Cómo proliferaron los pimientos en todo el planeta

Los pimientos son cosmopolitas, una verdura que se presenta en muchas más variedades que naciones en el mundo. Un día puedes cortar un pimiento naranja suave para mojarlo en hummus. Otro, puede asar pimientos rojos y mezclarlos en un dip o una salsa propia, como ajvar o romesco. Los chiles poblanos pueden agregar algo de picante a un plato, o incluso convertirse en una comida como los chiles rellenos. Pero cuidado con esos pimientos Carolina Reaper.

Todos estos platos tienen en común la humilde planta del pimiento o Capsicum spp. La planta se originó en América Central y del Sur y finalmente cruzó los océanos en manos de comerciantes, dice Pasquale Tripodi del Centro de Investigación CREA para Cultivos Vegetales y Ornamentales en Italia. En un artículo publicado el lunes en The Proceedings of the National Academy of Sciences, el Dr. Tripodi y sus colegas europeos compartieron los resultados de sus estudios de la genética de más de 10,000 muestras de pimientos de todo el mundo.

Sus hallazgos revelan detalles intrigantes sobre los viajes globales de la planta, como cómo las redes comerciales de una potencia colonial pueden haber extendido los pimientos por todas partes, y cómo algunas de las plantas terminaron dulces y crujientes mientras que otras obtuvieron su feroz ventaja.

Deberías leer:   Diplomático estadounidense en Haití dimite por política de la administración de Biden

Millones de semillas descansan en un puñado de cámaras frías y aisladas en todo el mundo conocidas como bancos de genes de plantas. Estos repositorios mantienen las semillas almacenadas para el uso de los fitomejoradores e investigadores, lo que permite el acceso a la mayor variedad posible de características. Una berenjena silvestre cuyas raíces pueden resistir el moho, un tomate resistente que no se marchita con un calor abrasador, un trigo cuyas cabezas permanecen juntas en las lluvias torrenciales: estas plantas se pueden cultivar con variedades más sabrosas con la esperanza de producir cosechas en un futuro incierto.

Los bancos de genes atienden a sus habitantes con cuidado, brotando periódicamente semillas y recolectando semillas frescas para asegurarse de que la mayoría de sus colecciones sigan siendo viables. Pero relativamente pocos investigadores han utilizado las herramientas de secuenciación genética en este océano de genes.

Debido a que los bancos de genes mantienen un registro de dónde se recolecta cada muestra, debería ser posible ver dónde terminó una planta, como el pimiento, y si existen vínculos genéticos entre ciertas regiones, así como qué sucedió una vez que llegaron a una nueva. área y fueron alterados por aficionados a la pimienta recién acuñados.

Deberías leer:   Quién habla en la Asamblea General de la ONU y quién no

El Dr. Tripodi y sus colegas se centraron en el grupo de pimientos más consumido, Capsicum annuum, la especie que se cultiva en pimientos morrones de todos los colores, pimientos de cayena y jalapeños. Los investigadores encontraron que Europa y Asia compartían una variedad de tipos, lo que sugiere que los pimientos se movían a lo largo de las rutas comerciales entre Oriente y Occidente. También hubo vínculos entre los pimientos de Europa del Este y los de Oriente Medio, tal vez reflejando las rutas comerciales otomanas. El equipo especula que los comerciantes portugueses, que en el siglo XVI se trasladaron entre Sudamérica, Europa, África y Asia, pueden haber transportado algunos pimientos junto con ellos, lo que ayuda a explicar las similitudes entre los pimientos africanos y los de ambos extremos de este eje largo.

Una vez que los pimientos ganaron admiradores en una nueva ubicación, los agricultores parecen haber hecho sus propias selecciones a lo largo de los años; los pimientos de Europa del Este eran más dulces y menos picantes, mientras que los de Asia del Este eran pequeños y ardientes. Los investigadores descubrieron genes asociados con estos y otros rasgos, que pueden ser útiles para los criadores en el futuro.

Deberías leer:   En Argentina se deshace un matrimonio político de conveniencia

Los investigadores también hicieron un descubrimiento sorprendente al verificar los datos en busca de duplicaciones: una fracción considerable de las colecciones de pimientos de los bancos de genes no eran únicas. Eso significaba que los bancos de genes mantenían sin saberlo múltiples copias de semillas, quizás en parte porque sin pruebas genéticas es difícil decir si un nuevo paquete de semillas es idéntico a un paquete existente. A medida que la secuenciación se vuelve más barata y fácil, puede alterar el funcionamiento de los bancos de genes, no solo revelando la historia o proporcionando información a los criadores, sino también dando forma al proceso de salvar estas plantas para el futuro.