Cómo organizar un intercambio de cookies: consejos, trucos e ideas

Lotes y lotes de galletas navideñas son algo hermoso. Hay un placer tácito en la simplicidad de la mayoría de las recetas y una confianza consciente de que al mezclar algunos ingredientes y formar bolas perfectamente imperfectas en la masa, serás recompensado con la dulce magia navideña. (En la forma de unas pocas docenas de galletas, por supuesto). Con esta evidente pasión por la temporada navideña, y el tiempo de horneado de calidad que promete, no debería sorprender que, en comparación con las fiestas navideñas de la oficina y otras reuniones sociales, el humilde intercambio de galletas reina supremo.

Pero si no creciste asistiendo a un intercambio anual de galletas o no estás organizando tu intercambio inaugural, hay algunos consejos y trucos que te ayudarán a que tu fiesta se desarrolle sin problemas. Desde el envío de invitaciones hasta la decoración y los refrigerios perfectos para acompañar, esta es la forma de simplificar su intercambio de galletas y dejar que su lista de tareas para las fiestas siga provocando alegría.

¿Hay algún novato en el intercambio de cookies por ahí? Bienvenido a la mejor fiesta que organizarás o asistirás en toda la temporada. El propósito de un intercambio de galletas es reunirse con sus seres más cercanos y queridos, probar muchas delicias nuevas para usted y irse con una caja llena (y barriga) de las delicias horneadas de todos, además de las recetas de galletas, por supuesto. A continuación se presentan algunos consejos a tener en cuenta al planificar un intercambio de cookies.

Enviar invitaciones temprano

Un intercambio de cookies no es un asunto de última hora. Tus invitados necesitan mucho tiempo para seleccionar qué tipo de galletas harán y prepararse para el evento (¡a ningún panadero le gusta que lo apresuren!). Unas pocas semanas o un mes antes de su intercambio de cookies, envíe un correo electrónico a los invitados, limitando su lista de invitados a siete a 10 personas. Un correo electrónico es preferible a un mensaje de texto, lo que le permite incluir todos los detalles y facilita el seguimiento de quién viene y la receta que traen.

Si desea que las cosas sean un poco más festivas y formales, puede optar por una invitación: Paperless Post y Evite son las favoritas. Pida a los invitados que confirmen su asistencia y le informen qué galletas traerán. Tener esta información por adelantado evitará que termines con un millón de galletas de azúcar (aunque hay cosas peores).

Como para cuando para organizar su intercambio de cookies, tiene que hacer un poco de baile cuidadoso. La temporada navideña es la época más ocupada del año, y las cosas tienden a volverse más agitadas cuando se acerca el final del mes con los viajes y la familia. Trate de organizar su intercambio de cookies en las dos primeras semanas de diciembre. De esa manera, los invitados tienen tiempo para salir de la (alegre) locura del Día de Acción de Gracias y escribir en su fiesta antes de que se llene su calendario.

Determine el número perfecto de galletas para hornear

La pregunta más frecuente cuando se trata de alojar un intercambio de cookies: ¿Cuántas galletas haces? No querrá volverse loco y terminar con una gran cantidad de galletas que no tienen posibilidad de comerse antes de Navidad. Alternativamente, tampoco querrás que nadie se vaya de la fiesta con las manos vacías.

Para asegurarse de que todos terminen con su parte justa de galletas, pida a los invitados que hagan una docena de galletas por asistente. Esto estima que cada invitado se irá con seis galletas y probará seis de cada receta en la fiesta. ¿Qué galletas hacer? Opte por golosinas que viajen bien, que no requieran demasiada decoración y que se puedan empacar sin que se desmoronen por todas partes. Puntos de bonificación si puede ganarlos con anticipación: cuando se trata de la temporada navideña, todos estamos a favor de encontrar esquinas para cortar.

Prepare el empaque de galletas por adelantado

Las bolsas de plástico con cremallera y los Tupperware siempre funcionarán en caso de apuro, pero vamos por lindo aquí, no solo conveniente. Una búsqueda rápida en línea encontrará muchas bolsas de golosinas, latas de galletas asequibles y cajas de panadería que puede decorar con su propio estilo festivo. (Si te sientes astuto, también nos encantan estas ideas para envolver galletas tú mismo). También es una buena idea incluir algunas cintas y etiquetas para que los invitados etiqueten sus galletas. Instale una estación de empaque para que los invitados puedan envolver sus galletas sobre la marcha.

Mantenga las decoraciones simples

Si bien hay algunas «reglas» que hacen que un intercambio de cookies funcione sin problemas, en el mejor de los casos, es un asunto tranquilo. Deje que las golosinas hablen y mantenga su decoración simple pero estacional.

Primero, despeje su mesa más grande o designe la central de intercambio de galletas navideñas en la encimera de su cocina. Crea etiquetas de galletas para cada receta con cartulina doblada y bolígrafo (nunca subestimes el encanto de un toque escrito a mano). Un mantel festivo o ropa de cama neutra es la decoración perfecta para la mesa.

A partir de ahí, todos estamos por abrazar el hygge. Las velas de té crean un ambiente acogedor y las pieles de imitación colgadas de los respaldos de las sillas invitan a los invitados a ponerse cómodos. En cuanto a las flores, las simples ramas de temporada dispuestas en un jarrón crean una hermosa declaración, y los acentos de eucalipto y pino agregan un atractivo toque de vegetación (¡mira cómo Camille creó el look aquí!).

Prepare un buffet de bocadillos salados

Es posible que esté organizando una fiesta de intercambio de galletas, pero también es una buena idea proporcionar otros refrigerios. Para compensar las posibles subidas de azúcar que se avecinan, unas cuantas fuentes de aperitivos salados son ideales. Cree una tabla de quesos, esta es una delicia para las fiestas, completa con nueces, frutas secas, carnes curadas y galletas saladas. En cuanto a los aperitivos, estas tartas de alcachofas son perfectas para comer con los dedos y esta crema de berenjena está hecha para mojar. También nos encanta el aspecto de algunos puestos de pasteles escalonados en la mesa de refrigerios para agregar altura.

A partir de ahí, hornee sus galletas, abrace a sus amigos y pruebe todos los dulces. ¡No lo pienses demasiado! Arregle los detalles y disfrute de la próxima temporada festiva.