Cinco mitos de DevOps en la empresa

DevOps deja mucho espacio para la interpretación. La gran mayoría de las organizaciones con las que me encuentro están de acuerdo en que DevOps es un conjunto de medidas y prácticas culturales que automatizan e integran procesos para que los equipos puedan construir, probar y enviar software de forma más rápida y confiable. Esto no es incorrecto, pero tampoco muestra una imagen completa.

Lo que falta es el corazón de DevOps: el elemento humano esencial entre el desarrollo de software y los equipos de operaciones, y el papel que juega la colaboración para cerrar la brecha para que los equipos puedan enviar mejor software, más rápido.

Sí, se trata de aumentar la calidad y la estabilidad del software, acortar los plazos de entrega y automatizar el proceso. Pero lo que es más importante, DevOps se trata de permitir que las personas colaboren entre roles para brindar valor a los usuarios finales.

Cuando hace ese cambio ideológico, es más fácil hacer un balance de lo que realmente es DevOps y comenzar a romper esos mitos que generalmente impiden que las empresas aprovechen el verdadero potencial de DevOps.

1. Existe una forma única y «correcta» de realizar DevOps

Falso. Cada organización tiene necesidades, limitaciones y objetivos completamente diferentes. Un enfoque uniforme puede derrotar al objeto. No se garantiza que las herramientas y procesos que funcionaron en una empresa tengan el mismo impacto en otra.

Existen prácticas y principios comunes para DevOps exitosos, pero estos deben ser guías en lugar de la respuesta predeterminada. Las empresas deben confiar en sus instintos, y centrarse en el elemento humano de DevOps es una forma segura de comenzar.

2. Comprar herramientas DevOps = hacer DevOps

Invertir en las herramientas adecuadas es un paso importante, pero eso no acelera el éxito de las empresas. Las herramientas y la automatización son la forma de implementar DevOps, no DevOps en sí. Elegir las herramientas adecuadas es vital, pero cada organización necesita, ante todo, una cultura DevOps progresiva.

Si pierde de vista su propósito de colaboración y está cegado por las herramientas que necesita para realizar DevOps, no está preparado para el éxito.

3. DevOps es lo mismo que desarrollo ágil

Este es un mito común, pero los dos no deben confundirse. Los procesos como la programación ágil, ajustada, extrema y otros modelos de “trabajo rápido, envío frecuente” son una parte importante de DevOps, pero no definen qué es DevOps.

Agile puede ayudar a las empresas a enviar software más rápido, pero no tiene el poder de lograr que los equipos colaboren en el ciclo de vida del software. Por sí solo, puede abrumar a los equipos, especialmente si están aislados.

4. Los equipos de seguridad y DevOps pueden existir por separado

Está bien, claro que pueden, pero definitivamente no deberían. La seguridad debe ser una responsabilidad tan compartida como el envío.

Los equipos de DevOps han encontrado formas de acelerar la entrega de software a través de la automatización, la colaboración y los contenedores, pero los procesos de seguridad inconexos aún los ralentizan. Con demasiada frecuencia, el código simplemente se pasa a un equipo de seguridad para su verificación antes de su envío, con resultados previsiblemente pobres.

En cambio, DevSecOps lleva la seguridad de TI a los equipos de DevOps para garantizar que se priorice la seguridad en cada paso del ciclo de vida del desarrollo. Infundir seguridad en el proceso significa enviar un software mejor y más seguro con menos demoras.

5. DevOps solo se trata de aumentar la calidad y la estabilidad del software

En organizaciones donde el resultado final impregna todos los procesos, es fácil descartar DevOps simplemente como la forma en que los equipos mejoran la calidad del software. A veces, los medios se convierten en el fin. Pero al automatizar los flujos de trabajo, las personas pueden concentrarse más en la tarea en cuestión, mejorando la cultura y reduciendo el agotamiento.

No se trata solo de enviar software rápidamente, se trata de aumentar el valor para toda la organización y los usuarios del software. Hacer este ajuste sutil en la perspectiva de una organización es de vital importancia para la forma en que se ve y valora DevOps.

Aunque puede que no haya un único camino hacia el éxito de DevOps, las organizaciones que se centran en desarrollar DevOps sobre principios compartidos que reflejan la cultura, los objetivos y las fortalezas de un equipo están en el camino correcto.

Kai Hilton-Jones es director senior de ingeniería de soluciones para EMEA en GitHub.