¿Cómo esquivar los vientos cruzados en política?

Estos fueron los hallazgos de la división estadounidense de YouGov, una firma internacional de investigación y análisis que realizó una encuesta a los 45 presidentes estadounidenses que cumplieron dos mandatos consecutivos.

Pero ahora, apenas un año después de su presidencia, Biden está cayendo rápidamente en las encuestas.


Solo un tercio de los estadounidenses aprueba su trabajo, según la última encuesta de la Universidad de Quinnipiac.

El jefe de Estado también vio caer su aprobación entre los demócratas del 87% en noviembre al 75% en enero, luego de que la mayoría de los encuestados desaprobara su manejo de temas clave.

“Biden ha impulsado un paquete de ayuda por el coronavirus de 1,9 billones de dólares y un acuerdo de infraestructura bipartidista de 1,2 billones de dólares, pero otros desafíos han eclipsado esas hazañas”, dice FiveThirtyEight, otro sitio web dedicado al análisis estadístico.


El impacto del COVID-19 y la variante omicron en la creciente incertidumbre económica, la inflación y los problemas de la cadena de suministro es innegable, un dilema que Estados Unidos comparte con el resto del mundo.

Deberías leer:   EEUU busca endurecer sanciones contra Corea del Norte

“El virus determinará cómo será el segundo año del presidente Biden”, dice Timothy Naftali, historiador de la Universidad de Nueva York, en una entrevista publicada en la revista Time.

Según Goldman Sachs, “con la demanda laboral aún al rojo vivo y los beneficios de desempleo mejorados que ahora expiran, esperamos que la tasa de desempleo caiga a un mínimo de 50 años del 3,4% para fines de 2022”.

Sin embargo, admiten que el actual aumento de la inflación empeorará antes de mejorar a finales de año.

“A finales de año, el PCE básico o Índice de Precios de Gastos del Consumidor puede caer por debajo del 3%, aunque es probable que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se mantenga un poco más alto. Es cierto que el impulsor clave de nuestro pronóstico, la resolución parcial de los desequilibrios entre la oferta y la demanda en el sector de bienes duraderos, es difícil de cronometrar, y es probable que omicron empeore las cosas a corto plazo”, agregó.

Deberías leer:   Precio del petróleo en EEUU cierra en $110 el barril

Los retos internacionales también se suman.

La semana pasada en Ginebra, la posición de Estados Unidos, respaldada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), frente a Rusia sobre la amenaza de invasión de Ucrania parecía ser la correcta.

Aunque Moscú expresó su descontento con la negativa de la OTAN a ceder a sus principales demandas, incluida la retirada de una oferta de membresía de la alianza militar a Ucrania, hubo algunos aspectos positivos. Se acordó continuar las conversaciones, incluida la seguridad europea.

Todo dependerá de los próximos movimientos del Kremlin, teniendo en cuenta que recientemente el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, amplió el escenario del conflicto al asegurar que no descartó que su país colocara infraestructura militar en Cuba o Venezuela, luego de que calificando de “fracasadas” las últimas rondas de conversaciones.

Aunque no se descartan tales avances, dada su larga relación con estos países, la realidad es que, más que una amenaza, parece una demostración a sus rivales de lo que sentirían ante un avance “intimidante” similar hacia sus límites de seguridad.

Deberías leer:   Sorprenden a senadora de izquierda colombiana con gran suma de dinero en Honduras

Ahora bien, si Biden logra combinar un poco de persuasión para mejorar sus relaciones con el Congreso, brindando una visión de futuro en tiempos de crisis, aumentará su popularidad, lo que le permitirá lidiar con los vientos cruzados, asegurando el despegue de su liderazgo.