Con nafta y gas, una familia palestina resiste en su casa un intento de desalojo

La familia palestina Salhiya se atrincheró con bombonas de gas y gasolina en su casa de Jerusalén ante una orden de desalojo, el último acto de desesperación por la constante amenazas de expulsión que enfrentan los palestinos en la parte oriental de la ciudad ocupada por Israel.

El Municipio confiscó las tierras de su familia para construir una escuela: “Una excusa”, indicó el dueño de una de las casas, Mahmud Salhiya, y advirtió que “la volarán por los aires” si se ejecuta, luego de que este martes las autoridades israelíes demolido parte de la parcela.


“Ahora su excusa es construir escuelas pero lo que quieren es tomar el control total del barrio Sheikh Jarrah”, un barrio céntrico donde al menos 70 familias palestinas están bajo amenaza de expulsión.

Hay más de 200 en todo el Jerusalén Este ocupado, porque las organizaciones de colonos reclaman la propiedad de sus casas antes de 1948.

Por haber construido ilegalmente, muchos derriban sus propias casas para no tener que pagar el costo de la demolición, otra medida desesperada antes de perderlo todo.


“Quieren hacer que los residentes judíos (hoy más de 200.000) sean más que los residentes árabes (unos 370.000)”, dijo Mahmoud sobre el objetivo en esta zona ocupada, con la orden de demolición que recibió a principios de este mes.

La casa anexa, perteneciente a su madre, también se ve afectada por la construcción de la escuela.

atrincherado en el techo

La Policía israelí llegó el lunes sobre las siete de la mañana y acordonó la calle, mientras la familia se atrincheró en el techo con los cántaros y el combustible.

Tras el derribo de parte de la parcela, incluida una guardería, la Policía se marchó de noche. Pero los materiales para prenderle fuego seguían allí hasta ayer por la tarde, cuando la policía dijo que desistía de su intento de desalojo. Los abogados de la familia presentaron una petición ante la Corte Suprema el martes pidiendo que se cancele la orden de desalojo.

Mahmud cree que las autoridades israelíes regresarán porque el largo proceso judicial por su desalojo, que comenzó en 2017, aún está en curso.

El Expulsión inminente de otras cuatro familias palestinas de este mismo barrio, visibilizados por los jóvenes gemelos Mohammed y Muna al Kurd, generó tal movimiento de protesta el año pasado que derivó en la escalada de la guerra con las milicias palestinas en Gaza en mayo.

“Ya fuimos desplazados de Ein Karem (una aldea en la parte occidental de Jerusalén) en 1948 y luego en 1967 y no seré expulsado nuevamente. ¿Adónde debemos ir mi familia y yo?”. Mahmud se queja de la condición de refugiados de gran parte de los vecinos de este barrio.

“Hace mucho tiempo teníamos miedo, cuando expulsaron a nuestras familias. Ahora quieren volver a hacerlo en 2022, como lo que está pasando en Jerusalén y Cisjordania”, dijo Mahmud, extrapolando su caso a la larga historia entre palestinos e israelíes y al aumento de desalojos y demoliciones en los últimos años.

Deberías leer:   ya identificaron a 16 de los 19 niños asesinados en la escuela primaria

historial de desalojos

El año pasado se demolieron más de 902 estructuras, sin contar las que los propios palestinos derriban cuando reciben órdenes de desalojo para no pagar los costes del derribo a Israel, que se ven obligados a construir ilegalmente.

Según la ONU, 54 palestinos destruyeron sus propiedades solo en 2021. Organismos internacionales denuncian reiteradamente que no obtienen los permisos israelíes cuando los solicitan para poder construir sus viviendas según la normativa.

“Llevo años en los juzgados, los juzgados de la injusticia. Los tribunales israelíes pertenecen a los colonos. Consiguen lo que quieren”, resume Mahmoud el sentimiento compartido por los cientos de palestinos en proceso de desalojo. Su falta de perspectiva le ha llevado a amenaza con volar tu casa con sus quince integrantes adentro.

“¿Miedo a morir? Muero todos los días. Morimos todos los días. No puedo dormir, solo duermo los viernes porque los sábados (día de descanso judío) no hay tribunales ni policía israelíes”, concluyó.

El autor es periodista de la agencia EFE