Condenan a 50 años de cárcel a una mujer que perdió un embarazo

Condenan a 50 años de cárcel a una mujer que perdió un embarazo

el salvadoreño lesly ramirez fue condenado a 50 años de prisión por homicidio agravado después de dar a luz en una letrina debido a una emergencia obstétrica. La Fiscalía afirmó que la joven madre había matado a su bebé después de dar a luz, mientras que sus defensores aseguraron que había sufrido un aborto espontáneo.

La sentencia contra Lesly Ramírez, adoptada el 29 de junio, se basó «en la mera los prejuicios de género«, denunció en un comunicado el Grupo Ciudadano por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico (Acdatee), que apelará la sentencia para pedir su liberación.

Acdatee explicó que uno de los argumentos que la corte le dijo a Ramírez fue: «Las madres son la fuente de protección para los niños en cualquier circunstancia de la vida y usted no estaba«.

Manifestantes contra el aborto marchan en San Salvador. Foto: Retuers/ archivo

Esta joven integra un familia numerosa que vive en la pobreza dedicada a la agricultura, con una casa sin agua ni luz. En junio de 2020, después de ir al baño en una letrina de su casa, sin saberlo, se puso de parto rápidamente y expulsó al niño por nacer. Según la Fiscalía de la época, era una niña entre 37 y 40 semanas de gestación que presumiblemente nació viva y que falleció horas después.

Deberías leer:   Investigan a la iglesia bautista de Estados Unidos por obstruir denuncias de acoso sexual

“Sentí que algo me salía, estaba oscuro y no podía ver lo que estaba expulsando”, dijo Ramírez en ese momento. Ella entró en pánico y después de la emergencia fue hospitalizada y recibió tres transfusiones de sangre. Más tarde fue arrestada.

«Primera vez en la historia»

En El Salvador, fiscales y jueces califican emergencias obstétricas y casos de aborto espontáneo como «homicidio agravado», con penas de hasta 50 años. Esto, a pesar de que el Código Penal salvadoreño desde 1998 establece penas de hasta ocho años por el aborto, práctica prohibida en el país centroamericano en todos los casos.

«Por primera vez en la historia desde la criminalización absoluta del abortohace más de 20 años, impuso la pena máxima por el delito de homicidio agravado, es decir, una pena de 50 años en su contra”, explica a RFI Edward Pérez, asesor jurídico principal de las Oficinas para América Latina del Centro de Derechos Reproductivos.

Una salvadoreña comparece ante el juez tras perder su embarazo a consecuencia de la violación de su padrastro.  Foto: Marvin Recinos/AFP

Una salvadoreña comparece ante el juez tras perder su embarazo a consecuencia de la violación de su padrastro. Foto: Marvin Recinos/AFP

“Y lamentablemente estamos ante una gravísima violación a los derechos humanos y eso también refleja que el patrón de detenciones arbitrarias contra mujeres que experimentan emergencias obstétricas en El Salvador».

Deberías leer:   Por qué los republicanos se volvieron contra el medio ambiente

Desde el 2009, 65 mujeres condenadas por emergencias sanitarias durante el embarazo, la mayoría en condiciones económicas precarias, han sido liberadas apoyadas por Acdatee y otros grupos.

Pero según Edward Pérez, lo que «en un principio parecía un gesto de avance hacia el reconocimiento de las libertades reproductivas de las mujeres» no hace más que «revalidar el lamentable contexto de la criminalización En su contra».

El año pasado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos encontró responsable al Estado de El Salvador en el caso de Manuela, una mujer salvadoreña que murió en 2010 en la cárcel, cumpliendo una condena de 30 años por un parto extrahospitalario tipificado como homicidio agravado.

El caso de Evelyn Hernández

En agosto de 2019, mujeres salvadoreñas vieron un rayo de esperanza en defensa de sus derechos tras sentencia de juez apoyar a una mujer joven que habia sido víctima de violación y luego acusada de homicidio agravado tras perder a su bebé en un parto fuera del hospital.

Fue el caso de Evelyn Beatriz Hernández, de 21 años. En 2017, Evelyn fue sentenciada a 30 años de prisión.

El caso de Hernández se remonta al 6 de abril de 2016, cuando la joven tuvo un “parto extrahospitalario” en una letrina. Luego, cuando llegó a un hospital, fue detenida y acusada de homicidio agravado. La parte del Instituto de Medicina Legal no fue concluyente sobre lo sucedido, aunque la defensa está convencida de que el bebe nacio muerto porque inhaló meconio, el primer excremento que, al excretarse dentro del útero, causa daño al feto.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio. La joven fue liberada luego de pasar 33 meses en prisión.

El nuevo juez, en su resolución de este lunes, afirmó que no había manera de probar el crimen, que Evelyn sufrió un parto complicado y en consecuencia decretó su libertad definitiva, lo que generó una ola de esperanza entre los salvadoreños. Pero lo cierto es que tres años después, El Salvador sigue encarcelando a mujeres que pierden sus embarazos, encerrándolas de por vida.

Redacción Clarín con información de RFI y AFP

ap