de mandar a Gallardo al hospital a ser el gran candidato para dirigir a Messi y Mbappé en PSG

Mientras Santiago Nasar vivía sus últimas horas en la localidad caribeña colombiana donde transcurre la acción en Crónica de una muerte anunciadaMauricio Pochettino sigue siendo el técnico del Paris Saint-Germain por estos días. “Hay muchos rumores. Ya me echaban todas las semanas”, recordó hace unos días el santafesino. Aunque el club no oficializó su separación, el baile de nombres del que saldría su reemplazo se baila desde hace tiempo en la capital francesa.

Zinedine Zidane, el brasileño Thiago Motta, el alemán Joachim Löw, el español Roberto Martínez, el italiano Antonio Conte y hasta Marcelo Gallardo fueron mencionados como candidatos para aterrizar en ese banquillo donde todavía se sienta Pochettino y que, según su contrato, debería ocupar. hasta junio de 2023. Entre tantos nombres brillantes, uno menos sonoro se escuchó con fuerza en las últimas horas: Christophe Galtier.

La decisión marcaría una primicia para el club: en los 11 años de gestión del Fondo de Inversión Soberano de Qatar, el PSG nunca buscó un entrenador que estuviera trabajando para un equipo de la Liga francesa. En este periodo, Carlo Ancelotti, Laurent Blanc, Unai Emery y Thomas Tuchel pasaron por delante de Pochettino. Todos llegaron con registros recientes fuera de Francia. Galtier es el otro lado de esto.

Mauricio Pochettino y Christophe Galtier, ¿presente y futuro del Paris Saint-Germain? (Foto: Franck Fife / AFP)

Este marsellés de 55 años comenzó su carrera como asistente en el Olympique de su ciudad (el club donde había debutado como futbolista en 1985) en 1999, apenas unas semanas después de colgar las botas (su último club era el lado chino de Liaoning). Al poco tiempo de iniciar este camino y siendo ayudante de Bernard Casoni, Coprotagonizó junto a Marcelo Gallardo el hecho más bochornoso de su carrera.


Deberías leer:   Cómo ver la exposición canina de Westminster 2022

El 7 de abril de 2000, durante el medio tiempo del partido que disputaban Olympique y Mónaco en el Velódromo por la fecha 34 de la Ligue 1, Gallardo y Galtier se pelearon a puñetazos en el pasillo que unía la cancha con los vestuarios. El actual DT de River terminó esa noche en un hospital, con la cara hinchada, un ojo morado y el pecho muy magullado, e informó que había sido víctima de una emboscada.

“Gallardo me insultó y me golpeó. Respondí con un reflejo de autodefensa”, justificó Galtier, que fue suspendido seis meses por aquel incidente cuya gravedad llamó la atención incluso de Marie Buffet, la ministra de Deportes del Gobierno que encabeza Jacques Chirac. “Lo que pasó fue sumamente grave para el deporte de alto nivel, el deporte profesional y el deporte en general. Qué ejemplo para los jóvenes que ven a sus ídolos agredirse en los pasillos de un estadio”, lamentó el funcionario.

Marcelo Gallardo, la noche que tuvo una pelea con Christophe Galtier.

Marcelo Gallardo, la noche que tuvo una pelea con Christophe Galtier.

A pesar de esa escaramuza y la suspensión que tuvo que cumplir, Galtier siguió trabajando en el Olympique hasta mediados de 2001. Luego tuvo experiencias en el exterior en el Aris Thessaloniki griego, el Emirati Al Ain y el Portsmouth inglés, y también jugó en su país en Bastia, Sochaux y Olympique de Lyon, siempre como asistente.

Su primera experiencia como entrenador en jefe comenzó el 15 de diciembre de 2009, cuando el Saint-Etienne despidió a Alain Perrin, el técnico con el que era asistente y con el que también había trabajado en Sochaux y Lyon. Debía hacerse cargo de un equipo que solo había ganado uno de sus últimos nueve partidos y coqueteaba con el descenso.

Deberías leer:   La encrucijada del Atlético de Simeone: el tobogán económico contrasta con su necesidad de incorporar futbolistas

Galtier logró esa temporada mantener en primer lugar al club más ganador de la historia de la Ligue 1. Y en las siguientes temporadas lo volvió a poner de relieve: fue campeón de la Copa de la Liga en 2013 y lo llevó a la Europa League en 2013, 2014, 2015 y 2016.

Christophe Galtier dirigió el Saint-Etienne durante siete años y medio.

Christophe Galtier dirigió el Saint-Etienne durante siete años y medio.

El 29 de diciembre de 2017, seis meses después de dejar Saint-Etienne, le tocó hacerse cargo de un equipo muy golpeado: Lille, que venía de un breve y fracasado ciclo a las órdenes de Marcelo Bielsa. Tras tomar las riendas con el equipo en el penúltimo escalón de la tabla, Galtier logró mantenerlo en primera, como había sucedido en el equipo de maillot verde ocho años antes.

Después de un subcampeonato en 2019 y un meritorio cuarto puesto en 2020, El Lille de Galtier logró lo que parecía imposible: destronó al Paris Saint-Germain y se hizo con el título en 2021. Y lo logró con un presupuesto modesto y una plantilla sin estrellas, que armó con la asesoría del portugués Luis Campos, quien fue presentado esta semana como nuevo asesor deportivo de la rama de fútbol masculino del PSG.

Apenas dos días después de conseguir el título, anunció su marcha. “Este ciclo de cuatro años es suficiente para un entrenador. Siento que este es el momento de dejar este hermoso club. Necesito algo más. No quiero caer en la rutina, como pasa muchas veces, como me pasó a mí en Saint-Etienne”, justificó.

De allí pasó al Niza, con el que completó una aceptable primera temporada, en la que acabó quinto en la Ligue 1 (consiguió la clasificación para la Conference League) y fue subcampeón de la Copa de Francia (perdió la final ante el Nantes). En ese torneo eliminó al Paris Saint-Germain en octavos de final y al Olympique de Marseille de Jorge Sampaoli en cuartos de final.

Sin embargo, nada de esto satisfizo a Julien Fournier, director de fútbol del Niza, quien el pasado viernes, en una entrevista publicada en L’Equipe, dibujó un balance bastante gris. “Creo que Galtier podría haber tenido más éxito. Este equipo, tal como está constituido, podría haber obtenido mejores resultados. Con más empuje ofensivo, a veces con más coraje”, dijo el dirigente, bastante poco contemplativo con el entrenador.

Según L’Equipe, el vínculo entre Galtier y Fournier llegó a “un punto de no retorno” y aunque el DT tiene un año más de contrato, en la Costa Azul ya saben que no contarán con él la próxima temporada. “Cuando un club como el PSG viene a buscar a uno de tus jugadores oa tu entrenador, es difícil decir que no”, reconoció Fournier. Todo indica que pronto recibirá de la capital francesa una oferta que no podrá rechazar.