Donald Trump denunció al comité que investiga el asalto al Capitolio para evitar la divulgación de los registros presidenciales

El ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó una demanda a prevenir la divulgación de registros realizados durante su administración con respecto al asalto al Capitolio el 6 de enero, el incidente fue llevado a cabo por partidarios de Trump, en un intento de evitar la certificación de la victoria electoral del presidente Joe Biden.

Según documentos judiciales publicados anoche, Trump quiere evitar que esos documentos lleguen a manos del comité de la Cámara que investiga el ataque, que dejó decenas de policías heridos, puso a los legisladores en fuga y interrumpió el proceso de certificación.

Uno de los argumentos que utiliza Trump para invocar el secreto es que hacer públicos esos documentos podría poner en peligro la seguridad de Estados Unidos y la división de poderes, informó la agencia de noticias AFP.

imagen del asalto al Capitolio, el 6 de enero en Washngton. Foto: AP

El juicio político probablemente provocará un enfrentamiento prolongado de alto nivel en los tribunales que pondrá a prueba la autoridad constitucional del Congreso para investigar al Ejecutivo.

Deberías leer:   Emigrar de Honduras, el sueño de los jóvenes impulsado por la pobreza

Según el texto presentado por Trump, la investigación es “una estratagema política para satisfacer a los aliados de su partido”, en alusión al presidente Biden, quien “se ha negado a ejercer el privilegio ejecutivo” que tiene, como presidente, para bloquear la divulgación de los registros.

El privilegio ejecutivo es prerrogativa del presidente de mantener la confidencialidad de algunos datos.

El expresidente insiste en que lo único que busca la comisión con la exigencia de la publicación de esos papeles es acosarlo a él y a quienes trabajaron en su gobierno.

Miles de partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio hace nueve meses en un intento de revertir la victoria electoral del presidente Biden.

Fueron alentados por Trump, quien anteriormente había pronunciado un ardiente discurso sobre un presunto fraude electoral.

Los investigadores del Congreso están buscando testimonios de funcionarios que puedan explicar cuánto sabía Trump, que está considerando postularse para un segundo mandato nuevamente en 2024, del ataque antes de que ocurriera, y ¿Qué hizo mientras sucedió?.

Deberías leer:   Japón detectó su primer contagio de la variante Ómicron

Desde fines de agosto, los Archivos Nacionales han estado enviando a Biden y Trump los voluminosos registros requeridos por los investigadores, dándoles 30 días para revisar el material.

La Corte Suprema dictaminó que el presidente puede mantener algunos documentos y conversaciones confidenciales para permitir conversaciones más sinceras con sus ayudantes.

Pero ningún tribunal se pronunció sobre si el privilegio se extiende a los ex presidentes.

Por ahora, Biden tiene la última palabra y permitió que se publicara un primer lote de documentos a pesar de las objeciones de Trump.

La demanda le pide a un juez federal que declare inválida cualquier solicitud del comité legislativo y que evite que los Archivos Nacionales publiquen más material.

A pesar de que probable que pierda demanda, el intento podría retrasar la publicación de los archivos por meses o años, amenazando con posponer la denuncia del ataque a una fecha más cercana a las elecciones de mitad de período de 2022, permitiendo acusaciones de parcialidad por parte de la comitiva de Trump.

Deberías leer:   Un viaje al fondo de las cárceles de Libia, en donde se tortura y convierte en despojos a los migrantes

El expresidente pidió que sus asesores de más alto nivel, desde su último jefe de gabinete, Mark Meadows, hasta el estratega político Steve Bannon, desafiar la citación para comparecer ante la comisión seleccionada.

Con información de la agencia Télam