Con botellas dividiendo su cráneo en tres, se cuida como un “hombre de 80 años” y sueña con recuperar su juventud

Si miras hacia atrás a los veranos más extraños del mundo, la postal en la costa argentina fue la de un “no pandemia”. Puesta de sol. Cuerpos bailando en la playa. Noche. Los mismos cuerpos danzantes.

Para el protagonista de esta historia, que era un turista adolescente más en Mar del Plata, la postal es otra. Es la noche de verano cuando perdió su juventud. Pero Matías Montín tiene 20 años.

En la madrugada del 19 de enero de 2021, en una de las zonas nocturnas más concurridas de La Feliz, “era” un joven agredido con botellas por tres muchachos en el VIP de la bolera “Ananá” de Playa Grande. Le dividieron el cráneo en tres.

“Lo importante es que está vivo, pero tiene que hacer la vida de un hombre de 80 años a los 20”, dijo el padre, Enrique, cuando su hijo fue dado de alta una semana después.

Matías Montín, recuperado en un hospital de Mar del Plata,

Dos meses después de la botella -al menos dos, pero uno casi le cuesta la vida- que todo el país sintió pena por el video que grabó de la camilla comparando su situación con la de Fernando Báez Sosa (18), el niño que fue golpeado. hasta la muerte en Villa Gesell, Matías todavía no puede “ni jugar al fútbol”dice, y en rehabilitación. Pero no puedes hacer muchas otras cosas. E incluso habla despacio.

El diagnóstico de “caballero de 80 años”, que indica que debe evitar el menor de los movimientos bruscos, es de 6 meses. Pero como “hay algunas mejoras”, espera que, al final del otoño, “vuelva a hacer 20”. Tus atacantes son libres. Demandados.

Pasaron siete días en terapia intermedia en el Hospital Comunitario Privado (HPC) de Mar del Plata. Después del alta hospitalaria, la semana siguiente regresó al hospital todos los días para controlar sus funciones neurológicas.

La herida aún no ha desaparecido de su cabeza. Clínicamente – dice la tomografía – y emocionalmente.

"El coágulo dentro de mi cabeza ha sido muy absorbido y puedo hacer un poco más de vida normal."dice Matías.  Foto: Fernando de la Orden

“El coágulo dentro de mi cabeza ha sido muy absorbido y logro hacer la vida un poco más normal”, dice Matías. Foto: Fernando de la Orden

“Han pasado dos meses y días. Afortunadamente estoy mucho mejor. El coágulo dentro de mi cabeza se ha absorbido por completo y puedo vivir un poco más de vida normal. Ya no es la vida de un hombre de 80 años, pero puedo hacer, en parte, las cosas que hacía antes. Excepto golpearme la cabeza. De hecho, no hay nada que pueda hacer cuando mi cabeza esté en peligro de ser golpeada. No hablo de rugby o boxeo. Ni siquiera fútbol. La mierda es que la fractura de cráneo sigue ”, dice Matías. Clarín.

En el video donde se le ve con una remera y vendas en la cabeza, ya hablaba despacio: “Este mensaje es más que nada para decirte que estaba de vacaciones tranquilas con mis amigos y que lo que pasó fue tremendo, solo un año después de lo que le pasó a Fernando, el hijo de Gesell. A mí me pasa casi lo mismo. “

Enrique mira hacia atrás y su postal del verano pasado es la “llamada telefónica con la mala noticia” y, al mismo tiempo, lo mal que asimiló su hijo lo que le aconsejaron los médicos: parar con la juventud. “Matías no cuidó bien este cuidado, pero advertimos que, gracias a Dios, está vivo. Había un largo camino por recorrer “, dice.

¿Cómo se siente volver a tener 20 años?

“Mira, volví tranquilamente, poco a poco, para ir a los cumpleaños de mis amigos. No te quedes despierto hasta tarde ”, resume. Y reaparece el clínico. “La fractura permanecerá abierta durante meses. Los médicos me dijeron que esto no es tan grave ”. Ahora puedes volver al gimnasio.

La rehabilitación, sesiones intensivas de kinesiología, también se realiza en el hombro con el que amortiguó su peso al caer en la bolera. Vive entre Moreno, la casa de su madre, y Las Cañitas, la casa de su padre. Entre las cosas que lo hacen sentir joven, dice, está la compañía de su pareja.

“En cuanto a lo emocional, estaba a punto de comenzar la terapia. Resolver la pregunta de por qué me pasan estas cosas y tratar de encontrar la respuesta. Pero también para mejorar mi mente desde lo que pasó. La verdad es que fue muy difícil ”.

Enrique Montín, el padre de Matías, estuvo siempre con su hijo.  “Matías no cuidó bien este cuidado, pero advertimos que, gracias a Dios, está vivo".  Foto: Marcelo Carroll

Enrique Montín, el padre de Matías, estuvo siempre con su hijo. “Matías no cuidó bien este cuidado, pero advertimos que, gracias a Dios, está vivo”. Foto: Marcelo Carroll

Antes de las botellas -según el peritaje recibió al menos dos- Matías estaba estudiando Ingeniería Química en la Universidad Tecnológica Nacional. “No he empezado a estudiar todavía. Estos días comienzo (voy a estudiar 2º año). Creo que será normal. Esperar”. Ser consciente de “Que no ha habido nada malo que no pueda estudiar”.

¿Qué piensa un niño que “perdió” su juventud en la botella cuando ve que siguen apareciendo historias similares, siempre de violencia grupal? “Creo que hay que hacer justicia. Para que estas cosas no sigan pasando. Deje que la gente vea que si hace algo tan serio, tendrá consecuencias. Quizás les haga no hacer eso. La persona maltratada necesita justicia ”.

Mientras la causa continúa

“Pedimos experiencia en los teléfonos móviles de los sospechosos. Como en el caso de Fernando Báez Sosa, quien obtuvo mucha información para la investigación a través de estos dispositivos. El mismo día del ataque, se recogió una declaración de investigación de los dos acusados ​​y la fiscalía los arrestó. Al día siguiente apareció el tercer imputado, por su propia voluntad, y quedó libre ”, detalla. Clarín Ignacio Trimarco, su abogado.

Dos de los atacantes fueron detenidos y otro se rindió voluntariamente.

Dos de los atacantes fueron detenidos y otro se rindió voluntariamente.

En ese momento, la denuncia era por “lesión en una pelea” y “lesiones graves”, ambas con sanciones que permiten la liberación. Pero en el momento en que Trimarco accedió al expediente, se dio cuenta de que la noche del tiroteo de la botella, la policía había devuelto los teléfonos celulares a los padres de uno de los acusados.

“También dieron el auto en el que iban a bailar. Por lo tanto, se podrían haber perdido elementos del proceso ”, señala el abogado. La denuncia denuncia al Procurador de la República, Paulo Cubas, por incumplimiento de su deber como funcionario.

“Le entregó un celular a una persona que no era el dueño, con información que hoy es muy valiosa para la investigación. No sabemos con quién (los imputados) hablaron, dónde estaban, qué sucedió y quiénes participaron en el ataque ”. Por eso ha sido invadida la bolera. El abogado de Matías buscaba mejores imágenes que las proporcionadas por las cámaras de seguridad.

Los padres de dos de los imputados, según Trimarco, son relacionado con el bar Rosario Central y tienen un puesto “muy importante” en la Conmebol. “Esto hay que analizarlo de forma objetiva. Porque el fiscal entregó los celulares. Esto merece, aunque sea, una investigación ”.

Lejos de la causa, Matías solo piensa en volver a tener 20 años. E incluso comenzó a hacer bromas sobre la herida que aún no se ha cerrado: “Soy como un hombre de 80 años, pero no solicité la vacuna”.

GL

Noticia de Argentina