Publicidad
Home Marketing Digital Cómo migrar con éxito un sitio web sin dañar el SEO

Cómo migrar con éxito un sitio web sin dañar el SEO [Checklist]

Publicidad


Un sitio web desactualizado no representará bien su marca.

Publicidad

Los expertos en diseño web recomiendan un rediseño del sitio cada 2-3 años para mantenerse al día con los estándares web y las tendencias de diseño. Esto a menudo se puede lograr con un simple estiramiento facial o una nueva piel. Sin embargo, en algunos casos, es posible que se enfrente a una migración del sitio.

Acceda ahora: 21 mitos de SEO para dejar atrás en 2021

El resultado final de la migración de un sitio puede incluir una interfaz más limpia, una experiencia de usuario nueva o mejorada, una experiencia de edición más sencilla y más. Sin embargo, la decisión de migrar su sitio web no debe tomarse a la ligera. Si se ejecuta de manera deficiente, podría terminar con errores en el código de estado, un impacto negativo en el rendimiento de SEO e incluso irritar a los visitantes del sitio web.

¿Por qué debería migrar un sitio web?

Estas son las circunstancias en las que podría necesitar una migración del sitio en lugar de un simple rediseño:

  • Necesita mover la ubicación de su sitio de un servidor a otro.
  • Está cambiando la plataforma CMS en la que opera su sitio.
  • Está cambiando su nombre de dominio o URL.
  • Debe realizar cambios importantes en la arquitectura de su sitio (no solo en la estética).

Las migraciones de sitios web se pueden realizar por su cuenta o de forma profesional. (Por ejemplo, HubSpot ofrece servicios de migración a los clientes que se cambian al CMS de HubSpot).

Si está considerando la migración de un sitio web, tenga en cuenta que debe dejar tiempo para prepararse y ejecutar. Los especialistas en migración suelen tardar unas tres semanas, así que planifique en consecuencia. Ahora, entremos en los detalles de la migración de un sitio web.

Pre-migración

1. Rastrear el sitio existente.

Un rastreador de sitios web recupera las URL y el marcado en su sitio, “viendo” esta información de manera similar a como lo haría Google.

Realizar un rastreo le brinda un punto de partida para su mapeo de URL (más sobre eso más adelante), así como una lista para consultar en caso de que algo se pierda en la traducción. Puede rastrear su sitio web usted mismo con una herramienta de terceros como Screaming Frog.

2. Registre sus puntos de referencia.

En algunos casos, los datos analíticos pueden borrarse durante la migración de un sitio, y estos puntos de referencia históricos pueden ser valiosos, por lo que es mejor retenerlos.

También debe tomarse el tiempo para revisar sus análisis y asegurarse de saber cómo los visitantes navegan actualmente por el sitio y qué páginas son las más valiosas. Este contexto puede ayudar a informar sus decisiones de rediseño y arquitectura del sitio.

3. Asigne sus URL.

Si está realizando cambios importantes en las URL de su sitio, necesitará redirecciones para guiar a Google y a los usuarios de su sitio web desde sus antiguas URL a sus nuevas URL.

  • Desde el punto de vista de la usabilidad, si una página ya no existe, no desea que sus usuarios obtengan un error de código de estado 404. En su lugar, deben ser guiados a la página que ha ocupado el lugar de la página anterior.
  • Los redireccionamientos inadecuados pueden significar un gran impacto contra su SEO. Les dicen a los motores de búsqueda y a los visitantes de su sitio web que una página ha cambiado, si se ha eliminado o ya no existe. También les dicen a los motores de búsqueda qué páginas nuevas han reemplazado a las antiguas.
  • Desde una perspectiva de SEO, no querrás perder todo el historial, los vínculos de retroceso y (en esencia) la “autoridad” que acumuló la página anterior. Una redirección le dice a Google dónde atribuir esas señales.

Para implementar las redirecciones, primero debe crear una estrategia mapeando sus URL. Esto implica crear una hoja de cálculo con dos columnas: una para la URL anterior y otra para la nueva URL correspondiente.

No se preocupe si no hay reemplazos “perfectos” para cada contenido. Simplemente haga lo mejor que pueda para dirigir a sus usuarios según su intención original.

Si tiene toneladas de páginas, es probable que el mapeo manual no esté en sus tarjetas, así que para ahorrar tiempo, busque patrones en sus URL que se puedan redirigir en grupos o secciones.

También se deben migrar los redireccionamientos existentes. Intente mantener tantas redirecciones existentes como sea posible para disminuir la carga de trabajo y asegúrese de que sus URL estén asignadas antes de probar las redirecciones, para asegurarse de tener copias de seguridad si las pierde.

Para obtener más información sobre cómo actualizar las URL, consulte este artículo.

4. Asegúrese de conservar los títulos, las meta descripciones y el marcado HTML.

Recuerde que las migraciones de sitios web ayudan con la organización del sitio web. Como tal, las páginas deben ser uniformes y contener la misma información que tenían antes. Para ilustrarlo, si el blog de marketing de HubSpot se sometiera a una migración del sitio, el contenido y las descripciones de cada publicación del blog serían iguales, solo que se verían diferentes.

Siempre puede actualizar o reescribir títulos, meta descripciones y marcado HTML, pero aún debe asegurarse de que cada página incluya la información adecuada.

5. Pruebe la nueva versión en un servidor de prueba (también conocido como sandbox).

Ver maquetas o pruebas en un entorno local no le dará una imagen completa de la funcionalidad e implementación del nuevo sitio. Para una transición sin problemas, tómelo en línea para una prueba de manejo antes de la migración oficial.

6. Elija la fecha correcta para la migración.

El hipo puede ocurrir pase lo que pase, pero puede minimizarlo evitando las horas pico.

Día de la migración

7. Prepárese para actualizar la configuración de DNS de su sitio.

Si está moviendo su sitio a un nuevo servidor, parte del proceso incluirá “señalar” a la nueva ubicación del sitio. Coordine con su equipo web / de TI y / o sus proveedores de alojamiento (nuevos y antiguos) para lograr esto.

8. Lanzamiento.

Configure sus redirecciones de reenvío, anule la publicación e implemente.

Si hubo cambios de DNS involucrados, es posible que el sitio se caiga momentáneamente.

Si no está cambiando de servidor o plataforma, la migración debería ser casi instantánea.

9. Rastrear el nuevo sitio.

Una vez que el nuevo sitio esté activo, puede realizar un rastreo para ver si se ha migrado como esperaba. Una cosa que debe buscar es la capacidad de indexación y rastreo adecuadas.

10. Identifique y resuelva el contenido faltante y duplicado.

Con el informe de rastreo, vea si encuentra alguna anomalía, incluido contenido duplicado o errores 404 y enlaces rotos. Además, debe hacer clic en el nuevo sitio y buscar problemas.

11. Compruebe si hay cadenas de redireccionamiento.

Ahora que su sitio ha sido migrado, tiene muchas redirecciones nuevas en sus manos. Si ya existían redireccionamientos, es posible que se hayan creado cadenas.

Esto es lo que quiero decir:

Si ya estaba redirigiendo UN a segundo, es posible que su migración haya agregado un redireccionamiento desde segundo a C.

Esto crea una cadena de redireccionamientos: UN a segundo a C.

Las cadenas de redireccionamiento pueden ralentizar su sitio y afectar el rendimiento. Puede evitar esto rompiendo las cadenas, redirigiendo UN a C y segundo a C.

12. Asegúrese de que Google Analytics y Google Search Console estén implementados.

Para evitar lagunas en los datos y los informes, estos deben estar en funcionamiento el mismo día.

13. Marque la fecha en Analytics.

Google Analytics le permite realizar “Anotaciones” de fechas o eventos importantes. Esto puede ayudarlo a contextualizar los datos y medir el rendimiento antes y después de la migración (a menos que haya optado por una nueva configuración de Analytics).

14. Envíe mapas del sitio.

Una vez que todo esté en funcionamiento, asegúrese de que el mapa del sitio XML no tenga errores. Luego, puede enviar el mapa del sitio en Google Search Console para invitar a Google a rastrear la nueva implementación.

Post-migración

15. Monitorear el desempeño.

Si bien las caídas temporales en el tráfico son comunes después de una migración, aún debe estar al tanto de sus análisis para asegurarse de que no se pierda nada importante que pueda afectar el rendimiento.

16. Ejecute auditorías del sitio.

A veces, las herramientas de terceros pueden encontrar problemas que no conocía. El auditor del sitio de SEMrush es excelente en situaciones como esta.

17. Actualice sus plataformas.

Si tiene anuncios en ejecución u otras plataformas que pueden estar utilizando URL antiguas, asegúrese de agregar enlaces nuevos.

18. Haga que los editores actualicen los vínculos de retroceso.

Si sus redireccionamientos se han implementado correctamente, aún obtendrá tráfico y autoridad de sus backlinks. Sin embargo, sigue siendo una buena práctica utilizar las URL más actualizadas posible. Con eso en mente, comuníquese con los editores de sus enlaces de mayor valor para notificarles del intercambio.

La migración de sitios web puede ser un proceso largo, pero no imposible. Con preparación, puede tener una migración que sea exitosa y amigable con sus esfuerzos de SEO existentes.

Nota del editor: esta publicación se publicó originalmente en diciembre de 2019 y se ha actualizado para que sea más completa.

Nuevo llamado a la acción



Versión en Inglés

Publicidad