Deepfake: de la ciencia ficción a la realidad

Es el mediodía del último viernes de mes y, como es habitual, entras en la sala de reuniones para presentar los resultados del área de producción. Comienzas tu presentación hablando de los objetivos del área y los resultados que han superado todas las expectativas. Mantienes la atención de las personas presentes respondiendo a todas sus preguntas. Continúas con tu presentación y te das cuenta (por el zumbido de los celulares) que todas las personas en la sala comienzan a recibir mensajes. De repente la forma de verte de tus compañeros cambia, algunos te miran con desaprobación e incluso repulsión, otros te miran con aire burlón.

No puedes contenerte más, tomas tu celular y abres el misterioso mensaje que al parecer todas las personas recibieron. Para su sorpresa, es usted quien aparece en un video quemando una huella con el logo de la empresa mientras hace declaraciones negativas sobre la empresa y vincula sin fundamento a diferentes miembros de la empresa con actividades ilegales. No puedes creer lo que ven tus ojos, nunca harías tales actos o declaraciones. Empiezas a preguntarte, ¿es esto solo una pesadilla? En realidad, esto podría ser un deepfake.

Deepfake es una amenaza digital relativamente nueva, que continúa perfeccionándose todos los días. Los inicios de este tipo de suplantación de identidad fueron simples montajes fotográficos; sin ser profundo, solo falso. En estos, la cara del objetivo se montaba sobre un cuerpo extraño o un sujeto en un entorno prediseñado y ¡listo! la magia estaba hecha. Actualmente, consiste en un proceso mucho más complejo y profundo, basado en el entrenamiento de IA (Inteligencia Artificial). El programa aprende a imitar los gestos, expresiones, posturas e incluso la voz de las personas objetivo. Existe una amplia gama de cualidades y propósitos para el uso de esta tecnología, algunos ejemplos son:

Recreativo: Un ejemplo son las cuentas de redes sociales en las que se menciona abiertamente que es un ejercicio lúdico. Al igual que el perfil de Instagram de Miles Fisher, donde se hace pasar por Tom Cruise.

Política: Durante los primeros meses de la guerra entre Rusia y Ucrania, circuló un video en diferentes medios, donde se veía (aparentemente) al presidente ucraniano Volodimir Zelensky llamando a su nación a rendirse y bajar las armas. Este video resultó ser un deepfake y rápidamente se emitió una respuesta.

Criminal: Además del escenario expuesto al inicio, esta variante busca comprometer la seguridad de la información e impactar las finanzas y/o la reputación de las personas y organizaciones. Las posibles consecuencias pueden ser morales, económicas, psicológicas, entre muchas otras.

Hay diferentes formas en las que puedes detectar un deepfake, como prestar especial atención a la congruencia de la iluminación, los movimientos del sujeto y el contexto en el que se transmite el mensaje. Metabase Q, empresa líder en ciberseguridad en Latinoamérica, promueve una cultura de ciberseguridad a través de capacitaciones de concientización y prevención, al alcance de cualquier organización sin importar su tamaño o madurez en materia de seguridad digital.

POR RAFAEL SANTAN

@METABASEQ

WWW.METABASEQ.COM

CAMARADA

Continuar leyendo: Deepfake: de la ciencia ficción a la realidad