diez claves de la crisis política que acorrala al país desde 2009

La crisis política y social que vive Honduras, con graves repercusiones económicas, se originó a raíz del golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra el entonces presidente del país, Manuel Zelaya.

Estas son diez claves para entender las causas de la crisis, que sigue sin resolverse doce años después de la destitución de Zelaya, en un país que este domingo celebra sus undécimas elecciones generales desde el retorno al orden constitucional, en 1980.


La esposa de Zelaya, Xiomara Castro, es una de las candidatas con más probabilidades de ganar.

1- ¿Por qué fue derrocado Manuel Zelaya?

Zelaya fue derrocado por promover reformas constitucionales que la ley le impidió hacer. Pero para muchos analistas, este hecho no justificó su destitución, que fue disfrazado por el Parlamento como una “sucesión constitucional”.

El golpe de Estado dividió a los hondureños, incluso a nivel de familias enteras, entre “golpistas” y “golpeados”.


El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, en una imagen de 2012. Foto. AP

En noviembre del mismo año que fue derrocado Zelaya, con una crisis latente, se llevaron a cabo nuevas elecciones generales, que fueron ganadas por Porfirio Lobo, del gobernante Partido Nacional.

2- La reconciliación falló

Para que los hondureños y el mundo conozcan más sobre lo ocurrido en 2009, Lobo creó una Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), integrada por hondureños y extranjeros. Su coordinador fue el guatemalteco Eduardo Stein Barillas.

En sus “Hallazgos y recomendaciones para que los hechos no se repitan”, la CVR determinó que no hubo sucesión constitucional, sino un golpe de Estado, desde el poder civil, apoyado por militares y otros sectores, y señaló las irregularidades cometidas por Zelaya.

Deberías leer:   Denuncian que Corea del Norte lanzó un nuevo misil, el segundo en tan solo seis días

Los cuatro años del mandato de Lobo transcurrieron sin cumplir con la mayoría de las recomendaciones de la CVR y sin reconciliación.

Xiomara Castro, candidata a la presidencia de Honduras.  Foto: REUTERS

Xiomara Castro, candidata a la presidencia de Honduras. Foto: REUTERS

3- Crisis sin fin

Al asumir el poder en enero de 2010, Lobo facilitó la salida de Zelaya, quien se había refugiado en la Embajada de Brasil durante varios meses, a República Dominicana.

Lo acompañó el entonces presidente dominicano, Leonel Fernández.

Pero eso no detuvo la protesta en las calles de un nuevo movimiento social, el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), apoyando al presidente derrocado.

4- El regreso de Zelaya

Luego de un exilio forzado con su familia en República Dominicana y la firma de un acuerdo con la mediación de Colombia y Venezuela, en mayo de 2011 Zelaya regresó a Honduras, lo que también brindó esperanzas de paz para regresar al empobrecido país.

Mayores fueron las esperanzas, principalmente de los seguidores de Zelaya, cuando pocos días después de su regreso se formó el Partido Libertad y Refundación.

Datos clave de Honduras, que este domingo elige presidente.  / AFP

Datos clave de Honduras, que este domingo elige presidente. / AFP

5- Denuncias de “fraude”

Libre comenzó a buscar el poder en las elecciones de noviembre de 2013 con Xiomara Castro, esposa de Zelaya, como candidata presidencial, también apoyada por muchos del Partido Liberal que habían abandonado esa institución luego del golpe.

Deberías leer:   Piden un impuesto a los multimillonarios para que financien la vacunación contra el covid

Con Castro, en un país muy conservador, las esperanzas de empezar a poner fin a la crisis derivaron del derrocamiento de Zelaya, pero se disiparon con la segunda victoria del Partido Nacional, esta vez con Juan Orlando Hernández al frente.

La crisis siguió escalando, luego de que Castro denunciara que era un “fraude”, al igual que Salvador Nasralla, quien aspiraba a la presidencia con el Partido Anticorrupción (Pac), fundado en 2011.

Nasry Asfura, alcalde de Tegucigalpa, uno de los candidatos a la presidencia de Honduras.  Foto: REUTERS

Nasry Asfura, alcalde de Tegucigalpa, uno de los candidatos a la presidencia de Honduras. Foto: REUTERS

6- Se rompe el bipartidismo

No todo fue una pérdida para Libre en las elecciones de noviembre de 2013, ya que con treinta diputados puso fin a un bipartidismo centenario marcado por los partidos Nacional y Liberal, este último relegado desde entonces a la segunda fuerza opositora.

7- Paso a un lado

En su segundo intento de llegar al poder, Castro terminó entregando su candidatura por Libre a Nasralla, en una Alianza de Oposición contra la Dictadura, solo por la fórmula presidencial, en las elecciones generales de noviembre de 2017.

Pero las polémicas elecciones las volvió a ganar el Partido Nacional, además, con la reelección de Hernández, desconociendo un impedimento constitucional. Castro y Nasralla volvieron a decir que “robaron” las elecciones con “fraude”, y la crisis también aumentó de temperatura, con muertos, heridos y detenidos.

Deberías leer:   ¿ómicron llegó a su pico?

8- Tenso proceso electoral

Honduras llega a las elecciones de este domingo en medio de la tensión por la misma crisis política y social, una campaña de enfrentamiento e incitación al odio y pocas reformas a la Ley Electoral.

9- aferrarse al poder

Aunque Hernández reiteró que entregará el poder a quien gane en las elecciones del 28 de noviembre, sectores de la oposición creen que lo intentará, lo que para algunos analistas llevaría al país a la ruina total, presagiando incluso una guerra civil.

10- ¿Qué pasará este domingo?

Entre las muchas dificultades, la incertidumbre, la esperanza de muchos y el temor de otros de que habrá violencia postelectoral, se vislumbra una paz relativa y la confianza de quienes creen que el domingo será decisivo para restaurar la estabilidad del país.

La esperanza de los hondureños se basa en tener elecciones limpias, en un país que también se ha visto afectado por la pandemia del covid-19 que comenzó a extenderse en marzo de 2020, y los estragos provocados por las tormentas Eta e Iota, en noviembre de ese mismo año.

El principal rival del Partido Nacional, que busca un cuarto mandato en el poder con Nasry Asfura como candidato presidencial, es nuevamente Xiomara Castro, quien encabeza otra alianza con Nasralla.

Según encuestas de opinión, el Partido Liberal, con su candidato Yani Rosenthal, es tercero en las opciones de victoria.

Fuente: EFE

CB