Colombia elige presidente este domingo, en un clima de tensión y polarización

En un contexto de amenazas contra candidatos y riesgo de violencia en 375 municipios del país, Colombia se prepara para elegir a su presidente este domingo.

La campaña electoral colombiana estuvo marcada por amenazas contra los principales candidatos. El candidato por la colación de izquierda Gustavo Petro tuvo que reforzar su esquema de seguridad y ahora habla en público con chaleco antibalas y protegido por un anillo de escudos blindados.

Sábado noche se apuntó un láser verde a Francia Márquez, compañero de fórmula de petro, mientras daba un discurso en Bogotá que activó a sus escoltas y obligó a cancelar el mitin. La fiscalía está investigando el incidente.

El candidato presidencial del Pacto Histórico, Gustavo Petro (izquierda), y su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez. Foto: EFE

fantasmas de fraude

A estas amenazas se suman discursos que levantan el fantasma del fraude electoral, con el gran riesgo de que el perdedor tiene argumentos para no aceptar los resultados y el país está sumido en una grave crisis.


En la calle, estos discursos calan y la tensión es palpable mientras se acerca la cita con las urnas el domingo.

“Los ánimos de ambos lados están tan calientes que puede haber manifestaciones o ataques antes de las elecciones. A la gente le apasiona tanto su candidato que tenemos miedo de que pase algoEugenia, taxista de VTC en Medellín, dijo a RFI.

Manifestación en Bogotá (Colombia).  Foto: EFE

Manifestación en Bogotá (Colombia). Foto: EFE

Ante los riesgos que conlleva este escenario electoral, algunas voces apuntan a falta de responsabilidad institucional y neutralidad que ha tenido el gobierno de Iván Duque.

“El presidente ha salido imprudentemente en contra de Gustavo Petro. El presidente no debería estar haciendo esto.. La neutralidad ha sido una tradición en nuestro medio cuando se sabe que el presidente de repente va a ser sucedido por alguien de otra corriente política por desgaste o por el voto de castigo”, observa Juan Carlos López, profesor de Historia de la Escuela de Administración de Medellín. . .

Cuestionamiento del software electoral por parte de ambos partidos, y voces de acusaciones cruzadas hablando de golpe de estado o el fraude electoral han contribuido a este clima que no ha sido templado desde los más altos niveles del Estado.

Deberías leer:   Joe Biden calificó el fallo de la Corte Suprema de "desestabilizante"

La Misión de Observación Electoral (MOE), institución independiente que vela por la transparencia del proceso, ha criticado la falta de neutralidad del gobierno de Iván Duque pero también que el favorito de izquierda Gustavo Petro lanzado sin pruebas de que se iban a suspender las elecciones.

“Desde la MOE no tenemos ningún dato, ni nada que implique que las elecciones se hayan podido suspender”, dice Mauricio Vela, coordinador del observatorio político de la MOE.

“No hay nada en el marco legal que impida que se celebren las elecciones. Es un comentario que no tiene validez. las elecciones se estan dando. No hay posibilidad de cancelación.”, insiste el coordinador.

Desconfianza en el proceso electoral

Que el favorito lance esa acusación “puede generar aún más desconfianza en la institución electoral y en todo el proceso electoral. Incluso si finalmente gana, ese mismo argumento puede ser utilizado por los oponentes decir que el proceso no fue transparente”, estima también Vela.

De cara a la jornada electoral, la institución monitorea hasta 375 municipios del país donde se dan las condiciones para ir a votar no son los correctos por algún tipo de riesgo.

grupos armados

“Tenemos identificados 375 municipios, más o menos la tercera parte del país con algún nivel de riesgo de violencia. Son municipios donde hay una fuerte presencia de grupos armados, donde existan posibilidades de acción armada, donde exista violación a la libertad de prensa y puedan existir actos de desplazamiento. Todos estos hechos pueden afectar la participación electoral”, advierte Mauricio Vela.

Una realidad de tensión de la que la prensa también es víctima. En lo que va del año en Colombia, 97 periodistas han recibido amenazas de muerte; 59% más respecto al periodo electoral de 2018.

Informar sobre las nuevas dinámicas de violencia en el país o sobre las elecciones presidenciales puede representar un riesgo. A principios de mayo, hasta 15 medios de comunicación de distintas ciudades de los departamentos de Córdoba, Sucre y Antioquia anunciaron su retiro del aire.

Deberías leer:   Tenso encuentro entre Estados Unidos e Irán en el estratégico estrecho de Ormuz

La razón, amenazas de muerte de integrantes del Clan del Golfo durante el paro armado decretado por esa organización.

Continuidad o giro

Colombia no solo elige un presidente, decide si renueva el mandato del actual sistema político o si opta por un giro hacia un nuevo modelo, situación que ha generado desde incertidumbre hasta esperanza.

El país acaba de vivir cuatro años en los que fue testigo un estallido social sin precedentes que tomó las calles y fue respondido con ferocidad por el gobierno, provocando malestar con decisiones insensatas como una impopular reforma tributaria.

A este estado de cosas se sumaron los males sociales y económicos dejado por la pandemia del covid-19además del incremento de la violencia, a pesar del acuerdo de paz con las FARC, particularmente contra líderes sociales y protagonizada a sangre y fuego por grupos armados ilegales, en disputas territoriales.

El candidato de la coalición de derecha Equipo por Colombia, Federico "fico" Gutiérrez.  Foto: EFE

El candidato de la coalición de derecha Equipo por Colombia, Federico “Fico” Gutiérrez. Foto: EFE

El próximo domingo, los 39.002.239 colombianos con derecho a voto tendrán la oportunidad de elegir entre siete candidatos al reemplazo de Iván Duque.

Sin embargo, según las encuestas, la elección se disputará entre Petro, el favorito según las encuestas de opinión, y el derechista, Federico Gutiérrezaunque habría una tercera opción con los independientes, rodolfo hernandezsi se mantiene la tendencia de crecimiento de las últimas semanas.

“O el país sigue el camino que siempre ha seguido o el país cambia de rumbo”, enfatizó Fernando Giraldo, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Norte de Barranquilla (norte), al ser consultado por ANSA sobre lo que está en juego en estas elecciones.

El académico aseguró que si el país no hace un cambio en el modelo político actual, “nos exponemos a una explosión social y política de incalculables consecuencias”.

“Estamos ante el riesgo de una fractura total, no solo política y social, sino institucional”, argumentó Giraldo, argumentando que una ruptura de este tipo solo favorecería a las “bandas criminales de narcotraficantes“.

Rodolfo Hernández.  Foto: Reuters

Rodolfo Hernández. Foto: Reuters

“Lo que tenemos en el panorama es una amenaza de bandas criminales del narcotráfico y si no nos ponemos de acuerdo para garantizar un mínimo de convivencia entre los colombianos, esto es un caldo de cultivo para estas organizaciones”, dijo.

Deberías leer:   Tras el fallo de la Corte Suprema de EE.UU., los estados preparan la lucha por las leyes de control de armas

Para Yann Basset, director del Grupo de Estudios sobre Democracia (DEMOS UR) de la Universidad del Rosario en Bogotá, la situación es menos dramática, pero coincide con Giraldo en que el domingo decides entre dos opciones.

“Está en juego la posibilidad por primera vez en la historia del país de una eventual victoria de la izquierda en las elecciones presidenciales, que genera expectativas Y mucho miedo y preocupacion por sectores, y eso crea un clima de expectativas y tensiones”.

El académico recordó que la izquierda nunca gobernó el país ya que la larga guerra interna entre el Estado y las ex-FARC creó la narrativa que asociaba a esa guerrilla con todo lo que estaba del lado de ese espectro político.

“Esto es algo que nunca sucedió en el pasado y la izquierda siempre ha sido minoria por estar históricamente asociado a la imagen de la guerrilla, a pesar de que parte de la izquierda siempre rechazó la violencia armada”, argumentó Basset.

El senador de izquierda Gustavo Petro, favorito en las encuestas con porcentajes que rondan el 40% en promedio, propone un cambio en varios aspectos políticos, con énfasis en lo social.

En el otro lado, el exalcalde derechista de Medellín Federico Gutiérrez cuenta con el apoyo de todos los partidos oficialesde amplios sectores de las iglesias cristianas y de gran parte del empresariado.

El candidato oficial promete no llevar al país a conmociones con giros políticos innecesarios y sugiere que él es el único capaz de recomponer el país.

Según las encuestas, Gutiérrez tiene un promedio más favorable por encima del 20%. Sin embargo, en las últimas mediciones se demostró que el exalcalde de Bucaramanga (noreste) Rodolfo Gutiérrez se acercaba a esos niveles. un hombre de negocios de 77 años que se presenta como independiente, con un discurso de ruptura total con la clase política que ha dirigido el país.

ANSA y RFI

ap