Confirman acusación a militares por torturar a soldados durante la guerra de Malvinas

Días después de conmemorarse 39 años del inicio de la Guerra de Malvinas, la Corte Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó este jueves la acusación de tres ex militares en el caso que investiga la tortura de sus propios soldados.

Además, se dictó la falta de mérito de otro, según fuentes judiciales.

La Corte Suprema ratificó así, aunque parcialmente, la sentencia dictada en febrero de 2020 por el Juzgado Federal de Primera Instancia de la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego, donde se tramita la investigación.

El fallo judicial de 20 páginas confirmó la acusación de Eduardo Gassino, Gustavo Calderini y Miguel Ángel Garde, al tiempo que define la situación procesal de Belisário Affranchino Rumi como “falta de mérito” (implica que no existen pruebas para desestimar o enjuiciar).

Dos de las camareras, Javier Leal de Ibarra y Aldo Suárez, modificaron el criterio de la jueza Mariel Borruto y definieron como “humillación”, en lugar de “imposición de tortura”, los delitos cometidos, aunque ambas reservas se equiparan al concepto de tortura establecida. Tratados Internacionales.

Un aspecto central de la decisión es que los jueces Leal de Ibarra y Suárez han ratificado que son “crímenes de lesa humanidad” y, por tanto, no prescriben, mientras que la tercera camarera, Hebe Corchuelo de Huberman, postuló que, además de su gravedad, constituían actos ilícitos comunes y, por tanto, los consideraba ya prescritos en función del paso del tiempo.

Sin embargo, según la mayoría de los votos, la conducta investigada no fue un hecho aislado o aleatorio, sino “presuntamente parte de un ataque, desarrollado por la superioridad contra los subordinados, que al menos habría disfrutado de la aquiescencia del estado“, indica la frase con la que coincidió Télam.

En ese mismo sentido, lo juzgaron como un “práctica de rutina realizada por el equipo senior“La aplicación del” sufrimiento, que consiste en la privación injustificada de alimentos, la aplicación de sanciones ilegítimas y degradantes “, en el marco de una” política de supremacía del alto mando sobre los militares más comunes “.

Actúa en La Plata para denunciar las torturas durante la guerra de Malvinas. Foto: Télam.

Por otro lado, el juez Corchuelo de Huberman argumentó que si bien la conducta investigada “pudo haber violado gravemente los derechos legales individuales, no es suficiente para su conceptualización como crimen de lesa humanidad”.

La decisión volvió a la investigación de 18 actos de tortura, consistentes en estacionamientos y entierros, entre otras humillaciones, aplicada a militares que denunciaron la falta de alimentos o buscaron directamente obtenerlos por sus propios medios.

La decisión judicial también se conoce una semana después de que el juez Borruto investigará a otros seis ex militares.

La investigación de las presuntas torturas a militares durante la guerra de Malvinas se originó en la proyección de la película “Iluminados por el fuego”, de Tristán Bauer y Edgardo Esteban, organizada en 2005 por la Secretaría de Derechos Humanos de Corrientes.

Al finalizar el evento, varios excombatientes que se encontraban en la sala permanecieron sentados, visiblemente conmocionados y con lágrimas en los ojos.

Días atrás, un excombatiente generó polémica al denunciar públicamente torturas durante un acto en Corrientes, mientras otro grupo iniciaba una campaña pública para denunciarlos y realizaba un acto en La Plata.

Noticia de Argentina