas, abriendo el telón sobre la evolución del cangrejo.

“La diversidad de formas entre los cangrejos está cautivando la imaginación del público científico y no científico por igual, y en este momento la gente está emocionada de aprender más sobre un grupo tan fascinante que no son dinosaurios”, dijo Luque.

“Este es un gran momento para los cangrejos”.

El fósil, recolectado en Myanmar y vendido en un mercado de China en 2015, también plantea cuestiones éticas. Tras un golpe militar del Tatmadaw en Myanmar a principios de 2021, la Sociedad de Paleontología de Vertebrados redactó una carta abierta en la que pedía una moratoria sobre los estudios de muestras de ámbar de Myanmar obtenidas después de enero de 2021, pero tenga en cuenta que el Tatmadaw había tomado el control de las minas en 2017.

Los autores del estudio escriben que han limitado su investigación a muestras de ámbar obtenidas antes de 2017 y esperan que el estudio ayude a crear conciencia sobre el conflicto en curso.

Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.

Deberías leer:   Vale la pena esperar por esta oferta de Beats Studio Buds Black Friday