Consejos para mantener la diabetes bajo control

Entre los tres tipos principales de diabetes, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) citan:

-Diabetes tipo 1: su cuerpo no produce insulina. Esto es un problema porque el cuerpo necesita esta hormona para eliminar el azúcar (glucosa) de los alimentos que ingiere una persona para convertirla en energía. Estas personas deben tomar insulina todos los días para vivir.


-Diabetes tipo 2: su cuerpo no produce ni utiliza bien la insulina. Es posible que deba tomar pastillas o inyectarse insulina para ayudarlo a controlar su diabetes. Es el tipo de diabetes más común.

-Diabetes gestacional: algunas mujeres tienen este tipo de diabetes cuando están embarazadas. La mayoría de las veces desaparece después del parto. Incluso si desaparece, estas mujeres y sus hijos tienen más probabilidades de desarrollar diabetes en el futuro.

Ahora, ¿cómo se mantiene a raya la diabetes? Los especialistas recomiendan seguir una serie de pasos.


1- Plan de salud y revisiones médicas

Por lo general, se crea un plan de atención junto con su médico, y se informa a familiares y amigos sobre qué hacer en caso de emergencia. También ayuda a mapear su atención médica que incluye endocrinólogos, dentistas, dietistas, podólogos, oftalmólogos, trabajadores sociales y enfermeras.

La clave es mantener los niveles adecuados de azúcar (o glucosa) en sangre, de lo contrario, los pacientes pueden sufrir problemas cardíacos, renales, de los pies y de los ojos.

Deberías leer:   Koubek Center anuncia próximo concierto, Tambores

Es bueno controlar su nivel de azúcar en la sangre, por lo que es recomendable realizar la prueba de A1C, un análisis de sangre que mide el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos tres meses. Vale la pena señalar que esto es diferente de los controles de azúcar que el paciente puede hacer a diario.

Además, la presión arterial debe controlarse, porque estar muy alta hace que el corazón, los riñones y los ojos se vean afectados. El Instituto Nacional de Salud de EE. UU. Recomienda niveles inferiores a 140/90, aunque esta cifra puede variar de un paciente a otro.

Otro punto a seguir es el nivel de colesterol LDL (considerado malo), y que puede acumularse en los vasos sanguíneos y obstruirlos, de ahí que pueda ocasionar problemas en el corazón y el cerebro. Para combatirlo, se recomienda el consumo de colesterol HDL (“bueno”), que ayuda a eliminar el colesterol LDL de los vasos sanguíneos.

2- Alimentación adecuada

El CDC aconseja elegir alimentos bajos en calorías, así como grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sal, además de comer alimentos con más fibra, como cereales integrales, panes, galletas saladas, arroz o pasta. Es mejor incluir frutas, verduras, cereales integrales y leche y queso descremados o bajos en grasa, además de beber agua en lugar de jugos o refrescos regulares. Se puede realizar entre tres y cinco comidas al día, siempre considerando el consumo calórico y la demanda energética del paciente, en cuanto a su nivel de actividad física, cuestiones que el médico puede ayudar a aclarar.

Deberías leer:   Turismo en Cuba: un rosario de calamidades

Asimismo, la hidratación es fundamental ya que facilita el trabajo de los riñones cuando intentan eliminar la glucosa de la sangre a través de la orina. Eso explica por qué los diabéticos tienden a tener más sed cuando tienen hiperglucemia.

3- Da pasos firmes: cuida tus pies

Uno de los principales consejos de los endocrinólogos es inspeccionar diariamente la salud de los pies, y es fundamental seguir los consejos del podólogo.

Como advierte el Instituto Nacional de Salud de EE. UU., “Con el tiempo, la diabetes puede causar daño a los nervios, también conocido como neuropatía diabética, que puede causar dolor y una sensación de hormigueo, y puede hacer que pierda la sensibilidad en los pies. Cuando pierde la sensibilidad en los pies, es posible que no sienta una piedra en el calcetín o una ampolla en el pie, lo que puede causar cortes y llagas. Las cortaduras y las llagas pueden infectarse ”.

4- Actividad física

Hacer ejercicio con regularidad ayuda a prevenir las complicaciones de la diabetes. Siempre con la aprobación del médico, seguir una rutina de actividad física mejora el sistema cardiovascular y ayuda a cuidar los niveles de presión arterial y colesterol.

Deberías leer:   Niña se disfraza de la reina Isabel y recibe carta de Windsor

Y el ejercicio también es una excelente manera de reducir el estrés. Como explica el Instituto Nacional de Salud de EE. UU., “El estrés puede aumentar el nivel de azúcar en la sangre”. Por lo tanto, se apuntan formas de reducir el estrés, como respirar profundamente, hacer jardinería, caminar, meditar, distraerse con un pasatiempo favorito o escuchar su música favorita.

5- Hipoglucemia e hiperglucemia

Si el nivel de azúcar en sangre se sale de control, se deben tomar las medidas necesarias para estabilizarlo de la forma más adecuada. Suele ocurrir que cuando se produce una hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre), el paciente se apresura a comer para subir esos valores. Pero como efecto rebote, el nivel de azúcar aumenta y puede provocar hiperglucemia en las horas posteriores a la ingestión. Por ello, se recomienda consumir alimentos de forma moderada para que el cambio no sea brusco.