crece un escándalo sexual y los camioneros bloquean las rutas

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha vuelto a verse atrapado en otra crisis simultánea con su Partido Conservador por no haber actuado “ante la conducta sexual inapropiada” del diputado conservador Chis Pincher que manoseaba borracho a otros legisladores.

A esto se sumó el operativo de miles de camiones, que partieron en la ruta a Bristol, bloqueando carreteras para protestar por los precios del diesel y fueron detenidos por la policía. Más Brexit. El 64 por ciento de los británicos cree que «el Brexit va mal», según una encuesta de YouGOV.

Las acusaciones de mala conducta contra el parlamentario conservador y el “látigo” (miembro de un partido político cuyo trabajo es garantizar la disciplina del partido) el parlamentario conservador Chris Pincher son graves en sí mismas. Pero también corren el riesgo de aflojar aún más el frágil control de Boris Johnson en Downing Street.

La causa inmediata de esto es la lenta respuesta del primer ministro a la renuncia de Pincher como látigo tory en la Cámara de los Comunes el jueves por la noche, menos de 24 horas después de que fuera acusado de manosear a dos hombres en el Carlton Club. de londres

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha vuelto a verse atrapado en otra crisis simultánea con su partido conservador. foto AFP

Rápidamente quedó claro para casi todos en Westminster que Pincher no podría aferrarse al látigo conservador. Aparentemente, Johnson no lo entendió, quien envió a Simon Hart, el secretario galés, a los medios el viernes por la mañana, aparentemente con instrucciones de poner fin al asunto.

Hart estaba visiblemente incómodo con sus órdenes. Pronto dio marcha atrás y sugirió que «podríamos tener una conversación muy diferente a medida que avanza el día». Y agregó: «Sé lo que me gustaría que sucediera».

se les acaba la paciencia

Le valió a Hart oleadas de elogios en los grupos de colegas conservadores de WhatsApp, quienes estaban «desconcertados» porque Downing Street no pudo ver también la inevitabilidad de que Pincher, quien niega haber actuado malquitarán el Látigo.

El mayor riesgo para Johnson es que sus parlamentarios conservadores vean los últimos días no como una falla de comunicación, sino como un reflejo de fallas más profundas en su juicio. La saga de la fiesta de Downing St se encendió con la respuesta inicialmente evasiva de Johnson y su equipo.

Los precios del diésel en Gran Bretaña obligaron a los camioneros a salir a la carretera y bloquearlos.  Foto de Reuters

Los precios del diésel en Gran Bretaña obligaron a los camioneros a salir a la carretera y bloquearlos. Foto de Reuters

Pero la razón por la que se prolongó tanto fue porque las fiestas ocurrieron cuando no se suponía que debían hacerlo. Del mismo modo, Johnson podría haber sido más rápido para quitarle el látigo a Pincher. Pero la gran pregunta es ¿por qué lo nombró subdirector de Whip? este año, cuando se dice que en 2020 expresó sus dudas.

Así como Johnson no pudo cerrar las fiestas en Downing St durante la pandemia, no pudo detener la cita de Pincher.

Ahora solo puede responder preguntas sobre lo que sabía con la mayor franqueza posible y esperar que sus escépticos parlamentarios conservadores le crean. Lo hace en un momento en que les queda poca buena voluntad y tolerancia para el primer ministro.

un comportamiento conocido

La conducta de Pincher fue un secreto a voces en la Cámara de los Comunes y el primer ministro no se molestó en ponerle freno. No fue cualquiera. Era el «látigo» del partido, el que impulsaba y forzaba las votaciones. El problema que enfrenta Boris hoy es que él sabía y no hizo nada. Había tolerancia y aceptación de su comportamiento.

pincher 29 de junio Lo acusaron de «toqueteo» a dos hombres en el Carlton Club en St James. Uno de los acusados ​​hizo una protesta formal y el primer ministro tuvo que actuar y quitarle el estatus de látigo al diputado.

Hoy, Boris está bajo una presión extrema para que explique lo que sabía previamente sobre la conducta de Pincher, cuando lo nombró Whip número dos en febrero.

Pincher, un parlamentario de 52 años y representante de Tamworth, dijo el sábado que estaba buscando «apoyo médico profesional» para su problema, antes de su regreso a su distrito, para completar sus tareas lo más rápido posible. Pero los tiempos del domingo informó el domingo que el diputado había «manoseado» a otros dos legisladores conservadores, en 2017 y 2018.

Como en los días de John Major

La atmósfera en el Parlamento británico se volvió similar a los años en que gobernaba el primer ministro conservador John Major, a quien los escándalos sexuales de sus compañeros lo obligaron a renunciar.

Uno de los hombres abusados ​​por Pincher dijo que estaba «sorprendido de que Johnson no lo destituyera inmediatamente de su cargo». Uno de los látigos que se suponía que iba a trabajar con Pincher renunció porque «No quería lidiar con su supuesto comportamiento».

Downing St, la residencia del primer ministro, admitió que Johnson estaba al tanto de algunas denuncias de mala conducta contra Chris Pincher, antes de nombrarlo subjefe de látigo en febrero.

Pero el portavoz del primer ministro dijo “no se consideró adecuado bloquear” el nombramiento de Pincher como subjefe de los látigos sobre la base de «acusaciones sin fundamento».

Boris Johnson tendrá que responder una larga lista de preguntas sobre el comportamiento del diputado Pincher. Nadie cree que desconociera su conducta sexual antes de nominarlo. Si no da respuestas concretas, puede convertirse en otro escándalo como el Party Gate en Downing St durante Covid. Esta vez le puede costar su trabajo, en manos de sus propios diputados.

“Muy mal Brexit”

Pero la estabilidad de Boris Johnson también se ve amenazada por sus promesas sobre el Brexit y las expectativas de la opinión pública.

Por primera vez, la mayoría de los británicos cree que “el Brexit va muy mal”. Una encuesta de YouGOV de hoy muestra que el 64 por ciento de los británicos cree que es «muy malo». El 16 por ciento que “va bien” y el 20 por ciento “no sabe”.

Las encuestas emergen cuando Labor han dicho que no aceptarán un retorno a la libertad de movimiento entre Europa y el reino, como exige el mercado único europeo, si quieren superar sus problemas de suministro y escasez de mano de obra en Gran Bretaña.

El líder laborista Sir Keir Starmer descartó un regreso a la Unión Europea al lanzar su plan Brexit. Dijo que Gran Bretaña debe avanzar y que las divisiones no pueden reabrirse.

“No vamos a retroceder, no vamos a reabrir esas divisiones. No volveremos a la UE, ni al mercado único, ni a la unión aduanera, ni a la libertad de movimiento”, dijo Sir Keir, en una entrevista con Sky News. “No reabrir estas viejas heridas y no volver atrás nos va a ayudar en esa misión de impulsar la economía”, dijo el líder laborista.

Pero admitió que «el acuerdo Brexit actual no es un buen acuerdo» y que estaba «causando problemas en Irlanda del Norte y los acuerdos de servicios y seguridad no eran buenos».

“Este es un plan para mirar hacia adelante. No es un plan para volver a la Unión Europea”, dijo.

Los laboristas se están preparando para posicionarse en una eventual elección anticipada en Gran Bretaña si Boris Johnson cayera y los conservadores decidieran que la única forma es una elección anticipada.

Los tories recordaron al líder laborista Keir Starmer que había votado 48 veces para bloquear el Brexit y querían un segundo referéndum para salir de la UE.

los camiones

Los precios más altos del diésel en Gran Bretaña obligaron a los camiones, automovilistas y pequeños transportistas a salir a la carretera y bloquear carreteras en partes de Inglaterra y Gales del Sur. La policía arrestó a varios de ellos por conducir demasiado despacio. y tapar las rutas. Primeras consecuencias de la guerra de Ucrania y la subida del coste de la vida.

Camiones, camionetas, tractores, autos, salieron a las carreteras a protestar. Había al menos 12 detenidos en el Puente Príncipe de Gales. La ruta 4 está detenida en ambas direcciones.

Las protestas se extendieron al oeste de Inglaterra.a, Gales del Sur, Essex, Yorkshire y Lincolnshire. También hubo un bloqueo en la carretera a Aberdeen en Escocia.

Muchos de los que protestaban en sus vehículos argumentaron que se habían visto obligados a dejar sus trabajos porque no tenían suficiente dinero para llegar a ellos en automóvil, el único medio de transporte posible. El soldador Richard Dite dijo que le costaba 300 libras a la semana llenar su tanque y que no podía ganar con su trabajo esa cantidad para llenarlo.

PB