Corte Suprema falla a favor de política de asilo de Biden

Corte Suprema falla a favor de política de asilo de Biden

El presidente Biden suspendió el programa en su primer día en el cargo en enero de 2021, pero varios tribunales inferiores ordenaron que se restableciera en respuesta a una demanda de los republicanos de Texas y Missouri. El gobierno federal actual ha enviado a muchas menos personas de regreso a México que el de Trump.

El fallo se produjo el mismo día en que el tribunal asestó un golpe a la administración Biden en un caso ambiental importante sobre la principal ley de contaminación del aire del país. Esa decisión podría complicar los planes del gobierno para «combatir» el calentamiento global.

En el centro de la disputa legal en el caso de inmigración estaba si las autoridades federales de inmigración, con mucha menos capacidad de detención de la necesaria, tenían que enviar personas a México o si esas autoridades tenían discrecionalidad bajo la ley federal para dejar en libertad a los solicitantes de asilo en los Estados Unidos mientras esperan a ser citados para sus audiencias.

Después de que Biden suspendiera el programa, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, lo puso fin en junio de 2021. En octubre, ese departamento presentó justificaciones adicionales para la desaparición de la política, pero los tribunales no la aprobaron.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, escribió en la opinión mayoritaria que el tribunal de apelaciones «se equivocó al dictaminar que» la Ley federal de Inmigración y Nacionalidad «requería que el gobierno continuara implementando» la política decretada por Trump. Se sumaron su colega conservador Brett Kavanaugh —designado por Trump— y los tres jueces liberales de la corte: Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

Kavanaugh escribió por separado que, en general, cuando no hay suficiente capacidad de detención, tanto liberar a los solicitantes de asilo en Estados Unidos como enviarlos de regreso a México “son opciones legalmente permisibles bajo la ley de inmigración”.

El profesor de derecho de la Universidad de Cornell, Stephen Yale-Loehr, experto en inmigración, dijo que la administración de Biden no tiene que tomar medidas adicionales para poner fin a la política, pero Texas y Missouri pueden desafiar para determinar si el gobierno federal siguió los procedimientos adecuados para suspender el programa o no. .

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, dijo en un comunicado que el fallo de la corte es «desafortunado». Argumentó que la decisión “agravará la crisis fronteriza. Pero no es el final. Seguiré adelante y me concentraré en proteger la frontera y mantener seguras a nuestras comunidades en la otra docena de demandas de inmigración que estoy litigando en los tribunales”.

Debido a fallos de tribunales inferiores, el programa se reanudó en diciembre, pero el gobierno federal solo había registrado a 7259 migrantes, de los cuales aproximadamente 6 de cada 10 eran nicaragüenses. El gobierno ha dicho que aplicaría la política a las nacionalidades con menos probabilidades de estar sujetas a los límites de asilo impuestos por la pandemia de COVID-19. Las malas relaciones diplomáticas con Nicaragua hacen que sea extremadamente difícil para Estados Unidos repatriar a ciudadanos de ese país bajo la regla de la pandemia, conocida como Título 42.

Entre diciembre y mayo, las autoridades estadounidenses detuvieron a migrantes 1,2 millones de veces en la frontera con México, lo que ilustra el impacto limitado que “Permanecer en México” ha tenido en la administración Biden.

Los estados gobernados por demócratas y los grupos de extrema izquierda se pusieron del lado del gobierno en el caso. Los estados liderados por republicanos y los grupos conservadores respaldaron a Texas y Missouri.

El caso es Biden vs. Texas, 21-954.