Claves del golpe de Estado de Pedro Castillo, su destitución y su arresto en Perú

Hace menos de una semana, el entonces presidente peruano Pedro Castillo llamó a las instituciones peruanas «a la más amplia unidad» y negó la posibilidad de disolver el Congreso a riesgo de que los legisladores alcanzaran los votos necesarios para destituirlo.

Sin embargo, este miércoles dio marcha atrás, Parlamento cerrado siguiendo los pasos de al menos un par de sus predecesores y la Legislatura también declaró su vacante poco después.

Castillo fue el primer presidente interino en ser investigado, y este fue el tercer intento de la oposición de destituirlo «por incapacidad moral permanente» desde el inicio de su gobierno.

A continuación, un resumen de la crisis política más reciente en el país andino.

¿Quién es Pedro Castillo?

Castillo, de 53 años, era maestro rural y fue el primer presidente de origen campesino en 200 años de la independencia peruana.




Detenido Pedro Castillo. Foto cortesía de El Comercio de Lima

Se ofreció a luchar contra la corrupción, subir los impuestos a las ganancias mineras, masificar el gas natural, reescribir la constitución y acabar con los supuestos monopolios que elevan los precios del gas doméstico y de los medicamentos. También prometió que seguirá cobrando su salario de maestro y expulsando a los delincuentes extranjeros dentro de las 72 horas de su gestión.

¿Por qué se discutió su despido?

El Congreso peruano informó la semana pasada que había hecho una nueva solicitud para debatir la destitución del entonces presidente. Fue el tercer intento legislativo de eliminarlo. bajo el argumento de «incapacidad moral permanente» desde el inicio de su gobierno.

Hasta antes de la disolución del Parlamento se desconocía si la oposición legislativa alcanzaría los 87 votos necesarios para destituirlo, pero al final Se alcanzaron 101 votos favor de su destitución, 6 en contra y 10 abstenciones.

Agentes de policía montan guardia alrededor del Palacio Presidencial peruano en Lima.  Foto EFE


Agentes de policía montan guardia alrededor del Palacio Presidencial peruano en Lima. Foto EFE

La incapacidad moral permanente es una cláusula incorporada a las leyes constitucionales peruanas hace más de 180 años y «no tiene una definición objetiva»‘, según los expertos. En el siglo XIX significaba «locura», pero ahora muchos lo asocian con la corrupción.

Es la octava vez desde 2017 que el Parlamento utiliza el argumento de la «incapacidad moral permanente» para intentar destituir presidentes, contribuyendo a una crisis política que continúa hasta el día de hoy.

¿Por qué la Justicia lo investiga?

Castillo tiene cinco investigaciones en su contra, cuatro por presunta corrupción y otro por presunto plagio realizado en su tesis de maestría hace una década.

La fiscalía argumenta que el ahora expresidente aprovechó su posición de poder para beneficiarse económicamente junto a un grupo de familiares, funcionarios y amigos. Él niega todas las acusaciones.

En Perú, un presidente no puede ser juzgado durante su gobierno porque, según la constitución, esto solo puede ocurrir en el caso de traición a la patria, disolución del Parlamento para casos distintos a los permitidos, no convocar elecciones ni impedir el funcionamiento del Congreso o cuerpos electorales.

Otras crisis políticas en el país

Desde 2016 el Perú vive una crisis política caracterizado porque los Parlamentos y los presidentes a su vez buscan eliminarse entre sí por desacuerdos. En 2019, el presidente Martín Vizcarra (2018-2020) disolvió el Congreso y convocó elecciones legislativas. En 2020 el nuevo Legislativo destituyó a Vizcarra.

El nuevo presidente, Manuel Merino, duro menos de una semana y renunció por marchas que dejaron dos muertos y 200 heridos. Francisco Sagasti llegó al poder y luego de nueve meses entregó el cargo a Castillo.

En 1992 el entonces presidente Alberto Fujimori también disolvió el Parlamento. Permaneció en el cargo ocho años más hasta que dejó el poder acosado por escándalos de corrupción en la compra de congresistas de otras bancadas.

Fujimori cumple una condena de 25 años de prisión por su responsabilidad en el asesinato de 25 peruanos en los primeros años de su gobierno, también es condenado por corrupción.

Con la tensión política en aumento, Castillo solicitó a la Organización de Estados Americanos que enviara una misión.

Tras la visita a Perú y una serie de entrevistas con actores políticos y representantes de instituciones públicas, como la fiscalía o el sistema judicial, el grupo de la OEA presentó un informe en el que incluyó su preocupación por los signos de desestabilización interna y apeló a las partes para iniciar un «diálogo inclusivo» y una tregua política para asegurar la gobernabilidad y mantener la democracia.

¿Qué opinan los peruanos de la presidencia y el Congreso?

El parlamento es muy impopular entre los peruanos, más que el actual expresidente, según varias encuestas.

El 86% desaprobó su gestión, mientras que el 10% la aprobó. Castillo tenía 61% de impopularidad y 31% de popularidad, según una encuesta de noviembre del Instituto de Estudios Peruanos.

Fuente: AP

pb

mira también