China extiende los bloqueos de Covid para decenas de millones en Chengdu y Shenzhen

Las autoridades chinas han extendido los cierres de Chengdu y Shenzhen por Covid-19, dando marcha atrás en las promesas de libertad para decenas de millones de personas en las megaciudades del sur luego de campañas de pruebas masivas.

Al menos 68 ciudades están bloqueadas parcial o totalmente, según datos de la Comisión Nacional de Salud del país, lo que alimenta la ansiedad de que las restricciones inicialmente planificadas para días puedan extenderse a semanas o más, como ocurrió en Shanghái este año.

Las autoridades de Shenzhen, el centro tecnológico y de fabricación de China, dijeron el lunes que las restricciones continuarían durante tres días en partes de la ciudad donde se habían reportado casos después del cierre de fin de semana de algunos de sus 17,5 millones de residentes. El domingo, la ciudad reportó 71 nuevos casos de coronavirus.

“La situación de Covid de la ciudad es severa y compleja. La cantidad de nuevas infecciones sigue siendo relativamente alta y el riesgo de transmisión comunitaria aún existe”, advirtió Lin Hancheng, un funcionario local.

Chengdu, una ciudad de 21 millones de habitantes, anunció un confinamiento de cuatro días la semana pasada. Pero las autoridades reportaron 140 casos el domingo y dijeron que las restricciones persistirían al menos hasta el miércoles. Las medidas provocaron compras de pánico en toda la ciudad, con videos que se difundieron en línea de personas llenando sus autos con carne de cerdo y verduras.

Como reflejo del gran impacto de la política de cero covid del presidente Xi Jinping, las autoridades han instado a los ciudadanos a quedarse en casa para el próximo Festival del Medio Otoño. La decisión ha asestado un duro golpe a cientos de millones de trabajadores, que a menudo hacen un viaje inusual a sus lugares de origen para reuniones familiares para el evento anual, que comienza el sábado.

Las últimas restricciones también aumentaron la presión sobre la segunda economía más grande del mundo, que ha estado lidiando con una crisis de liquidez en el sector inmobiliario. La economía se expandió un 0,4 por ciento interanual en los tres meses hasta finales de junio, por debajo del 1,2 por ciento pronosticado por los economistas.

“La incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento de China y las preocupaciones sobre la inconclusión del proyecto impulsarán en gran medida la debilidad de la demanda de compradores de viviendas durante los próximos seis a doce meses. Las interrupciones del covid-19 en la actividad comercial y la ejecución de las ventas también afectarán la confianza del consumidor”, dijo Daniel Zhou, analista de Moody’s, la agencia calificadora.

Otras capitales provinciales han detenido el transporte o el movimiento de sus ciudadanos para que los casos vuelvan a cero, alineándose con la estrategia de eliminación del gobierno central.

Por ejemplo, en Hangzhou, la capital de la provincia de Zhejiang en el este de China, los requisitos de prueba para cualquier persona que vaya a trabajar, comprar o tomar el transporte público se han endurecido a 72 horas desde una vez por semana.

Pero algunas empresas muestran signos cada vez mayores de poder operar bajo la política de cero covid.

En Chengdu, muchas fábricas, incluido el fabricante de automóviles alemán Volkswagen, han hecho arreglos para que los trabajadores vivan en sus campus en sistemas de “circuito cerrado” para permanecer abiertos.

Read More: China extiende los bloqueos de Covid para decenas de millones en Chengdu y Shenzhen