Cómo Carvana pasó de ser una de las mejores opciones de Wall Street a comerciar con acciones de memes

Cómo Carvana pasó de ser una de las mejores opciones de Wall Street a comerciar con acciones de memes

Ernie García, CEO, Carvana

Scott Mlyn | CNBC

El CEO de Carvana, Ernie García III, le dice regularmente a Wall Street que «la marcha continúa» en la misión de la compañía de convertirse en el minorista de autos usados ​​más grande y rentable del mundo.

El precio de sus acciones también ha avanzado este año, solo que en la dirección equivocada para los inversores. En seis meses, Carvana pasó de ser el minorista de autos usados ​​preferido de Wall Street, listo para capitalizar un mercado sólido, a cotizar como una acción meme volátil en medio de medidas de reducción de costos y despidos.

La caída en desgracia del minorista de autos usados ​​con sede en Arizona, incluida una caída de casi el 90% en el precio de sus acciones desde noviembre, fue el resultado de una combinación de condiciones cambiantes del mercado y heridas autoinfligidas. Muchos distribuidores tradicionales continúan reportando resultados récord o casi récord, lo que arroja más luz sobre los problemas de Carvana.

Carvana creció exponencialmente durante la pandemia de coronavirus, ya que los compradores pasaron a comprar en línea en lugar de visitar un concesionario, con la promesa de vender y comprar vehículos usados ​​sin problemas en el hogar del cliente. Pero los analistas están preocupados por la liquidez de la compañía, el aumento de la deuda y el crecimiento, que se espera que este año sea el más lento desde que se convirtió en una empresa pública en 2017.

«Según admitió la propia compañía, había acelerado el crecimiento precisamente en el momento equivocado en una desaceleración del consumo que dejó un gran desajuste entre la capacidad y la demanda, creando una crisis de liquidez», dijo Adam Jonas de Morgan Stanley en una nota para inversores a principios de este mes, rebajando la calificación del compañía y recortando su precio objetivo de $360 a $105 por acción.

La desaceleración se debe a los altos precios de los vehículos, el aumento de las tasas de interés y los temores de recesión, entre otros factores. Carvana compró una cantidad récord de vehículos el año pasado en medio de precios altísimos y una inflación creciente, en preparación para una demanda sin precedentes que desde entonces se ha desacelerado.

Los analistas dicen que Carvana está lejos de estar fuera, pero puede haber alcanzado su punto máximo. Existen preocupaciones con respecto al mercado de vehículos usados ​​en el futuro, así como sus riesgos a corto plazo que superan las posibles recompensas.

«El deterioro de las condiciones del mercado de capitales y el empeoramiento de las tendencias en la industria de vehículos usados ​​han erosionado nuestra convicción en el camino para que Carvana asegure el capital necesario para alcanzar la escala suficiente y el estado de autofinanciamiento», dijo Scott W. Devitt de Stifel la semana pasada en una nota para inversores. .

Deberías leer:   Walmart recorta 200 empleados corporativos, dice que continuará contratando en 'áreas clave' – Tecno

Las acciones de Carvana tienen una calificación de «mantener» con un precio objetivo de 89,30 dólares por acción, según estimaciones de analistas compiladas por FactSet.

‘No estábamos preparados’

Las acciones de Carvana estaban a más de $300 por acción antes de que la compañía informara sus resultados del tercer trimestre el 4 de noviembre, cuando no cumplió con las expectativas de ganancias de Wall Street y se revelaron los problemas operativos internos.

García, quien también se desempeña como presidente, les dijo a los inversionistas que la compañía no podía satisfacer la demanda de los clientes, lo que provocó que no ofreciera toda su flota de vehículos en su sitio web para que los consumidores los compraran. Dijo que fue el resultado de que la compañía compró vehículos a una tasa más alta de lo que podía procesar.

“No estábamos preparados para eso”, dijo García, quien cofundó la compañía en 2012 y la ha convertido en un negocio de casi $13 mil millones.

Para ayudar al rendimiento futuro de la compra de vehículos y los tiempos para reacondicionarlos, Carvana anunció el 24 de febrero un acuerdo definitivo para comprar las operaciones estadounidenses de Adesa, el segundo proveedor más grande de subastas de vehículos al por mayor en el país, de KAR Global por $ 2,2 mil millones.

García, en ese momento, dijo que el acuerdo «solidifica» el plan de Carvana para convertirse en «el minorista automotriz más grande y rentable». Terminando sus comentarios preparados con los inversores sobre sus ganancias del cuarto trimestre ese mismo día con «la marcha continúa».

El acuerdo fue aclamado por los inversionistas, que elevaron las acciones un 34% durante los siguientes dos días a más de $152 por acción. Siguió una disminución constante debido a los temores de una recesión y otras tendencias macroeconómicas que impactaron en el mercado de automóviles usados.

Inventario costoso sobreconstruido

Las ganancias del acuerdo fueron de corta duración debido al entorno macroeconómico y la compañía no cumplió significativamente con las expectativas de Wall Street para el primer trimestre, iniciando una venta masiva de acciones de la compañía y una serie de revisiones a la baja por parte de los analistas.

La empresa fue criticada por gastar demasiado en marketing, que incluía un mediocre anuncio de 30 segundos en el Super Bowl, y por no prepararse para una posible desaceleración o caída de las ventas. Carvana argumenta que se preparó en exceso para el primer trimestre, después de estar poco preparado para la demanda el año pasado.

Deberías leer:   Amgen lucha contra el IRS por una factura de impuestos de más de $10.7 mil millones

«Construimos por más de lo que aparecimos», dijo García durante una llamada de ganancias el 20 de abril.

Los resultados hundieron las acciones durante la semana siguiente. García describió los problemas como «transitorios» y algo de lo que la empresa aprenderá. Admitió que Carvana puede haber estado priorizando el crecimiento sobre las ganancias, ya que la compañía retrasó los planes para lograr ganancias positivas antes de intereses e impuestos por «algunos trimestres».

Las acciones se vieron afectadas nuevamente a fines de abril, cuando el distribuidor de autos usados ​​en línea tuvo problemas para vender bonos y se vio obligado a recurrir a Apollo Global Management por $ 1.6 mil millones para salvar el acuerdo para financiar el acuerdo de Adesa.

Los analistas consideran «desfavorable» la operación para financiar la compra de Adesa, a una tasa del 10,25%. Sus bonos existentes ya estaban rindiendo más del 9%. Bloomberg News informó que Apollo salvó el trato después de que los inversores exigieran un rendimiento de alrededor del 11% en un bono basura propuesto de $ 2,275 mil millones y alrededor del 14% en una pieza preferida de $ 1 mil millones.

Los términos desfavorables «retrasarán inevitablemente el camino» hacia un flujo de efectivo libre positivo para la empresa hasta 2024, dijo Zachary Fadem, analista de Wells Fargo. En una nota a los inversores del 3 de mayo, rebajó la calificación de las acciones y redujo su precio objetivo de $150 a $65 por acción.

Joseph Spak de RBC Capital Markets expresó preocupaciones similares sobre el acuerdo y dijo que la integración «podría ser complicada» durante los próximos dos años o más. También rebajó la calificación de las acciones y recortó su precio objetivo.

«Si bien la justificación estratégica de Adesa tiene sentido, en nuestra opinión, es probable que la modernización y la dotación de personal de 56 instalaciones en los próximos dos años enfrenten un período prolongado de ineficiencias operativas con hasta 18-24 meses de riesgo continuo en el resultado final. ”, dijo en una nota para inversionistas a principios del mes pasado.

Estado de los memes

Las acciones de Carvana la semana pasada tocaron un mínimo de dos años antes de subir hasta un 51% el mismo día junto con «acciones de memes» como GameStop y AMC.

Las acciones de Meme se refieren a unas pocas acciones seleccionadas que ganan popularidad repentina en Internet y conducen a precios altísimos y un volumen de negociación inusualmente alto.

Por ejemplo, el volumen de transacciones de Carvana el jueves superó los 41,7 millones, en comparación con su volumen promedio de 30 días de alrededor de 9 millones. La negociación de acciones de Carvana el jueves se detuvo al menos cuatro veces.

Casi el 29 % de las acciones de Carvana disponibles para negociar se venden al descubierto, según FactSet, entre las proporciones más altas de los mercados estadounidenses.

Deberías leer:   Nikola comprará al fabricante de baterías Romeo Power por 144 millones de dólares

Carvana está intentando volver a caer en la gracia de Wall Street. En una presentación para inversores publicada el viernes por la noche, la compañía defendió el acuerdo con Adesa y actualizó sus planes de crecimiento y reducción de costos, incluida la reducción de los costos de adquisición de vehículos.

La compañía dijo que está reenfocando sus tres prioridades clave: aumentar las unidades minoristas y los ingresos, aumentar la ganancia bruta total por unidad y demostrar el apalancamiento operativo.

«Hemos hecho un progreso significativo en los primeros dos objetivos», dijo la compañía. Sin embargo, dijo que necesitaba hacer más, específicamente con respecto a la rentabilidad, el flujo de caja libre y los costos de venta, generales y administrativos.

La compañía, en la presentación, volvió a confirmar los informes de la semana pasada de que despidió a 2.500 empleados, o alrededor del 12% de su fuerza laboral total, y que el equipo ejecutivo de Carvana renunciaría a los salarios durante el resto del año para contribuir a la indemnización por despido de los empleados despedidos.

Las ganancias récord de los rivales

Los problemas recientes de Carvana surgen cuando los grupos de distribuidores públicos más grandes del país continúan reportando ganancias récord o casi récord en medio de inventarios bajos y precios altos.

El minorista de autos más grande del país, AutoNation, reportó el mes pasado ganancias récord por acción en el primer trimestre de $5.78. La compañía se ha movido agresivamente a los vehículos usados ​​en medio de una disminución en la disponibilidad de vehículos nuevos durante la pandemia de coronavirus. Los ingresos de su negocio de autos usados ​​aumentaron un 47 % en el trimestre, lo que elevó sus ingresos generales a casi $6800 millones.

Lithia Motors, que se encuentra en medio de un agresivo plan de crecimiento para convertirse en el minorista de vehículos más grande del país, dijo que sus ganancias se duplicaron con creces durante el primer trimestre con respecto al año anterior a $342,2 millones. La ganancia bruta promedio por unidad de vehículos usados, una estadística observada de cerca por los inversionistas, aumentó un 32 %, a $3,037. Eso se compara con Carvana a $ 2,833.

«Carvana parece haber obtenido mucho de ese halo de acciones tecnológicas del que Tesla también se benefició durante mucho tiempo», dijo el analista de Morningstar David Whiston, que cubre los principales grupos de concesionarios que cotizan en bolsa, pero no Carvana. «Creo que tal vez eso fue un poco generoso por parte del mercado».

– CNBC miguel flor y hannah miao contribuido a este informe.