Derrame de petróleo provocado por tsunami arrasa costas de Perú

El gobierno peruano solicitó apoyo internacional para responder a un derrame de petróleo frente a la costa de Lima que calificó como el “peor desastre ecológico” de la ciudad en la historia reciente, ya que el crudo continuó llegando a las playas casi una semana después de las olas provocadas por la erupción del volcán de Tonga. interrumpió las operaciones en una refinería local.

El Ministerio de Medio Ambiente estimó que se habían derramado unos 6.000 barriles de crudo en una franja biodiversa del Pacífico peruano, muy por encima de los siete galones que el operador de la refinería, la petrolera española Repsol, informó inicialmente a las autoridades cuando ocurrió el desastre el sábado pasado.


El jueves, el Ministerio de Salud advirtió que 21 playas eran “un grave riesgo para la salud” e instó a las autoridades distritales a restringir el acceso a ellas. El gobierno dijo que la mancha de petróleo en la superficie del mar se extendía sobre un área de agua equivalente a 320 campos de fútbol.

Después de una protesta por una operación de limpieza considerada inadecuada, el gobierno dijo el jueves que había pedido a expertos de las Naciones Unidas y del Equipo Nacional de Respuesta de EE. UU. que ayudaran a garantizar una remediación adecuada y una compensación por parte de la empresa.

Deberías leer:   Bachelet insta a Ortega que libere a los presos políticos

“Estamos frente a uno de los mayores ecocidios en nuestra costa”, dijo el jueves el presidente Pedro Castillo desde una playa contaminada. “El Estado está preparando sanciones penales, civiles y administrativas”.


El ministro de Medio Ambiente dijo que Repsol podría eventualmente tener que pagar multas por valor de unos 36 millones de dólares y acusó a la empresa de no notificar a las autoridades a tiempo y de no describir correctamente la magnitud del derrame.

Repsol no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

El derrame ha dejado sin trabajo a cientos de pescadores en los distritos costeros pobres y amenaza dos reservas marinas protegidas donde los islotes rocosos brindan refugio a las nutrias marinas, los pingüinos de Humboldt y los cormoranes de patas rojas.

Las aguas del Pacífico de Perú son famosas por su biodiversidad, gracias a la fría corriente de Humboldt llena de plancton que corre a lo largo de su costa, sustentando una cadena de rica vida marina, desde anchoas y delfines hasta aves marinas cuyo excremento, el guano, se recolecta y vende como fertilizante orgánico. .

“Estamos viendo la destrucción del ecosistema marino peruano y los medios de subsistencia de quienes dependen de él, en cámara lenta, y es realmente aterrador”, dijo Juan Carlos Rivero, biólogo marino de la organización ambiental sin fines de lucro Oceana Perú. “Porque ni la empresa ni el Estado tienen capacidad de respuesta”.

Deberías leer:   Gobierno federal asigna $265 millones para construir embalse en los Everglades

Repsol dijo que el derrame ocurrió el sábado por la tarde cuando un petrolero que descargaba crudo en su refinería, Pampilla, fue sacudido por fuertes olas causadas por la erupción volcánica cerca de Tonga. La compañía naviera italiana propietaria del petrolero dijo que una tubería submarina en la terminal de Pampilla se había roto repentinamente durante el proceso y que su tripulación había cerrado las válvulas de inmediato.

A diferencia de los vecinos Chile y Ecuador, Perú había descartado un tsunami por la erupción de Tonga el sábado pasado y no advirtió sobre olas potencialmente peligrosas hasta que se reportaron inundaciones en varias áreas costeras. En el norte de Perú, dos mujeres se ahogaron cuando enormes olas inundaron una playa y las arrastraron mar adentro.

El domingo, cuando Repsol reconoció públicamente por primera vez el derrame de petróleo, lo calificó de “limitado” y dijo que había sido “contenido” gracias a su plan de contingencia. Pero el lunes quedó claro que la empresa había subestimado su tamaño e impacto. La televisión local mostró crudo chapoteando en las costas de varias playas, con pingüinos muertos y otras aves marinas cubiertas de petróleo.

Deberías leer:   Precio del petróleo en EEUU cierra en $110 el barril

Rivero, quien visitó las playas afectadas esta semana, calificó la operación de limpieza como “tremendamente improvisada”. Dijo que vio a trabajadores contratados por Repsol tratando de usar palas para recoger basura, baldes, carretillas y bolsas de plástico para sacar el crudo de las playas empapadas.

El gobierno dijo que Repsol se había ofrecido a contratar pescadores locales para ayudar con la respuesta de limpieza. Los voluntarios han estado tratando de ayudar, pero muchos carecen de la protección adecuada y las autoridades dijeron que dos han sido hospitalizados.

Repsol dijo el jueves que tenía más de 700 personas trabajando en la limpieza todos los días, incluido un equipo de buzos para evaluar las condiciones bajo el agua y tripulaciones que usan bombas de succión y material absorbente de los barcos.

“El petróleo va a estar en el mar durante meses”, dijo Rivero. “Va a afectar a nuestra fauna. Va a afectar nuestra comida, va a afectar nuestra salud, va a afectar nuestras playas”.