Cataluña en la mira de Javier Cercas

“Cuando termines El monarca de las sombras, que tenía que ver con el pasado de la familia, me decía ‘ya escribí la novela que siempre quise escribir’. Era el otro lado de Soldados de Salamina Y al final de algo para mí tenía dos opciones. O seguir escribiendo ese tipo de novela, que me había ido muy bien, pero eso era hacer trampa, convertirme en un imitador de mí mismo, lo peor para un escritor. Terra Alta es un intento de reinventarme como escritor, porque cuando un escritor repite la misma fórmula es su muerte ”.

Javier Cercas Ha vuelto y avanza al ritmo que debutó hace dos años con la saga protagonizada por Melchor Marín. El primer episodio, Terra Alta, Funcionó como un bautismo en el género policial para el autor. Y fue un comienzo exitoso: la novela ganó el Planet Award 2019 (y fue el centro de la controversia). Ahora, Independencia se apodera de los personajes y desata otra tormenta: una política dirigida al independentismo catalán. Porque es posible que Fences no repita la misma fórmula literaria, pero algunas cosas nunca cambian por completo.

“Borges dice que todas las novelas son novelas policiales y, en mi caso, son pruebas”, destacó Cercas sobre su llegada al género hace dos años. En esta saga, Melchor Marín, miembro de los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana), afronta un nuevo caso justo cuando decidió retirarse de la fuerza: es el año 2025, se ha olvidado el coronavirus y el dinero Es convocado desde la sede de Barcelona porque el alcalde de la ciudad (el sucesor imaginario de la actual presidenta Ada Colau) está siendo chantajeado. Si no pagas 300.000 euros se retransmitirá el vídeo de un encuentro sexual que tuviste en tu juventud con tres hombres a la vez. Estos hombres eran y son hoy hijos de familias poderosas de la región. Con estas claves, el resto es habilidad de Cercas, que es grande y contrastada.

A pesar de las predicciones que han anunciado sin éxito el fin del género policial durante décadas, el formato parece tener un futuro garantizado por dos razones principales: primero, las ciudades, donde vive una de cada dos personas en el mundo, siguen siendo inhumanas. y por intimidantes que parecieran a los hombres y mujeres que llegaron a las metrópolis de mediados del siglo XIX en busca de trabajo y se dirigieron a los primeros policías para soñar con un mundo que restableciera el orden. Y el segundo, nada de lo humano es ajeno a esta estructura que existe desde hace casi 200 años.

Para que Melchor Marín los vea aquí con lo nuevo (criptomonedas, juegos online, estrategias de manipulación política, sextorsión, clonación de tarjetas SIM), así como las viejas pasiones (sexo, dinero, poder, justicia y venganza) O el trasfondo es el soberano proceso de Cataluña entre 2012 y 2021, más conocido como el proceso catalán, que exigía la independencia de esa comunidad autónoma de España.

Quien entra en Independencia no necesita conocer los detalles del proceso porque, en realidad, la singularidad catalana es lo mínimo que hay (sobre todo para los lectores latinoamericanos): elige cualquier movimiento político que genere antipatía, de cualquier rincón del planeta Y que acepte el sufijo “-ismo”, y tendrá un retrato fiel como espejo de la forma en que el poder y el dinero se unen y triunfan en los engranajes de una democracia. Tienen éxito, aunque a veces puede suceder algo inesperado.

Esto es lo que dice la literatura, dice Cercas: “El problema central de la novela tiene que ver con la justicia, exactamente igual que Terra Alta. Podríamos decirlo de esta manera: ¿Es legal la venganza cuando la justicia no nos hace justicia? Por supuesto, la respuesta de cualquier persona civilizada es ‘no, por supuesto que no’. Pero la literatura no funciona de esa manera, nos permite hacer lo que no podemos hacer en la vida. Lo que hace es cuestionar nuestras más profundas certezas, ponernos en jaque, obligarnos a empatizar con personas que nunca podríamos tener ”.

Independencia, Javier Cercas. Tusquets, 400 págs.

Mira tambien


Noticia de Argentina