Carlos Arthur Nuzman, quien trajo los Juegos Olímpicos a Brasil, condenado por soborno

El hombre que llevó los Juegos Olímpicos a Sudamérica por primera vez fue sentenciado a más de 30 años de prisión después de que un juez en Brasil dictaminó que el éxito de Río de Janeiro en asegurar los Juegos de Verano de 2016 se basó en un esquema de soborno.

El veredicto contra Carlos Arthur Nuzman, exjefe del comité olímpico de Brasil y una vez una figura destacada dentro del Comité Olímpico Internacional, se produjo cuatro años después de que las autoridades lo detuvieran como parte de una investigación conjunta sobre corrupción deportiva realizada por investigadores en Brasil y Francia.


Nuzman, quien también se desempeñó como jefe del comité organizador de Río 2016, fue declarado culpable de corrupción, organización criminal, lavado de dinero y evasión fiscal en un fallo publicado el jueves por la noche. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que realizaron una redada en su casa en 2017 encontraron alrededor de $ 155,000 en efectivo y una llave de una bóveda en Suiza en la que se descubrieron 16 barras de oro.

Nuzman, de 79 años, apelará el veredicto, dijo su abogado. No tendrá que cumplir su condena hasta que se agoten esos recursos.

El veredicto, establecido en una sentencia escrita de 50 páginas por Marcelo Bretas, un juez con experiencia en presidir casos de corrupción de alto perfil, señaló a Nuzman como el eje de un plan para comprar los votos de los oficiales deportivos en un esfuerzo por asegurar los derechos de hospedaje de los Juegos. El ex gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, que ya cumple una sentencia de 200 años de prisión por una serie de otros delitos relacionados con la corrupción, y Leonardo Gryner, un confidente cercano de Nuzman que también fue el ex director general de Río 2016, también fueron encarcelados. condiciones. Arthur Soares, un empresario brasileño conocido como el Rey Arturo, que se dice que proporcionó 2 millones de dólares en sobornos, también fue sentenciado.


Deberías leer:   El ocaso de Black Lives Matter por oscuros manejos financieros

“La culpabilidad es alta, pues Carlos Arthur Nuzman fue el principal creador del esquema ilícito examinado en estos registros y así actuó aprovechando el alto cargo alcanzado a lo largo de 22 años como Presidente del Comité Olímpico Brasileño, por lo que su conducta debe ser valorado con más rigor que el de cualquier corrupto ”, escribió Bretas en su fallo.

El veredicto de la corte es el último recordatorio de cómo los Juegos Olímpicos de Río, anunciados como una fiesta de presentación de la nación más poblada de América del Sur, terminaron en cambio como una mancha en la reputación de Brasil. El proyecto multimillonario se vio envuelto en acusaciones de corrupción que implicaron a algunas de las mayores empresas constructoras de Brasil incluso antes de la revelación de que Brasil solo pudo haber obtenido los derechos de hospedaje gracias a la compra de votos entre bastidores.

“El convicto dedicó su carrera pública a hacer de Río de Janeiro la ciudad sede de los Juegos Olímpicos”, dice la sentencia. “Sin embargo, a pesar de tal responsabilidad social, optó por actuar en contra de la moral y la propiedad pública”.

Las revelaciones en el caso también arrojan al Comité Olímpico Internacional una luz poco halagadora. A lo largo de la preparación para los Juegos, emitió declaraciones en apoyo de los organizadores de Río en medio de un creciente escrutinio de los medios de comunicación sobre cómo se estaban financiando los Juegos. También ignoró el testimonio de los denunciantes, algunos de los cuales se remontan a más de una década, de que la conducta de Nuzman mientras era el presidente del comité olímpico brasileño merecía ser investigada.

“Estoy tan emocionado hoy”, Eric Maleson, un ex miembro del comité que había escrito varias veces al actual presidente del COI, Thomas Bach, ya su predecesor, Jacques Rogge, con detalles de las irregularidades cometidas por Nuzman. “Hice todo lo que pude para persuadir a los más altos rangos del COI para que intervinieran antes de que esta situación se saliera de control. Pero nunca me buscaron, nunca me llamaron.

Deberías leer:   El rescate: una mirada bajo el capó

“Quizás ahora me llamen y me inviten como alguien que hizo lo correcto”.

Maleson fue uno de los testigos en el juicio de Nuzman, que también contó con la introducción de correos electrónicos entre Gryner y Papa Massata Diack, un exfuncionario del COI condenado por corrupción en Francia, discutiendo transferencias bancarias en octubre de 2009. Gryner y Diack, el hijo de un exdirector del organismo rector mundial de atletismo, intercambiaron correos electrónicos justo después de que Río de Janeiro superó las ofertas de Chicago, Madrid y Tokio para organizar los Juegos de 2016.

Quizás el testimonio más dañino en el caso provino de Cabral, el ex gobernador, quien está cumpliendo lo que es efectivamente una sentencia de cadena perpetua por fraude y corrupción.

Cabral le dijo a la corte que el plan para asegurar los votos a través del soborno fue arreglado entre Nuzman y Lamine Diack, un antiguo corredor de poder en los Juegos Olímpicos de Senegal y el padre de Papa Massata Diack. (Lamine Diack fue condenada el año pasado por un tribunal francés por recibir sobornos relacionados con varios planes deportivos).

En su testimonio, Cabral apoyó las afirmaciones de los fiscales de que Nuzman ordenó a Soares, el empresario, qué funcionarios pagar, una lista que, según dijo, incluía leyendas del deporte y ex medallistas de oro como el saltador con pértiga ucraniano Sergey Bubka y el nadador ruso Alexander Popov. Bubka y Popov han negado haber aceptado sobornos.

Cabral dijo que las semillas de la victoria de Río se habían plantado meses antes de la votación, cuando Nuzman lo contactó. “Nuzman se me acercó y me dijo: ‘Sérgio, quiero decirle que el presidente de la IAAF, Lamine Diack, es una persona que está abierta a ventajas indebidas’”, dijo Cabral sobre la reunión, utilizando el antiguo acrónimo de órgano rector de la pista. . “’Puede conseguir cinco o seis votos. A cambio, quiere 1,5 millones de dólares ‘”.

Deberías leer:   El príncipe Carlos y Camila visitan Canadá

Los correos electrónicos revelaron intercambios irritantes sobre retrasos en los pagos entre Rio y el joven Diack. En un mensaje enviado a un funcionario del comité olímpico brasileño, en el que se copiaron Nuzman y Gryner, Papa Massata Diack pidió garantías de que el dinero se transferiría a cuentas bancarias que él controlaba en Dakar o Moscú. El bloque de firmas en el correo electrónico indicaba que Diack estaba escribiendo desde la habitación 2112 del hotel Ritz-Carlton en Singapur.

Maleson, quien fue destituido de su cargo como director de la federación brasileña de deportes de hielo después de presentar quejas sobre Nuzman, también dijo a investigadores en Estados Unidos, Francia y Brasil sobre una reunión que tuvo con un miembro del comité de candidaturas de Río antes de la votación. Repitió esas afirmaciones en la corte.

Contó cómo tuvo un encuentro casual con un alto funcionario relacionado con la candidatura de Río en julio de 2009. Mientras los hombres discutían las posibilidades de las ciudades candidatas, el funcionario, Ruy Cezar Miranda, un asistente del alcalde de la ciudad, le dijo que acababa de regresó de lo que describió como un viaje exitoso a Nigeria antes de hacer un gesto con la mano que a Maleson significaba que se había realizado un pago.

El juez dijo que enviaría los resultados de la investigación a las autoridades de Senegal y Francia, donde viven Papa Massata Diack y Lamine Diack. Se encontraban entre los cinco funcionarios condenados a prisión por un tribunal de París el año pasado por su papel en un plan de extorsión que permitió a los atletas atrapados por dopaje escapar del castigo a cambio de dinero en efectivo.

El joven Diack también ha sido vinculado a una serie de esquemas de corrupción deportiva no relacionados, incluido uno relacionado con la concesión de los derechos de sede de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.