Concursante de Miss Universo da positivo a COVID-19

La Organización Miss Universo dijo que la mayoría de las 80 concursantes llegaron a Israel y que el evento se llevará a cabo según lo planeado el 12 de diciembre en la ciudad sureña de Eilat con estrictos protocolos para el coronavirus. Los concursantes competirán con sus trajes nacionales, de gala y de baño, además de responder a diversas preguntas.

Israel cerró sus fronteras a todos los viajeros extranjeros durante el fin de semana, entre otras medidas implementadas, para evitar la propagación de la nueva variante luego de que se detectara un nuevo caso en un viajero vacunado que regresaba de Malawi. La variante se identificó por primera vez en Sudáfrica, pero desde entonces se han detectado casos en varios países europeos, así como en Hong Kong y Australia.


Los organizadores dijeron que el concursante dio positivo al llegar a Israel y fue llevado a un hotel de aislamiento provisto por el gobierno. El participante estaba completamente vacunado y había sido examinado antes de partir hacia Israel, dijeron.

Deberías leer:   Calor acumulado en océanos crece a nivel récord por sexto año

Israel esperaba que el concurso ayudara a atraer turistas y proyectar una imagen del país como un destino seguro durante la pandemia. Pero el concurso ya estaba en el centro de atención antes de los llamados de grupos para boicotearlo por el trato que el país da a los palestinos.

Malasia dijo que no enviaría a un concursante debido a las preocupaciones de COVID y el gobierno sudafricano retiró su apoyo a su representante. Ambos países apoyan la causa palestina.


La mexicana Andrea Meza, actual Miss Universo, dijo este mes que el certamen no debe politizarse en una entrevista con The Associated Press en Jerusalén, el epicentro del conflicto.

“Todos con diferentes creencias, con diferentes orígenes, con diferentes culturas, todos se juntan y cuando estás ahí te olvidas de la política y la religión”, dijo Meza. “Se trata solo de aceptar a otras mujeres”.

Meza, de 27 años, de Chihuahua, México, fue coronada en mayo durante una ceremonia pospuesta por COVID en Florida, donde los concursantes complementaron sus vestidos de gala con máscaras para el virus. Entregará la corona en Eilat el 12 de diciembre.

Deberías leer:   Escasez de píldoras contra COVID-19 ante alza de ómicron

Los partidarios del movimiento pro-palestino de boicot, desinversión y sanciones, conocido como BDS, ven el boicot del concurso como una forma no violenta de defender los derechos de los palestinos. La ocupación israelí del territorio que los palestinos buscan para crear un estado futuro ha durado hasta su sexta década y las negociaciones de paz se han estancado durante más de 10 años. Dos prominentes grupos de derechos humanos dicen que las políticas de Israel son como el apartheid.

Israel rechaza la etiqueta de apartheid, acusando a los grupos activistas de parcialidad. También ha acusado al BDS de antisemitismo, acusaciones que los líderes del boicot niegan con vehemencia, y dice que el objetivo del movimiento es deslegitimar y destruir a Israel.

PACBI, un grupo activista palestino y fundador del movimiento de boicot, había pedido a los concursantes que “no afectaran nuestra lucha por la libertad, la justicia y la igualdad” participando en el certamen.

El movimiento de boicot ha tenido varios éxitos a lo largo de los años. Artistas importantes como Lorde y Lana Del Ray cancelaron actuaciones debido a las políticas de Israel. Pero los grandes artistas siguen viniendo, y eventos importantes como el Festival de la Canción de Eurovisión, que contó con Madonna, se han llevado a cabo en el país a pesar de los pedidos de boicot.

Deberías leer:   Isabel Allende apuesta por el amor en su nueva novela