Ciudad de México reemplaza una estatua de Colón por una de una mujer indígena

CIUDAD DE MÉXICO – Las estatuas de Colón están siendo derribadas en las Américas, en medio de feroces debates sobre el legado de la conquista europea y el colonialismo en la región.

Pocos han sido más polémicos que el reemplazo de un monumento en el corazón de la capital de México, que toca algunas de las disputas más intensas en la política actual del país, que incluyen no solo la raza y la historia, sino también el sexo.

Después de un prolongado debate, la alcaldesa Claudia Sheinbaum anunció el martes que la estatua de Colón que una vez miró hacia abajo en el bulevar principal de la Ciudad de México será reemplazada por una figura indígena precolonial, en particular, una mujer.

Anunciada antes de la candidatura presidencial de la Sra. Sheinbaum en 2024, la nueva estatua es vista como un intento del alcalde, que es la primera mujer elegida para dirigir la ciudad más grande de América del Norte, de abordar, o explotar, las tensiones culturales que se apoderan de la ciudad. país, incluida la creciente resistencia de las mujeres a una cultura dominada por los hombres.

La nueva estatua “representa la lucha de las mujeres, particularmente las indígenas, en la historia de México”, dijo en una conferencia de prensa en la que anunció la decisión en el aniversario de la primera llegada de Colón a las Américas. “Es una historia de clasismo, de racismo que viene de la colonia”.

Deberías leer:   El arte exuberante y el teleférico pueden levantar un lugar pobre y violento solo hasta cierto punto

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha ido más lejos que sus predecesores al denunciar la historia del colonialismo, celebrar la cultura indígena y presentarse como el defensor de los pobres contra la oposición conservadora del país y la élite mayoritariamente descendiente de europeos.

Este año organizó elaboradas conmemoraciones para marcar los 500 años desde la caída de la capital azteca de Tenochtitlán, ubicada en la actual Ciudad de México, ante los invasores españoles. Realizó una gira por el país en los últimos meses para disculparse con las comunidades indígenas por las atrocidades coloniales, y ha exigido una expiación similar del gobierno español.

Pero López Obrador ha mostrado una sensibilidad significativamente menor al creciente movimiento feminista de México.

En los últimos años, las mujeres mexicanas han salido cada vez más a las calles para exigir acciones gubernamentales contra una de las tasas de violencia doméstica más altas de América Latina. Al menos 10 mujeres y niñas fueron asesinadas en México en promedio todos los días el año pasado, según cifras oficiales del gobierno, y la mayoría de los delitos quedan impunes.

A principios de este año, miles de mujeres salieron a protestar en la Ciudad de México, atacando las murallas fuera de la residencia presidencial con murciélagos y sopletes. Las manifestantes feministas también han atacado estatuas coloniales, considerándolas como símbolos de la hegemonía masculina de México.

López Obrador ha minimizado estas protestas, llegando incluso a calificarlas de táctica de la oposición para desestabilizar su gobierno. El mes pasado, afirmó que el movimiento feminista en México solo se creó después de que asumió el cargo en 2018.

Deberías leer:   Las naciones del Caribe luchan con las tasas de vacunación de Covid

“Se habían convertido en feministas conservadoras solo para afectarnos, solo con este propósito”, dijo, aplicando a las feministas una palabra que usa a menudo para burlarse de sus oponentes políticos.

Sus comentarios despectivos han presentado un desafío político para su protegida y posible sucesora, la Sra. Sheinbaum, quien ha tratado de posicionarse como la líder de un ala más joven y progresista del partido Morena, de tendencia izquierdista del presidente.

También ha recibido críticas de las organizaciones feministas al condenar los ataques violentos a edificios públicos en 2019.

“La violencia no se combate con violencia”, dijo en ese momento.

La estatua de bronce de Colón, erigida en 1877 sobre un pedestal en una isla de tráfico, había sido desfigurada por manifestantes en el pasado, y los funcionarios la derribaron el año pasado, en medio de amenazas de más daños.

En su lugar habrá una réplica de una talla en piedra llamada “La Joven Dama de Amajac”, que fue descubierta en enero en el oriental estado de Veracruz y que data de la época de los viajes de Colón, hace más de 550 años. La nueva figura tendrá unos 20 pies de altura, tres veces la altura de la original, que ahora se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología de la Ciudad de México.

Deberías leer:   Presidente de Ecuador declara estado de emergencia para combatir el crimen

La elección de una estatua de una mujer para reemplazar a Colón podría atraer a las feministas y, al mismo tiempo, apoyar la retórica indígena de López Obrador, dijo Valeria Moy, directora del Centro de Investigación de Políticas Públicas, un grupo de expertos mexicano.

“Ella está tratando de satisfacer a todos, especialmente a su presidente”, dijo la Sra. Moy. “Desde un punto de vista político, la elección de la estatua parece una buena decisión”.

Pero no todo el mundo estaba satisfecho, a ambos lados de la división cultural.

“Se están enfocando en la estatua, sin enfocarse en los derechos de las mujeres que están vivas”, dijo Fatima Gamboa, activista de la Red de Abogados Indígenas, un grupo de defensa mexicano.

La Sra. Gamboa, miembro del pueblo indígena maya, dijo que un gesto que celebra la herencia indígena de México hace poco por mejorar las precarias condiciones socioeconómicas y la discriminación que aún sufren muchas mujeres indígenas.

Un expresidente conservador de México, Felipe Calderón, dijo que el monumento a Colón era una pieza valiosa del patrimonio artístico e histórico de México y no estuvo de acuerdo con su sustitución.

“Quitarlo, mutilarlo, es un crimen”, escribió en Twitter el mes pasado, cuando el gobierno de la Ciudad de México anunció por primera vez planes para reemplazarlo con un símbolo indígena. “Se lo están robando a la Ciudad de México, a sus residentes y a todos los mexicanos”.