Claves para entender la masiva llegada de haitianos a la frontera con Estados Unidos

Las imágenes de los últimos días de una marea humana de haitianos atrapados en la frontera entre Estados Unidos y México dan rienda suelta a una pregunta: ¿por qué ahora? En esta nota damos algunas claves para entender el fenómeno.

Primero, no vienen de Haití. Este país ha atravesado crisis en las últimas dos décadas que le han impedido superar su prolongada pobreza, agravada por la inseguridad, terremotos y huracanes.

La ONU estima que casi 4 millones de haitianosde aproximadamente 11,5 millones padecen inseguridad alimentaria. Una quinta parte de la poblaciónCerca de dos millones de personas se han visto obligadas a emigrar.

Los migrantes haitianos se bañan en el Río Grande. Foto: AP

La huida desesperada de migrantes y refugiados haitianos que cruzan a Estados Unidos desde México

La falta de opciones para viajar a Estados Unidos llevó a miles de haitianos a buscar refugio en otros países en los últimos años, principalmente aquellos que pueden acceder sin visa en Latinoamérica.

Chile y Brasil Son los principales países de donde partieron la mayoría de los miles de migrantes haitianos hacia Estados Unidos en los últimos meses, dijo este miércoles el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

El caso chileno

Hay nueve países que hay que cruzar a pie para llegar de Chile a Estados Unidos. Muchos haitianos ni siquiera saben cómo ubicarlos bien en el mapa, pero tienen muy claro el número y los puntos rojos de la ruta: el desierto de Atacama, la selva del Darién y el Río Grande.

Tras años de lucha por la regularización y el trabajo decente y tras una devastadora pandemia que ha acabado con las pocas esperanzas que les quedaban, miles de haitianos que llegaron hace cinco años empacaron sus maletas hacia el extremo sur del continente para emigrar nuevamente, esta vez hacia el norte.

Louisemame Exantus, de 35 años, aterrizó en Santiago en 2015 con dos de sus tres hijos. El más joven nació en Chile y tiene nacionalidad chilena. Por otro lado, lleva más de año y medio esperando la renovación de su visa y por eso, sin documentos en regla, es imposible acceder a un trabajo formal.

“¿Cómo es posible que teniendo un hijo chileno no me dejen trabajar?” Pero ella no es de las que se van. “No me voy de Chile por miedo y falta de dinero”, confiesa.

Animado por su primo, Emmanuel Elicier, de 40 años, llegó a Chile con su esposa y cuatro hijos en medio de la ola migratoria de 2016, cuando los haitianos podrían ingresar como turistas sin visa y luego regularizar su situación si encuentran trabajo.

Emmanuel Elicier, de 40 años, llegó a Chile con su esposa y cuatro hijos en medio de la ola migratoria de 2016. Foto: EFE

Emmanuel Elicier, de 40 años, llegó a Chile con su esposa y cuatro hijos en medio de la ola migratoria de 2016. Foto: EFE

En ese momento, la estabilidad política y el crecimiento por encima del promedio regional hicieron de Chile un paraíso en una América Latina convulsa y un Haití aún destruido por el terremoto de 2010.

Cuando el flujo comenzó a ser masivo en 2018, el actual presidente chileno, Sebastián Piñera, implementó una visa de turista consular fines no laborales, que requiere aprobación previa en Puerto Príncipe y que frenó drásticamente la llegada de haitianos, pero la situación de los casi 200.000 que aún se encuentran en Chile no mejoró.

“Las cosas no son como me dijeron, pero he tenido un poco más de suerte”, dice en la puerta de su casa, en un campamento ilegal en la ciudad capital de Cerrillos, sin agua corriente ni luz, con calles y casas de tierra. fabricado en madera y zinc.

Deberías leer:   Quién es Peter Thiel, el enigmático amigo de Donald Trump al que todos temen

De sus quince amigos, Solo le quedan ocho en Santiago. Él, de momento, se muestra reacio a migrar, sobre todo después de ver las imágenes que han dado la vuelta al mundo de más de 15.000 compatriotas. -muchos de ellos de Chile- varados en Texas.

¿Porque en este momento?

Según el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, el flujo actual de haitianos “se debe a que Estados Unidos (…) extendió hasta 2023 el programa TPS” que prevé un estado de protección temporal a los que ya están en los EE. UU.

Se animó a algunos haitianos a viajar a EE. UU., Pero “te están engañando”Ebrard reflexionó.

El gobierno de Estados Unidos ha advertido que no hay facilidades para acceder al país.

Desde el foco del problema, en la ciudad de Del Río, Texas, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, destacó este lunes que las fronteras “no están abiertos” y que los migrantes “no deben emprender el peligroso viaje” allí.

La alternativa

Los haitianos no saben lo que puede pasar, pero tienen claro que no quieren volver a haití, donde huyeron en primer lugar.

Marie Chickel, de 45 años, con dos hijos de 10 años, explicó que no podía dormir en el campamento de Ciudad Acuña, México, porque había rumores de una redada de agentes de inmigración mexicanos.

Los vehículos de la patrulla fronteriza de Texas encienden sus luces por la noche para monitorear el Río Grande.  Foto: AFP

Los vehículos de la patrulla fronteriza de Texas encienden sus luces por la noche para monitorear el Río Grande. Foto: AFP

Viajó desde Chile pensando que podía entrar a Estados Unidos y ahora está en la incertidumbre.

Deberías leer:   tras el asesinato del diputado, analizan nuevas medidas de seguridad

Otros haitianos del lado estadounidense no fueron informados de que serían devueltos a su país, lo que provocó la ira de quienes llegaron a Puerto Príncipe de manera sorpresiva. La deportación masiva de haitianos a Haití sin darles la posibilidad de solicitar asilo provocó la renuncia del enviado especial de Joe Biden para Haití, Daniel Foote el jueves.

Dada la magnitud del problema, el canciller Ebrard, Anthony Blinken y otros funcionarios de países centroamericanos se encontrarán este jueves en el marco de la Asamblea General de la ONU para discutir la situación.

“Tienes que tener una respuesta, pensamos, de carácter regional y con el apoyo también de la Organización de las Naciones Unidas para apoyar que la situación en Haití pueda mejorar lo antes posible ”, dijo Ebrard.

La pandemia y el fin de las cuarentenas

Con el fin de las cuarentenas, estalló el éxodo haitiano. Según el Ministerio del Interior de Chile, la salida de haitianos ha aumentado en un 81% Con respecto a 2020, con casi 3.000 migrantes saliendo del país en lo que va de año, la gran mayoría por cruces no autorizados en la frontera terrestre con Perú y Bolivia.

“La forma de migrar es muy precario y arriesgado y muchos caen en el tráfico ilegal ”, denunció Waleska Ureta, directora del Servicio Jesuita a Migrantes.

Desde Chile, un joven que no llega a los treinta y prefiere no dar su nombre insiste en otra realidad de esta migración silenciosa: “Somos los olvidados de América”.

Sala de redacción de Clarín con información de EFE y BBC Mundo

ap