Curt Flood hizo posible la agencia libre para otros atletas profesionales

Con pies ligeros y un guante resbaladizo, Curt Flood patrullaba el jardín central como pocos que habían jugado alguna vez en las Grandes Ligas.

Durante la mayor parte de la década de 1960, los jardineros centrales de la Liga Nacional lucharon por el segundo lugar de Flood por el Guante de Oro de la posición. Los apiló como otros lo hacen en cumpleaños, uniendo una racha sin errores de 226 juegos y reclamando el premio anualmente desde 1963 hasta 1969.

Flood fue parte de una ola pionera de jugadores negros que fueron introducidos al béisbol segregado en su adolescencia, siguieron a Jackie Robinson a las grandes ligas y emergieron como estrellas en el apogeo del movimiento por los derechos civiles.

En el camino, Flood navegó por ciudades segregadas de ligas menores del sur como Thomasville, Carolina del Norte y Savannah, Georgia. Soportó indignidades como sentarse con su camiseta empapada entre dos partidos porque no podía ducharse con sus compañeros de equipo y esperar en el autobús mientras su equipo celebraba ganar un partido. campeonato en un hotel.

Deberías leer:   Tony De Marco, campeón de peso welter de slugging, ha muerto a los 89 años

Los insultos no terminaron una vez que aterrizó en las Grandes Ligas con los St. Louis Cardinals.

“Imagina que estás jugando este juego de espaldas a una audiencia hostil que te insulta, te dice que salgas del campo, te dice la palabra N”, dijo Judy Pace Flood, la viuda de Flood. “Se necesita una cantidad increíble de coraje y determinación, pero eso es por lo que estaban pasando”.

En cierto modo, la determinación de Flood superó incluso la de Robinson. No bastaba con que Flood se limitara a jugar en las grandes ligas. Quería lo que a Robinson y a todos los demás jugadores siempre se les había negado: una voz sobre dónde trabajaba y qué le pagaban. Pero en ese momento, la cláusula de reserva de las Grandes Ligas esencialmente mantenía a los jugadores bajo el control de una franquicia a perpetuidad.

“Para él, la libertad era: ‘Nadie más debería ser tu dueño. Soy dueño de mí ‘”, dijo Pace Flood. “Gramaticalmente, eso es incorrecto, pero esa es la forma en que lo diría para dejar un punto absoluto. Sabía que como la gente que salía y quería votar y marchaba podía resultar perjudicada, podía ser golpeada, podía ser linchada, que salía y luchaba contra hombres de gran riqueza y hombres de gran poder y una institución que formaba parte del gobierno. Estilo americano llamado béisbol “.

Deberías leer:   Arabia Saudita, Newcastle y el culto al dinero del fútbol

Mucho antes de casarse, Flood acribilló a Pace Flood, una actriz pionera como la primera antagonista negra de la televisión en su papel en “Peyton Place”, con preguntas sobre su agente y su unión.

“Me sorprendió lo que los jugadores no tenían”, dijo Pace Flood. “No tenían representación. No existía una frase como abogado deportivo o agente deportivo. Era como si estuvieran de vuelta en la Edad Media “.

El día del ajuste de cuentas de Flood llegó en 1969, cuando San Luis lo traspasó a los Filis de Filadelfia. Durante años había vivido y trabajado en St. Louis, pero ahora le informaron que tendría que trabajar en Filadelfia. Flood dijo que no. Se negó a que le arrancaran la vida sin decir nada.

“No me considero una propiedad para comprar o vender”, le escribió al comisionado Bowie Kuhn. Demandó a Kuhn y Major League Baseball por el derecho a elegir su equipo en un caso que terminó en la Corte Suprema.

Deberías leer:   La velocidad vertiginosa de SailGP

Fue una empresa solitaria. Flood contó con el respaldo de Marvin Miller, el director ejecutivo del sindicato de jugadores, pero ningún jugador activo lo apoyó públicamente. Fue visto no solo como una amenaza para el juego, sino también para la tradición casi sagrada del béisbol.