¿Cómo afecta el gigantesco aumento de las tasas de interés en el mundo? – El Financiero

Cuando el Reserva Federal sube las tasas de interés, como lo hizo el miércoles, el impacto de esa medida se siente incluso fuera de Estados Unidos: afecta a los comerciantes de Sri Lanka, agricultores mozambiqueños y familias pobres de todo el mundo.


No solo los préstamos son más caros, sino que las monedas nacionales se devalúan.

“Presiona a todo tipo de países en desarrollo”, dijo Eric LeCompte, director ejecutivo de Jubilee USA Network, una coalición de organizaciones que luchan contra la pobreza en todo el mundo.

el director ejecutivo de Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, estaba tan alarmada por la aumentos de la tasa de interés el mes pasado que dijo que los bancos centrales deben “ser conscientes del impacto (de esas medidas) en los sectores vulnerables economías (países) emergentes y en desarrollo.


El FMI rebajó su pronóstico de crecimiento económico para este año en los países en desarrollo y emergentes a 3,8 por ciento, un punto porcentual menos que el pronóstico que hizo en enero.

La “Fed” elevó este miércoles medio punto su tasa de referencia a corto plazo, llevándola a su nivel más alto desde que comenzó la pandemia hace dos años, y dijo que puede haber más aumentos.

Los aumentos de las tasas de interés en los Estados Unidos afectan a otros países de diferentes maneras. Para empezar, pueden ralentizar la economía estadounidense y reducir la demanda de bienes importados.


También afectan a la inversiones globales. A medida que aumentan las tasas de interés en los Estados Unidos, los bonos gubernamentales y corporativos se vuelven más atractivos para los inversionistas, quienes retiran dinero del extranjero y lo invierten en bonos. Estas reversiones elevan el valor del dólar y devalúan las monedas de otros países.

Deberías leer:   ¿Cuándo es el Hot Sale en México?

Las devaluaciones son problemáticas porque elevan los precios, especialmente para los bienes importados. Esto es particularmente preocupante en un momento como este, cuando hay problemas de suministro y la guerra en Ucrania está afectando las entregas de granos y fertilizantes, lo que eleva los precios mundiales de los alimentos.

Para proteger sus monedas, Los bancos centrales de los países en desarrollo tienden a aumentar sus propias tasas de interés. Algunos ya han comenzado a hacerlo. Esto tiene graves consecuencias: reduce el crecimiento, genera desempleo y golpea a las empresas que tienen deudas. También obliga a los gobiernos endeudados a asignar más dinero de su presupuesto para el pago de intereses de la deuda y menos a cosas como la lucha contra el COVID-19 y la pobreza.

Georgieva del FMI dice que el 60 por ciento de los países de bajos ingresos ya están en un nivel alarmante de endeudamiento o se acercan a él, donde los pagos de la deuda equivalen a la mitad de sus economías.

A pesar del peligro de daños colaterales, se espera que la Fed ordene nuevas subidas de tipos de interés este año para combatir la inflación en los Estados Unidos. La inflación es consecuencia de la recuperación inusualmente fuerte de la economía de la recesión causada por la pandemia de coronavirus, que tomó por sorpresa a las empresas y las obligó a buscar más empleados y suministros para satisfacer la demanda. El resultado de esto ha sido escasez de productos, retrasos en las entregas y precios más altos. En marzo, los precios al consumidor subieron un 8,5% respecto al año anterior. Fue su mayor aumento desde 1981.

Deberías leer:   Ejecutan a Clemente Condado Escamilla, director del DIF de Acayucan, Veracruz, en evento público – El Financiero

La Fed tiene como objetivo producir lo que se describe como un “aterrizaje suave” para la economía, elevando las tasas lo suficiente como para contener la inflación, pero sin desencadenar una recesión.

Los países en desarrollo temen que la Fed esperó demasiado para intervenir y requerirá medidas más fuertes para frenar la inflación.

“Hubiera sido mucho mejor si se hubieran movilizado cuando comenzó el problema”, dijo Liliana Rojas-Suárez, investigadora principal del Centro para el Desarrollo Global.

Históricamente, a la Fed no le ha resultado fácil producir aterrizajes suaves. La última vez que lo intentó fue a mediados de la década de 1990, cuando la Fed estaba dirigida por Alan Greenspan y sus acciones causaron graves trastornos en muchas naciones en desarrollo.

“Estados Unidos pudo frenar la inflación y evitar una recesión”, dijo Rojas-Suárez, “pero creó serios problemas en los mercados emergentes”. De hecho, hubo crisis en México, Rusia y gran parte de Asia.

Robin Brooks, economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales, dice que muchos mercados emergentes tienen economías mucho más fuertes ahora.

Por un lado, reforzaron sus reservas de divisas, que los bancos centrales pueden utilizar para respaldar sus monedas o cumplir con los pagos de la deuda en tiempos de crisis.

En el período previo a la crisis financiera que sufrió Asia en 1997-98, por ejemplo, las reservas de Tailandia equivalían al 19% de su economía y hoy son el 47%, según el instituto que monitorea el funcionamiento de los bancos.

Deberías leer:   Criptomonedas: ¿Qué es la frase semilla y cómo funciona?

Brooks señala que el aumento de los precios de las materias primas beneficia a los países exportadores, como Nigeria (petróleo) y Brasil (soja). Pero muchas naciones siguen siendo vulnerables a estos shocks financieros. Especialmente aquellos que dependen mucho del petróleo y otros productos importados, y tienen pocas reservas.

Rojas-Suarez estima que Sri Lanka es una de las naciones más expuestas. El mes pasado suspendió el pago de su deuda y negocia con el FMI una reestructuración del plan de pagos. Túnez, Turquía y Mozambique también se enfrentan a situaciones complicadas.

El aumento de las tasas de interés de EE. UU. no siempre significa un desastre para los países en desarrollo. Si suben porque la economía estadounidense está sana, los países exportadores tendrán más oportunidades de vender sus productos al mercado estadounidense.

Pero las consecuencias son muy diferentes cuando la Fed interviene para reducir el crecimiento y combatir la inflación, como ahora.

Se asesta un duro golpe a los países que luchan por pagar sus deudas, tienen mucha gente que no ha sido vacunada contra el COVID-19 y donde los precios de los alimentos suben.

“Añade más presiones” a la economía, dice LeCompte. “¿Cuánta presión pueden soportar los gobiernos?”

Pilar Benegas

Pilar Benegas es una reconocida periodista con amplia experiencia en importantes medios de USA, como LaOpinion, Miami News, The Washington Post, entre otros. Es editora en jefe de Es de Latino desde 2019.